El tamaño de los implantes de aumento de pecho sí es importante

El tamaño de los implantes de aumento de pecho sí es importante
Aunque el cirujano recomendará qué tamaño de prótesis es la más adecuada para la paciente, es ella quién finalmente decidirá.
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 30 oct 2013 · Actualización: 16 jul 2019

El tamaño de los implantes mamarios es de lo más variable. Aunque el cirujano recomendará el volumen de la prótesis según la anatomía de la paciente, es ella quien debe decidir qué talla quiere lucir tras la operación.

Para poder tomar esta decisión, se ponen a su disposición sujetadores de distintos volúmenes, que simulan la forma y tamaño del implante. También se puede pedir al cirujano que muestre fotografías de resultados de aumento de senos de distintas tallas. En algunas clínicas también se realizan simulaciones virtuales, para ver de forma aproximada el resultado.

¿Qué pasa si se coloca un implante más grande de lo aconsejado?

Según el volumen de las prótesis mamarias escogidas, el tamaño de las areolas puede variar, expandiéndose o aumentando en contorno. También puede proyectarse el pezón hacia fuera.Hay que tener en cuenta que un aumento de pecho no sólo supone un cambio estético, sino también un aumento de peso en los senos. Por ello, es importante escoger bien qué talla se quiere tener y sentirse cómoda con ella.

Si la paciente se decanta por una prótesis de un volumen demasiado grande para su anatomía, aumentará el riesgo de complicaciones postquirúrgicas. En este caso, también podrían ser palpables o visibles los implantes después de la intervención y la caída de las mamas podría acelerarse a una edad más temprana.

Además de éstas, existen otras consecuencias al implantarse una prótesis de gran tamaño:

  • Hematomas, infección, pliegues y arrugas por los implantes.
  • Aparición de estrías por el estiramiento excesivo de la piel.
  • Dolor de cuello y espalda por soportar el peso de las prótesis.
  • Dificultad de dormir boca abajo debido a los implantes.
  • Atrofia en la glándula mamaria con el tiempo.
  • Extrusión del implante (rotura de la piel y salida de la prótesis).

Aunque las complicaciones ocasionadas por implantes de gran tamaño pueden corregirse con otras cirugías estéticas, es recomendable escoger siempre el tamaño adecuado a las dimensiones de la paciente.

shutterstock-74728153.jpg

Pros y contras de las cuatro posibles vías para colocar las prótesis

  • Incisión inframamaria: Realizando el corte en la parte inferior del pecho. Es la forma más directa de colocar las prótesis y el tejido será mínimamente dañado. La incisión, al realizarse en el pliegue que forman los senos será totalmente visible, aunque disimulada por la caída natural del pecho.
  • Incisión transaxilar: A través de la concavidad de la axila. La ventaja de dicha técnica reside en que los pechos quedarán libres de cicatrices. Al realizarse la incisión en la axila, es más fácil disimular la marca. Su desventaja es que sólo podrán colocarse prótesis de cierto tamaño, puesto que la incisión por vía axilar es pequeña. El defecto más destacado de la vía axilar es que a través de ella es muy difícil colocar prótesis anatómicas.
  • Incisión peri-areolar: A partir del perímetro de la areola. La más recomendada si se desea tener una cicatriz más disimulada, ya que la marca de la incisión, que es muy pequeña y se realiza en la mitad inferior del pezón, quedará camuflada gracias al color más oscuro de la areola. Es cierto que esta técnica puede conllevar la pérdida o el aumento de la sensibilidad en la zona. Se recomienda este tipo de incisión si la piel de la paciente cicatriza bien, ya que una mala cura de la marca puede dejar resultados estéticamente desagradables.
  • Incisión abdominal: Se introduce la prótesis a través del ombligo. Se trata de una técnica muy complicada y prácticamente en desuso. La cicatriz quedará disimulada por el ombligo y la zona del pecho no tendrá ninguna marca que la afee. Con esta técnica, los implantes deben colocarse vacíos, puesto que si no podría ser peligroso por la larga distancia que deben recorrer hasta su colocación. Al ser imposible que a través del ombligo se pueda introducir una prótesis rellena, si se opta por esta técnica, se deberá recurrir a prótesis “hinflables" –suero fisiológico-. Y, al rellenar los senos, es posible que queden asimétricos y tengan que realizarse posteriores retoques.

Aunque las cicatrices de las mamoplastias no son excesivamente llamativas y se borran con el tiempo, siempre quedará una pequeña marca, por lo que la elección de la ubicación donde se realiza la incisión es un punto importante a decidir. Por un lado, el cirujano recomendará una u otra vía según la anatomía de la paciente, pero ésta también deberá exponer su preferencia.

Además, existen distintas ubicaciones en las que incluir dichos implantes: por debajo del músculo pectoral (sub-muscular) o por encima del músculo pectoral, tras el tejido del seno (sub-glandular), según quiera definirse la forma y el contorno, y según la anatomía de la paciente. Algunos cirujanos recomiendan en la mayoría de ocasiones la disposición sub-glandular, ya que conlleva menos malestar. En cambio, otros pueden recomendar la posición debajo del músculo pectoral para evitar problemas en futuras mamografías. Además, en los últimos años se han introducido dos nuevas técnicas para ubicar las prótesis mamarias: por debajo de la fascia del músculo pectoral (técnica subfascial) y la técnica de “Dual-Plane" (colocación de la mitad del implante por detrás del músculo, dejando la mitad inferior de la prótesis por debajo de la glándula).

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.