Lobulosplastia: ¿qué es y para qué sirve?

Lobulosplastia: ¿qué es y para qué sirve?
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 22 may 2015 · Actualización: 25 nov 2020

La lobulosplastia es una cirugía poco invasiva y ambulatoria que busca la reconstrucción del lóbulo de la oreja tras posibles daños que haya podido sufrir. La principal causa es el abuso de pendientes pesados que provocan desgarros y agujeros excesivamente grandes.

Existen varias intervenciones para corregir la oreja. La otoplastia (cirugía para reposicionar las orejas prominentes o "de soplillo") es la más común, pero no es la única. A medida que pasan los años cada vez son más los que pasan por quirófano para remodelar otra zona de la oreja: el lóbulo. La lobuloplastia es una operación ambulatoria, muchas veces necesaria por nuestro propio maltrato a esta parte del cuerpo.

¿Por qué se hace y para qué sirve una lobuloplastia?

Los pendientes son un accesorio diario que utilizan la mayoría de mujeres y algunos hombres. Sin embargo, no debemos olvidar que es un cuerpo extraño en nuestro organismo y que si abusamos de ellos, sobre todo de los muy pesados, pueden acabar provocando daños. El lóbulo se puede rasgar, e incluso, desgarrarse completamente si usamos demasiado a menudo pendientes de gran tamaño.

lobuloplastia-ensanchador-orejas.jpg
Los ensanchadores suelen causar danos graves en los lóbulos.

Además, existen ocasiones en que traumatismos en los agujeros de la oreja al practicar deportes o sufrir accidentes, un tirón, una mala postura al dormir o, simplemente, el paso del tiempo, pueden hacer que nuestros lóbulos se alarguen más de lo normal y el orificio se vaya rasgando poco a poco.

La lobuloplastia busca reconstruir el lóbulo a su estado original mediante cirugía y conseguir una oreja más proporcionada y sin rasgaduras.

↪️ Relacionado: Corrección de orejas rasgadas a base de ácido hialurónico

¿A qué se debe un desgarro en el lóbulo?

Los desgarros en el lóbulo pueden ocurrir por diferentes causas aunque la más habitual es el anteriormente mencionado, el peso de los pendientes, así como el envejecimiento de la piel de las orejas y más en concreto el lóbulo, así como dormir con los pendientes puestos, aunque pueda parecer que este acto tan usual no tenga nada que ver con ello.

Es muy habitual ver en personas mayores que el tamaño de los lóbulos aumenta, siendo muy desproporcionados en cuanto a tamaño respecto a la oreja o incluso totalmente descolgados.

El procedimiento

La lobuloplastia es una operación menor que no necesita hospitalización y se realiza bajo anestesia local. Aunque es una cirugía muy sencilla, necesita de cierta meticulosidad en su ejecución para conseguir buenos resultados. Su duración es de 30 minutos.

El cirujano sutura con puntos la zona y extrae parte de la piel en caso que ésta cuelgue o sea demasiado flácida. Se cose por ambos lados el agujero y se protege con unos esparadrapos quirúrgicos, evitando así que se dañe o infecte la zona.

Los expertos recomiendan no tomar ni aspirina ni ibuprofeno en los días anteriores a la intervención para favorecer la coagulación.

tratamiento-lobuloplastia-mujer.jpg
Mediante la lobuloplastia podrás recuperar el estado original de tus lóbulos.

↪️ Relacionado: Cirugía de orejas

Indicaciones tras la operación

Para aumentar la efectividad de los resultados, los profesionales estéticos que realizan este tipo de intervención recomiendan una serie de indicaciones:

  • Mantener la herida tapada con la cinta estéril que hayan colocado en la intervención, siendo imprescindible evitar mojarla durante dos días como mínimo. En caso de que lleguen a mojarse, será necesario secarlo bien con una gasa estéril.
  • Si apareciera sangrado, será necesario apretar con fuerza durante 5 minutos de reloj empleando una gasa para detenerlo.
  • En el momento en que hayan pasado los dos primeros días, se puede retirar la cinta adhesiva para dejar los lóbulos totalmente al aire, siguiendo posteriormente con una suave limpieza con clorohexidina para mantener completamente seca la zona y así evitar infecciones y posteriores problemas derivados de las mismas.

Tras ello, es totalmente normal que los puntos caigan por sí solos. De todas formas, el profesional suele agendar una cita a los 15 días para realizar una revisión completa del resultado.

Recomendaciones tras la operación

Los primeros dos o tres días tras la intervención hay que evitar realizar ejercicio físico así como mojar la zona para no interferir en la correcta cicatrización. Después de 10/15 días hay que volver a la consulta del cirujano para retirar los puntos en caso de que no hayan caído antes. Es prácticamente imposible que surja complicación alguna, de modo que al cabo de un mes, se puede volver a perforar el lóbulo si así se quiere. Las molestia y el dolor son mínimos en este tipo de operación.

En caso de que se quieran volver a utilizar pendientes, se puede volver a agujerear la oreja, siempre y cuando se utilicen pendientes pequeños, de un metal noble. Además, no se podrán retirar durante un tiempo para evitar que se vuelva a cerrar el agujero. Aunque la cicatriz es casi imperceptible, al colocar nuevos pendientes quedará oculta tras éstos.

En ocasiones, esta intervención se complementa con otros tratamientos que buscan un rejuvenecimiento del lóbulo como el relleno, normalmente de ácido hialurónico, para recuperar el volumen de la zona o modificar la forma del lóbulo para conseguir una oreja más proporcionada.

Una vez pasada la breve recuperación, se recomienda no realizar más de un agujero por lóbulo, no abusar de los pendientes pesados y, si alguno nos hiciera daño, no volver a utilizarlo.

¿Qué beneficios nos puede aportar la lobuloplastia?

El principal motivo por el cual un paciente decide realizarse este tipo de intervención es estético, ya que conseguiremos volver a recuperar el estado original y morfología de nuestros lóbulos, aportando una mayor autoestima y confianza en nosotros mismos.

Siendo un tratamiento tan sencillo, las personas que se realizan este tipo de intervención pueden volver a su rutina diaria y lucir un aspecto mucho más joven en el mismo día de la intervención. Además, el post-operatorio es muy sencillo, fácil y sin ningún tipo de molestia.

Aunque se trate de un procedimiento tan simple y sencillo, no podemos obviar que se trata de una intervención quirúrgica de medicina estética y, por lo tanto, tenemos que recomendar acudir a un experto especialista en este tipo de operaciones para que realice un diagnóstico previo personalizado de tus necesidades y compruebe en tu historial médico la idoneidad de este tipo de tratamiento.

👉🏼 ¿Quieres saber más sobre la lobuloplastia? Entra en nuestro foro y pregunta a pacientes que se hayan realizado este tipo de operación.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.