Biodermogénesis, la eliminación definitiva de las estrías es posible

Biodermogénesis, la eliminación definitiva de las estrías es posible
Por Multiestetica.com
11 sep 2013

Este nuevo tratamiento ha revolucionado el historial de antiguos procedimientos sin la necesidad de someter al paciente a una intervención quirúrgica.

La raíz de la preocupación por el aspecto físico proviene de un legado estético situado más allá de nuestra memoria contemporánea. El Mundo Antiguo fue testigo de un sinfín de cánones de belleza para cuya adecuación debían someterse a fórmulas y preparaciones cosméticas que a día de hoy han sido parcialmente rescatadas. En el ámbito de las estrías, ya las mujeres egipcias intentaban evitar la aparición de atrofias cutáneas durante el embarazo, una prevención que se sellaba mediante el uso de ungüentos y aceites especiales para mejorar la hidratación de la piel.

La herencia médica que a día de hoy sosiega la mayor parte de las preocupaciones estéticas no ha sido del todo fructífera para paliar los efectos del excesivo estiramiento de la piel. Hasta la fecha, la falta de esteticismo provocada por este tipo de imperfección de la dermis no había sido eliminado con tesón y eficacia. Sin embargo, en los últimos años una nueva técnica bautizada bajo el nombre de biodermogénesis ha revolucionado el historial de antiguos tratamientos sin necesidad de someter al paciente a una intervención quirúrgica. El resultado de este pionero método pasa por la eliminación definitiva de las estrías.

Adolescentes y mujeres embarazadas, entre las más afectadas

La incidencia de estrías en la población general, que sitúa a la mujer como máximo exponente de este fenómeno, ha basado los resultados de sus estadísticas en dos de los cambios fisiológicos más estudiados. La pubertad y la gestación constituyen partes esenciales de su manifestación, cifrando el índice de aparición entre el 30 y el 70% en casos adolescentes y entre el 70 y el 90% en mujeres embarazadas.

La variabilidad de los resultados es tan o más sorprendente como el hecho de que aún no estén del todo claras las causas que provocan el surgimiento de estrías. Sin embargo, los últimos avances médicos apuntan que estas cicatrices, derivadas de un excesivo estiramiento de la piel, se producen debido a defectos en la propia dermis, que acaban por alterar su resistencia y provocan fracturas visibles en la piel.

Un tratamiento no invasivo, indoloro y muy eficaz

Hasta el momento, para combatir este efecto antiestético del cuerpo, el paciente podía ser sometido a un proceso de Dermolipectomía, que mediante la intervención quirúrgica permitía estirar y eliminar el excedente de piel. No obstante, aunque el abdomen podía recuperar parte de su elasticidad y de su forma original, en ningún caso este método era útil para erradicar totalmente las estrías. De ahí el carácter revolucionario de una técnica no invasiva, poco agresiva y tan eficaz como la biodermogénesis.

Con procedencia italiana, este pionero método desarrollado por el Doctor Pier A. Bacci y testado por la Escuela de Dermatología de Pisa se ha extendido paulatinamente en nuestro país. Aunque el tratamiento aún debe ser implantado de forma pautada, cierto es que su revolucionaria actuación en el ámbito de la estética ya ha protagonizado varias mesas de debate en los últimos cinco años.

Sin ir más lejos, el curso anual de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) celebrado en 2009 cedió un espacio más que destacado a esta nueva técnica anti-estrías. Un tratamiento que constituye la única tecnología experimentada con éxito en este ámbito y probada con excelentes resultados sobre un total de 2000 pacientes de diversas edades. Los resultados obtenidos a través de la comprobación cutánea realizada mediante ecografías y biopsias hablan por sí solos: ni rastro de cicatrices o estrías.

Electroterapia y vasodilatación, las claves para eliminar la estría

La biodermogénesis, que permite rellenar de manera progresiva la estría, tiene como objetivo principal hacer que esta cicatriz de la piel se torne prácticamente imperceptible. Constituye un tratamiento no quirúrgico ni doloroso, por lo que a su carácter mínimamente invasivo se suma el elenco espectacular de resultados.

Este método para eliminar de forma definitiva las estrías se desarrolla en cuatro fases diferenciadas. La primera de ellas consiste en la realización de un peeling mecánico superficial, mientras que en un segundo escalón el tratamiento se abastece de la electroterapia. En este punto, el paciente es sometido a una absorción cutánea de principios activos desarrollados específicamente para provocar la regeneración de los tejidos y reactivar la microcirculación en la zona en la que se sitúa la estría.

El tercer paso de este novedoso procedimiento estético consiste en el trabajo localizado sobre la zona de la piel afectada. Para ello, el médico utiliza un cabezal especial que ayuda a succionar la piel y a provocar la vasodilatación. Gracias a las propiedades de este particular rodillo, que genera el mismo calor que se produce de forma natural en el tejido, se estimula a los fibroblastos y se provoca la producción de colágeno y elastina.

La cuarta fase de la biodermogénesis se basa en la realización de un microdrenaje linfático, que elimina los residuos generados por el aumento de la actividad celular. Asimismo, para recuperar el pH y el film hidrolipídico, que recubre la parte exterior de la epidermis y la protege de forma natural, el tratamiento finaliza con la aplicación tópica de productos que restablecen el equilibrio de la piel.

Adiós a las cicatrices purpúreas y de distensión

Aunque hasta la fecha no podía hablarse de una erradicación absoluta de las estrías, lo cierto es que esta técnica revolucionaria consigue combatir la anomalía tanto en su estado rojo o púrpura, fruto de la producción excesiva de cortisol, como en su fase de distensión. Este último caso se manifiesta de forma atrófica o blanca y aparece en mujeres embarazadas o adolescentes durante alguna de las partes del desarrollo de su cuerpo, así como en procesos de gran pérdida de peso.

Someterse a un tratamiento de biodermogénesis no requiere de ningún tipo de recuperación posterior. La terapia, que debe prolongarse durante al menos 15 o 20 sesiones, puede aplicarse tanto en el abdomen como en los muslos, los senos o los glúteos, que constituyen las principales partes del cuerpo afectadas por la aparición de estrías.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.