¿Cuáles son los riesgos en una operación de aumento de pecho?

¿Cuáles son los riesgos en una operación de aumento de pecho?
La paciente debe conocer los riesgos y los efectos secundarios de la mamoplastia.
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 31 oct 2013 · Actualización: 31 mar 2020

Cuando una mujer decide someterse a una operación de aumento de pecho, debe tener en cuenta que, aunque se trata de una intervención por estética y no por salud, siempre existen riesgos asociados a la cirugía. Por este motivo, aunque el aumento de pecho es una de las cirugías estéticas más realizadas en España y con mayor tasa de satisfacción, hay que tener claro los posibles riesgos y efectos secundarios.

Son pocos los efectos secundarios o las complicaciones que pueden darse tras una intervención de mamoplastia, a parte de las molestias normales que existen tras cualquier cirugía (contusiones, molestias, rozaduras en las cicatrices…). Aún así, anteriormente a la operación, y tras ésta, el cirujano que ha intervenido informará sobre los posibles riesgos.

cirujano-examina-posicion-mamoplastia
Antes de la operación, tu cirujano te podrá mostrar el resultado que obtendrás.

¿Cuáles son estos riesgos?

  • Contractura capsular: Ocurre cuando la cápsula que se encuentra envolviendo el implante aprieta, lo que dará al seno la apariencia de estar duro. Se trata de una complicación que puede solucionarse, o bien tratando o eliminando quirúrgicamente la cápsula, o bien reemplazando directamente el implante. En este caso es infrecuente, ya que ocurre en un porcentaje muy bajo de los casos no llegando ni a un 1% de todas las intervenciones.
  • Hinchazón y dolor: Como en cualquier operación quirúrgica alrededor de la herida puede mostrar hinchazón y crear molestia.
  • Infección alrededor del implante: Este caso lo sufre un porcentaje pequeño de mujeres. Suele darse en la primera semana tras la intervención, pero podría ocurrir en otro momento. En dichas circunstancias, se retirará el implante hasta que desaparezca la infección. Después podrá realizarse la operación de nuevo.
  • Cambios en la sensibilidad de los pezones: En algunos casos, las mujeres que se han sometido a una mamoplastia dicen notar un cambio en la sensibilidad de sus pezones. En algunas ocasiones, notan una suprasensibilidad y, en otras, insensibilidad o sensación de adormecimiento. Por lo general, estos síntomas desaparecen tras un tiempo, pero algunas pacientes lo muestran permanentemente.
  • Producción de leche: En algunas ocasiones, las pacientes que han dado a luz a un bebé durante el año anterior a la operación, pueden producir leche durante un corto período de tiempo tras la intervención. Se trata con medicación recetada por el doctor.
  • Rotura o escape: Ocasionalmente, un implante puede romperse o sufrir un escape. La rotura se dará por la compresión del seno sobre el implante. Si se trata de un implante salino, el suero será absorbido de forma natural por el cuerpo. En cambio, si hablamos de un implante de gel, pueden darse dos casos: si la cubierta se rompe pero la cápsula de la cicatriz no, es posible que la paciente no lo note. Pero si la cicatriz también se rompe, el gel puede moverse, quedándose en el seno o moviéndose a otra parte del cuerpo. En estos casos, puede rehacerse el implante.
  • Síntomas de enfermedad: Algunas pacientes presentan síntomas de malestar: hinchazón, dolor, fiebre, agotamiento...

Cabe destacar que, aunque los implantes de pecho normalmente no limitan la realización de radiografías y mamografías, es recomendable informar a los especialistas que se llevan prótesis, así sabrán qué técnicas utilizar en dichos casos.

↪️ Relacionado: Todo lo que debes saber antes de someterte a una mamoplastia de aumento

¿Y si no me gusta el resultado?

Las pacientes deben tener en cuenta que no todo el mundo comprende la operación de un aumento de senos, pudiendo ser un tema tabú para algunas personas. Por ello, la paciente debe sentirse segura con su decisión y no dejarse afectar por comentarios contrarios a su nuevo aspecto.

Algunos de los casos que pueden ocurrir en pacientes son:

  • Ubicación errónea de las prótesis, desplazándose tanto lateralmente o de forma vertical, con lo que estaremos hablando de prótesis rotadas. Para solucionar este tipo de incidencia, se realizará una cirugía de tipo ambulatorio con lo que se rediseñará el bolsillo en donde se ubica el implante.
  • Por otro lado, algunas pacientes no se encuentran totalmente contentas con el nuevo tamaño de sus pechos, con lo que se volvería a realizar la intervención para aumentarlo, no suele ser frecuente ya que los cirujanos especialistas suelen concretar bastante con el tamaño exacto que demandan los pacientes.
  • En muy pocos casos, el paciente puede sufrir de una cicatrización excesiva incluso en operaciones con cirugías perfectas, ya que cada paciente tiene un proceso de cicatrizado diferente y no depende de la intervención. Tras esta, pueden aparecer cicatrices de tipo queloideas o abultadas, ensanchadas o muy blanquecinas o por el contrario muy oscuras padeciendo de hiperpigmentación.
  • Cabe destacar que pueden aparecer pliegues u ondulaciones en toda la superficie mamaria tras un aumento o una elevación, este fenómeno se conoce como efecto rippling, ocurriendo en su mayor parte en la zona lateral, sobretodo se da en fenómenos con poco espesor o con poco tejido mamario para cubrir suficientemente los implantes mamarios.
  • Además, puede darse el caso de la aparición de secuelas en mamas tuberosas, que son malformaciones estéticas que aparecen durante la pubertad, aparecidas en muchas ocasiones por operaciones en las cuales no se ha tenido en cuenta este fenómeno. Se debe diagnosticar debidamente para evitar estas deformaciones ya que estéticamente nos encontramos ante un problema destacable.
  • Por último, debemos observar la posible aparición de hematomas y seromas, siendo los primeros una acumulación de sangre en el bolsillo del implante, y en el segundo caso son una acumulación del liquido inflamado. Suelen darse durante el postoperatorio y son de muy fácil solución. En algunos casos, pueden aparecer más tarde, pasados tras años de la operación, siendo necesario el reemplazo de las prótesis por unas nuevas, pudiendo llegar al caso de provocar una contractura en la paciente que lo sufra.

↪️ Relacionado: 9 preguntas frecuentes sobre la Mamoplastia de aumento

¿Qué ocurrió con los implantes PIP?

En el año 2011 comenzó una polémica respecto a los implantes mamarios PIP (Poly Implant Prothèse). Varios países recomendaron a las mujeres que llevaban dichas prótesis que se las retiraran. El motivo era su alta toxicidad y posibilidades de rotura, debido al fraude de utilizar silicona no autorizada para uso médico. Esta recomendación afectó a unas 500.000 mujeres (12.000 en España). Actualmente los cirujanos tranquilizan a sus pacientes aludiendo a los avances tanto en técnica como en materiales, ya para nada perjudiciales para la salud y el bienestar de las mujeres.

implante-silicona-mamario
La calidad de los implantes es fundamental para evitar problemas posteriores.

👉🏼¿Quieres saber más acerca de las mamoplastias? Entra en nuestro foro y conoce opiniones de primera mano.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!