¿Qué tipo de implantes mamarios existen? ¿Cómo son las prótesis?

¿Qué tipo de implantes mamarios existen? ¿Cómo son las prótesis?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 29 oct 2013 · Actualización: 19 feb 2020

Uno de los elementos más importantes a la hora de someterse a una mamoplastia es escoger un buen material para los implantes. Según el material escogido, el tacto de los senos será más o menos natural.

Sin lugar a dudas, tomar la decisión de realizarse una mamoplastia es un gran paso y la paciente debe estar 100% segura e informada sobre todo lo que implica esta cirugía. Uno de estos puntos relevantes es investigar sobre los tipos de implantes que existen en el mercado y su materialidad, ya que no todos son iguales y están fabricados para satisfacer las necesidades de clientas exigentes.

Es cierto que la polémica respecto a los implantes de mamas ha estado presente durante muchos años, pero las técnicas y los materiales utilizados actualmente por los profesionales autorizados son muy avanzados y ya no suponen un peligro para la salud de la paciente.

Tipos de implantes
Antes de realizarse una mamoplastia es importante informarse sobre los dintintos tipos de implantes y su materialidad para utilizar la mejor opción según sea el caso

Todas las prótesis cuentan con un envoltorio de silicona y están rellenas de sustancias amoldables a la forma del pecho. Estas sustancias de relleno suelen ser:

  • Gel de silicona (sustancia natural en estado de gel): Las prótesis de gel de silicona son las más recomendables y las más utilizadas por los profesionales, al ser más fiables y consistentes. En las prótesis de gel de silicona los casos de ruptura son muy improbables al estar envueltas por una especie de silicona elástica. Bien es cierto que estos implantes hasta ahora han necesitado cambiarse cada 10 años para evitar que el gel entre en contacto con el organismo, pero actualmente con los nuevos implantes de silicona “altamente cohesivos", normalmente no son necesarios. El único inconveniente que tiene es que el cirujano debe abrir un poco más de tejido para poder introducir el implante, pero gracias a su versatilidad es posible encontrar el tamaño y forma perfecta para todas ls mujeres.
  • Suero fisiológico (agua y sal, perfectamente absorbible por el organismo en caso de pérdida del fluido): Las prótesis de suero fisiológico cuentan con algunas desventajas. Por ejemplo, su tacto es más duro, por lo que el resultado es menos natural; también pueden sufrir evaporaciones y provocar sensaciones térmicas (frío local) o sonoras (movimiento de agua), aunque el problema más frecuente es la pérdida de volumen que se produce con el tiempo. Pero, al contrario que las prótesis de silicona, los implantes de suero no tiene porqué cambiarse nunca, ya que si se diera una rotura, el organismo podría absorber el líquido de forma natural.
  • Hidrogel: Se trata de una buena alternativa a la silicona. El hidrogel está hecho con carboximetil celulosa y se utiliza desde el año 1994 para aumentar senos. En la práctica los implantes con cubierta de silicona y relleno de hidrogel han sido retirados del mercado en algunos países, ya que se han descrito problemas como el vaciado precoz de los mismos o bien algunas autoridades sanitarias consideran que han sido poco estudiados en cuanto a su seguridad. Tanto por razones médicas como comerciales son implantes destinados a desaparecer.
  • Gel cohesivo: Suponen un riesgo de rotura mínimo y su tacto es muy natural. Las prótesis de gel cohesivo tiene memoria, eso significa que se adaptan perfectamente a la anatomía de la paciente, amoldándose a su cuerpo.
  • Grasa propia: El aumento de pecho se realizará únicamente con material autólogo de la paciente: grasa sobrante. Esta técnica elimina los riesgos de incompatibilidad de las prótesis y, además, no produce cicatrices. Esta novedosa técnica ofrece, además, la mejoría de la silueta de la paciente, al realizarle una liposucción previa para conseguir la grasa para el relleno. El inconveniente de realizar esta intervención con grasa propia es que no pueden realizarse grandes aumentos de volumen. Además, no todas las mujeres tienen la suficiente grasa sobrante para el procedimiento.
  • Anatómicas: Tienen forma de gota que se inclina sobre una superficie vertical y su máxima proyección se encuentra en la parte inferior, a una cierta distancia del centro. En caso de escoger las prótesis anatómicas con forma de lágrima se puede elegir exactamente la medida deseada, tanto de anchura como de altura. Aunque en sus inicios las prótesis anatómicas fueron creadas especialmente para las reconstrucciones mamarias, llevan ya muchos años utilizándose también como implantes para el aumento de pecho. Son especialmente recomendables en casos de deformación de la mama por embarazo o fuerte adelgazamiento.
  • Redondas: Las prótesis redondas son similares a una esfera y tienen su máxima proyección en el centro. Esta prótesis no deforma la mama en caso de rotación del implante.

🔎Artículo relacionado: La prótesis elegida va a determinar mucho el resultado final

Por otro lado, la paciente elegirá la forma de los implantes según sus preferencias estéticas, aconsejada siempre por el cirujano:

Lejos de lo que se cree, los implantes anatómicos no dan un aspecto más natural que los redondos. Los especialistas recomiendan la implantación de prótesis redondas por normal general y dejar las anatómicas para los casos específicos comentados, como pueden ser la reconstrucción mamaria o la remodelación de senos que han perdido su forma.Gracias a los avances en las técnicas y materiales, cada vez es más fácil que las mujeres escojan exactamente qué tamaño y forma de prótesis quieren y cuál se adaptará mejor a su cuerpo y a su figura.

tipos de implantes
La mayoría de los tipos de implantes son seguros y no implican un mayor riesgo para la salud de la mujer

¿Cómo es el postoperatorio de una mamoplastia?

Independiente del tipo de implante que se elija, es importante que todas las mujeres se informen sobre los cuidados postoperatorios de una mamoplastia. El cuerpo de la mujer queda levemente estresado luego de la cirugía por lo que se aconseja guardar reposo durante algunos días luego de la intervención, durmiendo con el cabecero de la cama inclinado para evitar hinchazón o molestias. Es muy probable que su médico de cabecera le recete analgésicos para calmar posibles dolores.

🔎Artículo relacionado: Ventajas y desventajas de las prótesis mamarias redondas y anatómicas

Luego de 24 horas, se reemplazarán los vendajes por un sujetador especial y anatómico. Es importante que las mamas queden inmovilizadas durante el tiempo de recuperación. Se usa por alrededor de 4 semanas. La buena noticia es que a pesar de que los cuidados postoperatorios son por al menos 1 mes, la paciente puede retomar sus actividades habituales a los 5 días luego de la intervención.

Se debe evitar fumar y realizar ejercicios bruscos que puedan dañar los implantes. La paciente puede levantar los brazos desde el primer momento, pero se recomienda hacerlo de manera suave, despacio y con cuidado, de esta forma se evita la formación de seromas (acumulación de líquidos) y favorece la cicatrización.

¿Te has realizado una mamoplastia y estás encantada con tus implantes? te invitamos a contarnos tu opinión y experiencia en nuestro foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.