El «pantobillo» y su tratamiento quirúrgico

El «pantobillo» y su tratamiento quirúrgico
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 1 feb 2016 · Actualización: 13 ene 2020

Los tobillos demasiado anchos o las pantorrillas tubulares se han convertido en uno de los tratamientos más demandados en los últimos tiempos. De hecho, se calcula que un 20% de los pacientes que consultan con un cirujano plástico lo hacen para tratar esta imperfección, que también afecta a los hombres, aunque, como veremos, de manera diferente.

Las piernas constituyen las extremidades más expuestas de nuestro cuerpo, siendo las pantorrillas las que más se hacen notar al momento de usar prendas que las dejan en evidencia. Se estima que es una de las partes del cuerpo que más inseguridad causa a mujeres y hombros, incluso, sobrepasando a la zona del pecho, glúteos y brazos.

Lo más habitual es someterse a una intervención quirúrgica que permite reducir el volumen de las pantorillas hasta conseguir unas pantorillas estilizadas. A ella recurren personas que sienten complejos debido a la grasa localizada que allí presentan o al exceso de músculo de esa zona de la pierna, lo que comúnmente se conoce como hipertrofia muscular. La consecuencia más clara del pantobillo es la presencia de piernas tubulares en las que la diferenciación entre pantorrilla y tobillo no está marcada.

La mayoría de las mujeres que se someten a este tratamiento tiene una edad que oscila entre 25 y 55 años, mujeres que desean definir la silueta de sus pantorrillas. Las causas del pantobillo pueden ser varias: retención de líquidos, aumento de peso, herencia genética o hinchazón de piernas como consecuencia de problemas circulatorios.

Pantorrillas
La cirugía de reducción de pantorrillas se recomienda para personas que acumulan tejidos adiposos en esa zona o tienen un exceso de musculatura desproporcionada al resto del cuerpo

🔎Artículo relacionado: Secret Brigde, la nueva técnica para tratar los juanetes

Reducción y remodelación quirúrgica de pantorrillas

La cirugía de pantorrilla se está haciendo cada día más común. Esta se utiliza generalmente para tratar músculos hipertrofiados, que no tienen una buena armonía con el resto de las extremidades y el cuerpo. En esa línea, la cirugía se enfoca en eliminar parte del músculo en pantorrillas que se ven demasiado voluminosas. Gracias a esta cirugía se permite eliminar entre 5 y 7 cm de pantorrilla.

La cirugía ofrece la alternativa de eliminar este antiestético problema, de manera definitiva y con resultados de larga duración. En tan solo dos o tres horas, que es lo que dura la operación, la paciente puede tener unas pantorrillas tonificadas y definidas, unas pantorrillas listas para lucirse con faldas y pantalones cortos.

Esta intervención se realiza por medio de una endoscopia la cual se introduce realizando una pequeña incisión de unos dos centímetros de diámetro justo en el pliegue que se forma en la pantorrilla, lo que permite que la cicatriz sea luego casi imperceptible.

Reducción de pantorrillas por liposucción:

Así mismo, existe otra técnica muy utilizada y que tiene excelentes resultados: la liposucción de pantorrillas, que a diferencia del tratamiento anterior, este tiene como principal objetivo remover tejidos adiposos.

En esa línea, es importante que antes de realizarse esta intervención el paciente pueda cerciorarse que el profesional a cargo de la intervención sea un Cirujano Plástico certificado y reconocido por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Es un procedimiento bastante seguro, pero de larga duración, se estima que puede durar hasta 8 horas o incluso más.

Se puede aplicar anestesia local o general, dependiendo de cada caso. Otro punto importante en esta intervención es que los candidatos ideales deben tener bastante grasa acumulada en esa zona del cuerpo para poder extraer, sino el médico a cargo le sugerirá otro tipo de tratamiento para corregir la asimetría. Así mismo, deben ser pacientes psicológicamente aptos para realizarse una intervención.

Para realizarla, se introducen unas especies de cánulas de no más de cuatro milímetros, las cuales extraerán el tejido adiposo sobrante para moldear las pantorrillas. Al ser un área en la que pasan muchas venas, arterias y nervios el médico cirujano debe ser muy cuidadoso.

drenajes de pantorrillas
Una de las recomendaciones post cirugía es realizarse drenajes periódicamente para evitar la retención de líquidos y la formación de durezas

¿Cuáles son los principales cuidados tras la intervención?

El posoperatorio no es muy doloroso, pero si requiere de reposo absoluto durante unos días para que el nuevo músculo se adapte al cuerpo. Pasado ese tiempo, en el que el cirujano aconsejará el uso de analgésicos para combatir las molestias típicas tras la operación, la paciente sentirá unos dolores similares a los de las agujetas, así como cierta tirantez en la piel circundante, efectos todos ellos que desaparecerán al cabo de una semana.

Algunas recomendaciones post operatorias de los médicos:

  • Realizar frecuentemente drenajes linfáticos a cargo de un profesional: esto tiene como principal objetivo deshinchar la zona y evitar una posible retención de líquidos, que se podrían trasformar en peligrosos edemas.
  • El médico le recomendará el uso de medias especiales: es muy probable que su médico tratante le pida usar unas medias compresoras especiales para permitir que la piel se acostumbre a su nuevo aspecto y forma.
  • Evitar el sol: es muy importante que el paciente evite la exposición al sol durante todo el período de recuperación.
  • Evitar hacer deporte: este punto es clave, ya que el paciente debe evitar hacer cualquier tipo de actividad física durante el período de recuperación para evitar complicaciones con la cicatrización o posibles inflamaciones.
  • Evitar consumir tabaco: es muy probable que el médico tratante le pida eliminar el consumo de tabaco antes de la intervención y durante el período de cicatrización, puesto que el tabaquismo impide la correcta oxigenación de las células y por ende puede afectar de manera directa la cicatrización.
  • Tomar remedios y analgésicos: recetados por su médico tratante para controlar el dolor y las posibles inflamaciones en la zona de la intervención.

🔎Artículo relacionado: ¿Prestas a tus pies la atención que merecen?

Como hemos comentado, no solo las mujeres se someten a esta técnica. Cada vez son más los hombres que deciden someterse a un aumento de gemelos en un deseo de moldear y estilizar sus pantorrillas. La cirugía ha avanzado en los últimos años y las prótesis han dejado paso a los implantes con grasa autóloga procedente del propio paciente, por lo que descienden los riesgos de sufrir posibles rechazos.

Con este tratamiento quirúrgico, aquellos hombres que tenían complejos por la ausencia de músculo en la zona de los gemelos recuperan su autoestima. Por ello esta operación se está convirtiendo en el tratamiento moda entre el género masculino.

Es importante destacar también que muchas veces esta intervención es combinada con otras cirugías estéticas y reparadoras para conseguir el equilibrio deseado por el paciente en: muslos, piernas, rodillas, etc.

Si te realizaste alguno de estas cirugías para armonizar el área de tus tobillos y te gustaría compartir tu experiencia, te invitamos a escribir en nuestro foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.