Combatir la sequedad cuando nos tratamos el acné

Combatir la sequedad cuando nos tratamos el acné
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 21 mar 2018 · Actualización: 25 nov 2020

El acné parece algo propio de la adolescencia, pero lo cierto es que hay hombres y mujeres que tienen que lidiar con este problema durante toda la vida. Si los granos en cualquier parte del cuerpo resultan molestos a nivel estético, e incluso pueden ser dolorosos, la cosa empeora si encima aparecen en la cara.

A veces para tratar el acné no es suficiente con cremas especializadas, sino que hay que recurrir al dermatólogo e iniciar un tratamiento farmacológico. Los medicamentos contra el acné suelen ser muy efectivos, y en pocas semanas se notan sus resultados. Sin embargo, la mayoría de ellos tienen un indeseado efecto secundario: dejan la piel seca.

La grasa que se acumula en los poros es, con frecuencia, la causa de que aparezcan los granitos, por eso los medicamentos destinados a acabar con los mismos se encargan de reducir la presencia de grasa en la piel. Esto tiene un efecto positivo, pues reduce la presencia del acné, pero también otro negativo, ya que la piel se quede extremadamente seca.

Efectos de los medicamentos contra el acné

Al influir directamente sobre las glándulas sebáceas, los medicamentos contra el acné pueden hacer que:

  • Se reseque la piel.
  • Aparezcan descamaciones o rojeces.
  • Aparezca el síndrome del ojo seco.
  • Los labios se agrieten con más facilidad.
  • El cabello aguante limpio durante más tiempo.
shutterstock-723546001.jpg

¿Qué se puede hacer frente a estos síntomas?

Los dermatólogos lo tienen muy claro: lo que hay que hacer es hidratar bien la piel, especialmente la de la cara y las manos, partes que, al estar más expuestas, tienden a resecarse más.

Es importante elegir una buena crema hidratante para la cara. Hoy en día incluso pueden encontrarse en el mercado cremas hidratantes especialmente formuladas para pieles secas que tienen su origen en el tratamiento farmacológico del acné. Lo recomendable es ir probando hasta encontrar una que de verdad aporte la hidratación necesaria. Como cada persona es diferente, a cada uno le puede ir bien un producto distinto.

Pero antes de aplicar la hidratante hay que limpiar bien el rostro. El jabón puede llegar a resecar bastante la piel, por lo que hay que evitar productos agresivos. En zonas de aguas duras, incluso el agua puede llegar a resultar dañina. Una buena alternativa para limpiar el rostro es usar agua micelar. Este producto, que hoy en día es tan famoso, se utilizaba en un principio para tratar las pieles quemadas, por lo que sus efectos sobre la piel dañada están más que demostrados.

Para los labios lo mejor es hacerse con un buen protector labial e hidratar los labios varias veces al día, tanto en verano como en invierno. Así se minimiza el riesgo de que pueda aparecer el efecto de labios cortados o quemados. Cuando los labios están secos siempre existe la tentación de hidratarlos con saliva, pero esto produce el efecto contrario y hace que las molestias vayan a más. Si aparece picor o irritación en esta zona, lo mejor es aplicar bálsamo labial cuanto antes y procurar que los labios estén secos pero hidratados.

El problema del ojo seco se puede tratar fácilmente con lágrima artificial. Este producto se puede comprar incluso en monodosis que se pueden llevar cómodamente en el bolso. Basta con aplicarlo cuando aparezca la sensación de que el ojo está poco hidratado.

El frío resulta especialmente agresivo con las pieles secas, pero el sol también. Por eso, dentro de la rutina diaria de limpieza y cuidado de la piel del rostro, hay que incluir un protector solar que se aplicará después de la crema hidratante. Esto es especialmente importante durante el verano.

Pero los cuidados de la piel van más allá de la aplicación de cremas. Tener algunas precauciones a la hora de ducharse también puede ayudar. Cuando te duches no lo hagas con agua caliente, sino ponla lo más fría posible. Por supuesto, tampoco es bueno pasar demasiado tiempo bajo el grifo. Todo esto evitará que la piel pierda una parte importante de sus aceites esenciales. Y cuando te seques, nada de frotar la piel con la toalla; es mejor aplicar pequeños toquecitos.

Los champús tradicionales tienen tendencia a dejar el cuero cabelludo seco, mejor usar un producto que sea lo más suave posible. En cuanto al gel de baño, lo recomendable es escoger uno elaborado con ingredientes naturales y libre de fragancias artificiales y de agentes antibacterianos.

Cuando el tiempo lo permita, es bueno permanecer en estancias ventiladas y bien aireadas, ya que el aire fresco evita que la piel se seque y se agriete. Por eso, durante el invierno, el humidificador puede convertirse en un gran aliado. Este pequeño aparato aporta humedad al ambiente y hace que el aspecto de la piel mejore de forma notable. Se puede usar tanto de día como durante la noche. Eso sí, mejor no aplicar aceites esenciales u otros productos con olor al vapor que suelta el aparato.

Por último, una buena hidratación también ayuda a que la piel tenga mejor aspecto, así que no hay que olvidarse de tomar una media de dos litros de agua por día.

shutterstock-528001891.jpg

↪️Relacionado: Todo lo que necesitas saber sobre el acné

Productos y tratamientos que hay que evitar

La piel seca, ya lo sea por naturaleza o a consecuencia de un tratamiento frente al acné, es una de las más delicadas que existen. Hay ingredientes comúnmente presentes en maquillajes y productos cosméticos que pueden resultar dañinos. Así, a la hora de comprar cremas o cosméticos hay que procurar elegir productos no comedogénicos. Esto indica que están libres de ingredientes que puedan obstruir o irritar la piel. Cuanto más libres de fragancias y olores estén los productos que se aplican sobre la piel del rostro o del cuerpo, mejor.

La piel seca afecta a todo el cuerpo; por eso hay que tener un especial cuidado a la hora de someterse a tratamientos de belleza o estéticos que parecen tan inofensivos como la exfoliación o la depilación con cera. En función de cómo se encuentre la piel, una exfoliación o la aplicación de cera caliente puede contribuir a dañarla más, por lo que conviene optar por otros métodos.

Como siempre recomendabmos, ponte en manos de un dermatólogo para que te asesore cómo tratar la piel para evitar que los medicamentos que tomas causen sequedad. Este profesional te recomendará productos y consejos específicos para tu tipo de piel.

↪️ ¿Sufres acné? ¿Quieres compartir con otras personas tus experiencias y conocimientos? Crea un tema en nuestro foro y comparte todo lo que necesites con la comunidad!

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!