El abordaje quirúrgico mommy makeover permite recuperar la figura y funcionalidad previa a los embarazos

El abordaje quirúrgico mommy makeover permite recuperar la figura y funcionalidad previa a los embarazos
Centro en Madrid especializado en cirugía corporal y facial, medicina estética, dermatología, ginecoestética, secuelas de la obesidad, drenaje linfántico y vascular entre otros.
Creación: 30 ago 2021 · Actualización: 1 sep 2021

La maternidad es una experiencia única. Más allá de los cambios en la forma de vida de la familia, la mujer pasará por una serie de transformaciones físicas que afectan tanto a la parte funcional como estética.

Las áreas más perjudicadas por los embarazos y partos son el pecho, el abdomen y el suelo pélvico, y el grado de afectación dependerá de diferentes factores: la calidad de la piel, la edad, los hábitos de vida de la persona, el peso que ha cogido durante el embarazo, su historial clínico… son algunos de ellos.

Con la unidad postparto de Clínica FEMM nos interesa que la paciente conozca cuáles son las opciones que se pueden tratar y mejorar. Hay cirugías que son muy conocidas por las mujeres a la hora de recuperarse, como puede ser la abdominoplastia. Pero, sin embargo, desconocen que se puede tratar la flacidez vaginal o la incontinencia urinaria de una manera mucho mas simple.

Así, lo que intentamos es que la paciente que acude para mejorar la condición de su abdomen sepa que otros problemas que pueda estar pasando tras el embarazo y parto tienen solución.

Cómo recuperar el pecho tras la lactancia

En la transformación que se genera en los senos durante el periodo del embarazo y la maternidad existe un factor muy relevante: la calidad de la piel. Este determina en gran medida la aparición de estrías y la deformación de la mama.

Si el aumento de pecho, que se produce principalmente en el ultimo trimestre del embarazo, suele ser causado por una piel poco elástica es muy posible que se generen estrías. Y terminado el proceso de lactancia, también es probable que aparezcan flacidez y falta de volumen.

En el caso de que la piel del pecho se haya estriado podemos corregir la anchura de las estrías y mejorar su calidad. Para ello, podemos recurrir a la radiofrecuencia bipolar fraccionada o al lipofilling. Nunca conseguimos borrarlas del todo, pero sí mejorar mucho su apariencia.

Si el problema es que el seno ha quedado flácida y ha perdido volumen, la solución es utilizar implantes y realizar una elevación mamaria.

Problemas en el abdomen después del embarazo

El nivel de afectación del abdomen tras el embarazo puede ser variable: flacidez cutánea, cúmulos de grasa donde antes no existía y diástasis abdominal.

Para recuperar la funcionalidad y estética de la zona abdominal de la paciente es muy importante poder realizar un buen diagnóstico y un tratamiento individualizado.

La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen que permite que los órganos viscerales salga hacia adelante.

En los casos de diástasis abdominal leve, la paciente se puede recuperar con fisioterapia de rehabilitación para la pared abdominal. Si es más acusada, puede requerir cirugía reparadora: re colocamos los músculos en su lugar y atenuamos esa dilatación de la musculatura que se encuentra aplanada y abierta.

A nivel estético, para que el abdomen vuelva a la situación previa al embarazo el procedimiento estrella es una abdominoplastia, que conlleva una eliminación de piel. Generalmente, suele ir acompañada de liposucción abdominal.

Y como indicábamos antes, si hay estrías, se pueden tratar con lipofilling o con radiofrecuencia bipolar fraccionada, con las que mejoraremos notablemente su aspecto.

Recuperar el suelo pélvico y regenerar la vagina tras los partos

El Síndrome de hiperlaxitud vaginal puerperal, los desgarros perineales del parto y la incontinencia de orina de esfuerzo son tres problemas funcionales que pueden resultar del trabajo del parto y que podemos resolver en la unidad postparto de Clínica FEMM.

La solución abarca desde técnicas de medicina regenerativa, cuando el trastorno es leve, a cirugía ambulatoria, cuando es más grave.

Para solventar la dilatación de la vagina contamos con radiofrecuencia, lipofilling y láseres. También podemos recurrir a la vaginoplastia, con la que cerramos quirúrgicamente el introito vaginal, y al lipofilling para estrechar la vagina y regenerar la actuación de la mucosa vaginal.

Las pérdidas de orina de esfuerzo podemos abordarlas con técnicas no invasivas como la tecnología electromagnética focal de alta intensidad, que induce en el suelo pélvico un impulso nervioso capaz de generar más de 11.000 contracciones musculares en 28 minutos de tratamiento.

Otros cambios son los que se producen en los labios y el clítoris. Si el capuchón del clítoris o los labios menores están muy agrandados la paciente puede encontrarse con dificultad y molestias en actividades del día a día, al llevar ropa ajustada o incluso al mantener relaciones sexuales. En estos casos, la cirugía con láser mínimamente invasiva supone una mejoría estética y funcional.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.