Implantes de poliuretano y su importancia en la mamoplastia secundaria

Implantes de poliuretano y su importancia en la mamoplastia secundaria
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 27 mar 2018 · Actualización: 16 oct 2020

Estos implantes se conocen desde antes de la década de los noventa. Aunque estuvieron un tiempo sin fabricarse a causa del retraso en la FDA para su aprobación, actualmente constituyen una de las opciones más seguras para el aumento de pecho. Precisamente por ello, se utilizan de manera casi exclusiva en mamoplastias secundarias.

La cirugía de pecho es, posiblemente, una de las intervenciones estéticas más habituales. Dentro de estas operaciones, el aumento de pecho es, quizá, la más demandada, seguida muy de cerca de la mastopexia. La edad, el embarazo y la posterior lactancia, o una bajada drástica de peso afectan de manera importante al tamaño, tersura y forma de los senos. Y, por supuesto, el cáncer de mama, que incide de manera negativa en el pecho de la mujer. En muchos casos, esta enfermedad obliga a la mastectomía o tumorectomía, una operación que retira el tumor del pecho afectado y parte del tejido circundante y que puede ser parcial, subcutánea o total en los casos más graves.

Es por ello por lo que los implantes mamarios constituyen una forma no solo de mejorar la apariencia de la mujer sino de aumentar su autoestima. Muchas mujeres que han pasado por una mastectomía desean poder sentirse plenas de nuevo, olvidar la enfermedad y sus secuelas, sentirse femeninas otra vez, atractivas. Por eso, la reconstrucción de pecho hace uso de este tipo de implantes, que, como veremos, tienen menos riesgo de encapsulamiento.

Y lo mismo sucede en el caso de aquellas mujeres que se han sometido a un aumento de pecho o a una mastopexia pero que no están conformes con los resultados, bien porque estéticamente no se sienten a gusto, bien porque han surgido problemas que requieren una nueva operación, como una contractura capsular, por ejemplo. En estas situaciones, también se suele optar por implantes de poliuretano.

Qué son los implantes de poliuretano

Las prótesis de poliuretano son implantes ultratexturizados de silicona recubiertos de espuma de micropoliuretano, espuma que, con el paso del tiempo, se acaba integrando con el tejido circundante (los implantes de silicona no presentan la adherencia que tienen los cubiertos con micropoliuretano, sino que se quedan aislados del resto de los tejidos por una cápsula), lo que evita posibles contracturas musculares, uno de los mayores problemas que pueden surgir tras un aumento de mama y que obliga, en los casos más graves, a una segunda operación para sustituir la prótesis encapsulada por un nuevo implante.

Aunque en nuestro país no hace mucho que se utiliza, en algunos países de Latinoamérica llevan más de dos décadas usando estos implantes con resultados muy satisfactorios, tanto en seguridad como en durabilidad. Es por ello por lo que son las prótesis elegidas para tratar problemas derivados de cirugías de aumento o de levantamiento de pecho, así como en operaciones de reconstrucción de mama o en casos en los que la intervención puede ser compleja o delicada para la paciente.

Dos son las marcas que destacan en este tipo de implantes: la brasileña SILIMED, que se dedicó a fabricar prótesis de silicona recubiertas de poliuretano tras el paréntesis de prohibición de la FDA, y la alemana Polytech, que lleva más de una década comercializando estos implantes en el continente europeo, donde se han convertido en un referente en calidad.

implantes poliuretano
Estos implantes evitan posibles contracturas musculares

↪️Relacionado: La importancia de la reconstrucción mamaria

Pros y contras de los implantes de poliuretano

Comparándolos con las prótesis de silicona, los implantes recubiertos de espuma de micropoliuretano presentan las siguientes ventajas:

  • No hay encapsulamiento. El riesgo de que el implante se aísle y se encapsule es mínimo.
  • Apenas hay riesgo de rippling. El rippling es un efecto que puede aparecer tras un aumento de pecho. Son pliegues o arrugas que se marcan en los senos debido a los implantes. Una evaluación adecuada por parte del cirujano suele reducir los riesgos de que se produzca rippling, riesgos que son aún menores si se optan por prótesis recubiertas de micropoliuretano.
  • No se produce rotación. Como la prótesis se queda adherida a los tejidos, es poco probable que esta se mueva y rote o cambie de posición.
  • Hay menos casos de problemas derivados de la cirugía de mama. Es decir, si se colocan implantes de poliuretano es poco probable que se produzca alguna complicación derivada de las prótesis.
  • Son completamente seguros. Todos los implantes que se usan en la actualidad en mamoplastia de aumento o mastopexia lo son. En el caso de los implantes de poliuretano, el hecho de que estas prótesis estuvieran recubiertas con esta sustancia levantó, al principio, temor de que el poliuretano pudiera producir cáncer de mama. A día de hoy, no se ha demostrado esa relación. Es más, los profesionales apuntan que la posibilidad de sufrir tumor en el pecho debido al implante es muy baja, inferior a una entre un millón.
  • Su duración es mayor. Son muy resistentes, y como dan menos problemas que las prótesis tradicionales de silicona, suelen ser más duraderas y resistentes.
  • Pueden colocarse en posición subglandular sin que ello suponga riesgo de encapsulamiento de la prótesis.
implantes poliuretano
Su colocación requiere de experiencia y pericia

↪️ Relacionado: Reconstrucción mamaria con tejido abdominal

Pero los implantes de poliuretano también tienen aspectos que no resultan tan ventajosos. Entre ellos, queremos señalar los siguientes:

  • Su colocación requiere de experiencia y pericia por parte del cirujano, mayor si cabe que en el caso de los implantes de pecho tradicionales.
  • Debido a su singularidad, también la extracción resulta técnicamente más compleja que si se elige una prótesis de silicona. Es poco probable que surjan problemas después de la operación con estas prótesis, pero si se produce alguno, quitar el implante puede ser más complicado.
  • Desde el punto de vista económico, los implantes recubiertos de micropoliuretano son más caros que los que normalmente se suelen usar, los de silicona. La diferencia entre ambas prótesis es muy elevada, ya que los primeros duplican casi el precio de los segundos. Por ello, suele ser una opción destinada a cirugía secundaria de pecho en casos de mamoplastia de aumento o para casos de reconstrucción mamaria.

↪️ ¿Quieres saber más sobre estos implantes? Comparte tus inquietudes con otros usuarios en nuestro foro

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.