La abdominoplastia mejora la calidad de vida

La abdominoplastia mejora la calidad de vida
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 8 oct 2013 · Actualización: 31 mar 2020

El embarazo, el envejecimiento o la pérdida importante de peso configura los principales motivos por los que tanto hombres como mujeres recurren a una cirugía estética llamada abdominoplastia. Si estás pensando en mejorar la zona abdominal, sigue leyendo porque te interesa saber en qué consiste y cómo puede mejorar tu calidad de vida.

Una de las operaciones de cirugía estética más demandadas es la abdominoplastia. Consiste en eliminar el exceso de piel y de tejido adiposo del abdomen, devolviéndole su tonicidad. Los motivos más frecuentes por los que los pacientes se someten a esta intervención suelen ser el embarazo, el envejecimiento o la pérdida importante de peso. Como ocurre con cualquier otra operación, sus resultados afectan al aspecto psicológico del paciente, que debe aprender a convivir con un nuevo cuerpo y con todas las consecuencias derivadas del post operatorio. Del comportamiento que adopte cada persona dependerán, en gran medida, los buenos resultados a largo plazo y la mejora de la calidad de vida del paciente.

¿Qué piensan los pacientes acerca de la abdominoplastia?

Un estudio desarrollado por el Departamento de Cirugía plástica y reconstructiva del Hospital George Eliot de Nuneaton, Warwickshire, ha investigado sobre el índice de satisfacción de los pacientes sometidos a abdominoplastia. Para poder llevarse a cabo la investigación se ha enviado un cuestionario a 153 pacientes que habían sido operados en los últimos 5 años, de los cuales 118 han respondido al mismo (78%), revelando una tasa de satisfacción del 77%. Han sido también analizados los resultados de los pacientes insatisfechos: el descontento derivaba principalmente del llamado efecto “orejas de perro", que puede aparecer tras la operación pero que, en general, puede corregirse mediante una mini liposucción o una resección de los tejidos sobrantes. El segundo motivo de insatisfacción lo configuraban las cicatrices.

↪️ Relacionado: La abdominoplastia mejora la calidad de vida.

Aspectos psicológicos pre y post operatorios

La abdominoplastia no puede utilizarse para curar enfermedades pero sí para modificar el aspecto del propio cuerpo. Tener exceso de piel no sólo puede constituir un problema en la playa, sino que también puede convertirse en un grave obstáculo para el día a día o para las relaciones sexuales. Un abdomen flácido, sobre todo en los casos en los que también está presente la obesidad o el adelgazamiento repentino, puede generar inseguridad o convertirse en una barrera para proseguir con la dieta. Cuando el problema deriva del embarazo, muchas mujeres experimentan un pequeño trauma psicológico porque notan como el propio cuerpo se va modificando. Un miedo que puede generar mucha inseguridad sobre sí mismas.

cirujano-examina-paciente-abdominoplastia
Con una intervención de abdominoplastia conseguirás eliminar la grasa acumulada más rebelde.

En todos estos casos los pacientes recurren a la abdominoplastia, que ofrece una mejoría inmediata y un nuevo equilibrio psíquico-físico. Sin embargo, la satisfacción del paciente en relación con la operación es relativa, ya que depende del objetivo que se haya fijado en cada caso y del conocimiento de los resultados reales que pueden obtenerse tras la operación. Por este motivo es fundamental la comunicación que se establece entre el paciente y el cirujano, que debe proporcionar toda la información posible relativa a la intervención. Aunque el fin de la cirugía sea estético, en cualquier modo se está hablando de una operación, por lo que es muy importante que se tenga en consideración el estado psicológico del paciente para valorar si éste será capaz de soportar todo el proceso de curación y recuperación post intervención.

En realidad, la abdominoplastia genera en sus pacientes una gran seguridad psicológica, sobre todo debido a los grandes resultados estéticos y funcionales que aporta. Sin embargo, es muy necesario que, a largo plazo, los pacientes adopten un estilo de vida saludable en el que estén presentes tanto la correcta alimentación como la realización regular de ejercicio físico. Tras la abdominoplastia, la calidad de vida de los pacientes es muy alta, sobre todo si se tiene en cuenta la transformación radical que supone para el cuidado sobre sí mismos.

La operación de abdominoplastia

La intervención consiste a grandes rasgos en la realización de dos incisiones sobre el abdomen. La primera, en forma de “U", se ejecuta de lado a lado por encima del pubis, mientras que la segunda, de la misma anchura, se sitúa alrededor del ombligo. Una vez levantada la piel, el cirujano restablece la tensión de los músculos abdominales, para posteriormente retirar la piel y la grasa sobrantes. El último paso consiste en volver a extender la piel del abdomen.

La operación suele tener una duración de entre una y tres horas, a las cuales prosiguen alrededor de dos días de recuperación. Es necesario guardar reposo durante las 48 horas posteriores a la intervención, manteniendo las piernas flexionadas y el abdomen levantado.

El postoperatorio

Además, durante las tres semanas siguientes a la operación, el paciente debe llevar un vendaje, que podrá ser compatible con el trabajo una vez transcurridos los diez primeros días si no se trata de una actividad muy cansada. Para reprender la actividad física de forma gradual, debe esperarse alrededor de un mes antes de volver a practicar deporte.

Como ocurre en la mayor parte de operaciones, también la abdominoplastia deja sobre la piel cicatrices permanentes. Si la operación se ha efectuado con éxito, ésta no suele dejar marcas prominentes o hundidas, por lo que estas señales pueden ocultarse fácilmente bajo la ropa interior.

antes-y-despues-operación-abdominoplastia
Con la abdominoplastia, los resultados obtenidos son altamente satisfactorios.

El coste de una abdominoplastia puede variar entre los 5.000 y los 7.000 euros, según la entidad o el cirujano seleccionados para realizar la operación.

↪️ Relacionado: Abdominoplastia: lo que debes saber para un resultado impecable.

¿Debo seguir una dieta diferente tras la operación?

Pasada la operación, es totalmente recomendable tener cuidado de no aumentar el peso para conseguir mantener el equilibrio entre la masa muscular y la grasa que queda. Es por ello que se debe planificar una dieta para realizar durante el post-operatorio, a continuación te detallamos unas recomendaciones que puedes tener en cuenta tras una abdominoplastia:

  • Llevar una dieta alta en fibra, con ello se favorece el tránsito intestinal evitando el estreñimiento que podría ser muy molesto.
  • Hacer una ingesta controlada de carne, ya que sus proteínas nos ayudarían a la cicatrización así como restaurar los niveles de hierro en el organismo.
  • Consume más hierro, hay alimentos con un alto contenido como el pescado, el pavo o las espinacas.
  • Aumenta la dosis de Vitamina C para ayudar en la cicatrización.

👉🏼 ¿Estás pensando en hacerte una abdominoplastia? ¿Ya te has hecho una y quieres contárnoslo? Entra en nuestro foro y comparte tu opinión.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.