Melasmas: manchas hormonales causadas por el sol

Melasmas: manchas hormonales causadas por el sol
La exposición al sol origina la aparición de melasmas. (Foto: Centro Médico Estético Latorre)
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 11 oct 2013 · Actualización: 25 nov 2020

El aspecto de nuestra piel puede ser un claro reflejo de los hábitos alimentarios, de las costumbres saludables o del cuidado que dedicamos a la capa más externa del organismo. Sin embargo, los últimos estudios desarrollados entorno a la aparición de marcas faciales determinan que toda una vida bajo la luz del sol es razón suficiente para incrementar su aparición.

Los melasmas, ¿qué son?

Hasta la fecha, los melasmas, que constituyen uno de los trastornos de la piel más comunes y frecuentes, habían sido bautizados bajo el nombre de manchas hormonales, por su estrecha relación con la producción y la presencia de estrógenos en el organismo.

Pero los resultados derivados de recientes investigaciones médicas han confirmado que, si bien podría tratarse de una posible causa, existen otros factores más influyentes que a día de hoy originan la aparición de melasmas, como por ejemplo la genética o la alta exposición al sol. Detectar a tiempo estas anomalías de la piel es fundamental para que del tratamiento a aplicar se obtengan buenos resultados.

tratamiento-melasmas-cara
Existen múltiples tratamientos para los melasmas.

Identificar al melasma: ¿cuál es su verdadero origen?

Se manifiestan bajo una forma irregular y un color tendente al amarillo oscuro y suelen estar vinculados a la presencia de cambios hormonales, como los que se producen durante el embarazo o la ingesta de anticonceptivos. Por lo general, acostumbran a estar localizados en la zona facial, siendo más visibles en la frente, las mejillas, la nariz o el labio superior.

Aunque las mujeres en período de gestación o bajo tratamiento hormonal son más propensas a tener este tipo de manchas, cabe añadir que la exposición permanente al sol aumenta las probabilidades de desarrollo. Esto ocurre porque los melanocitos, que son las células encargadas de producir la melanina que nos protege de los rayos ultravioletas, generan más sustancia de la necesaria ante la alta frecuencia de exhibición al sol.

Y de ahí la aparición de los melasmas, que en combinación con factores genéticos o con el uso de algunos productos cosméticos durante el proceso de bronceado pueden dar lugar a manchas no nocivas pero muy difíciles de tratar. Éstas suelen aclararse durante los meses de invierno y pueden desaparecer al finalizar el cambio hormonal que las provocó. No obstante, si se toman las medidas adecuadas para proteger a la piel de los rayos del sol, la presencia de melasmas es muy poco frecuente.

¿Cómo tratar este tipo de manchas?

El principal problema de esta patología estética es que no puede eliminarse con facilidad. Sólo en el 10% de los casos los tratamientos consiguen hacer desaparecer estas manchas faciales de forma definitiva. Por ello la clave reside en analizar con detalle a qué profundidad de la dermis se encuentran y qué método es el más adecuado para mitigar su presencia en el rostro o en el cuello.

De la afectación que presente el melasma sobre la piel, que puede ser de tipo epidérmico, dérmico o mixto, dependerá el éxito obtenido tras el tratamiento, siendo las manchas más superficiales o de tipo epidérmico las que mejores resultados pueden obtener.

  • Peeling químico: Este tratamiento está exclusivamente indicado para pieles claras y que presentan melasmas epidérmicos. Combina la exfoliación intensa mediante el uso de despigmentantes, con el objetivo de renovar la capa epidérmica y alcanzar la máxima profundidad de la piel para mejorar el efecto blanqueador en todas las capas. Esta técnica pude realizarse en consulta mediante la aplicación de una mascarilla, que debe mantenerse durante 5 o 6 horas.
  • Terapia láser: Cuando los melasmas son resistentes e intradérmicos, puede recurrirse a los aparatos de luz intensa para mejorar el tratamiento. Mediante aplicaciones suaves, esta técnica puede ayudar a eliminar parte de los melanófagos dérmicos, aunque la atención al respecto debe ser máxima para evitar que se produzcan irritaciones o inflamaciones de la piel.
  • Hidroquinona: se trata de un compuesto que durante mucho tiempo ha sido utilizado para frenar la producción de melanina, por lo que resulta muy útil para solventar problemas de hiperpigmentación. Aplicado regularmente mediante el uso de cremas tópicas, este producto ayuda a tratar decoloraciones epidérmicas o de tipo mixto. El principal problema reside en el hecho de que no sólo inhibe la aparición de melasma, si no que también descompone la melanina ya existente en la piel, por lo que su toxicidad invita en muchos casos a usar otro tipo de ácidos blanqueadores.
  • Ácido Kójico: procedente de una seta japonesa con propiedades blanqueadoras, esta sustancia se utiliza para mitigar las manchas marrones de la piel producidas por desarreglos hormonales o altas exposiciones al sol. A diferencia de la hidroquinona, este compuesto inhibe la producción de melanina sin eliminar también al melanocito, por lo que no resulta tóxico para las células ni presenta riesgos de dejar manchas blancas tras su paso por la epidermis.

↪️ Relacionado: Retinol, beneficios y alternativas

¿Cómo podemos prevenir los melasmas?

Existen dos maneras para evitar la aparición de los melasmas: la primera es evitando la exposición directa del sol la cual produce un aumento significativo de estas lesiones y la segunda es utilizando filtros fotoprotectores con un grado superior al FP50 durante todo el año y no sólamente en invierno.

Así mismo el uso de un sombrero en las horas centrales del día, ayudando a que los rayos no incidan de manera directa y evitar el uso excesivo de los salones de bronceado. Además, existen cremas aclaratorias de la piel aunque no tienen una eficacia tan probada como las recetadas por médicos especialistas.

antes-y-despues-tratamiento-melasma
Las diferencias pueden ser notables después de un buen tratamiento.

Por otro lado, debemos evitar realizar la depilación con cera en todas aquellas zonas que estén afectadas por los melasmas, ya que podría provocar una inflamación en la piel favoreciendo la extensión de los mismos. En este caso, es totalmente recomendable acudir a un dermatólogo, el cual te podrá informar sobre aquellas técnicas de depilado que puedan ser más beneficiosas para cada tipo de piel, así como ayudar a detectar el tipo de mancha aparecido y para que pueda prescribirte el tratamiento que mejor se pueda adecuar para poner solución a tu afección, ya sea médica o mediante tratamiento estético.

👉🏼¿Tienes melasmas en la piel? ¿Quieres más información acerca de ellos? Pregunta en nuestro foro sobre los tratamientos más eficaces.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.