Pelos rubios y rojos, ¿por qué cuesta eliminarlos con láser?

Pelos rubios y rojos, ¿por qué cuesta eliminarlos con láser?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 31 jul 2013 · Actualización: 16 jul 2019

Como cualquier otra parte del organismo del ser humano, el pelo constituye un elemento absolutamente funcional. Mejora el control de la temperatura corporal, amortigua los golpes y las rozaduras y dificulta en gran medida las picaduras de insecto.

Está distribuido por casi toda la superficie corporal, situando aproximadamente en los cinco millones de unidades el total de vello que puede repartirse en el cuerpo de una persona adulta. Según el lugar en el que nace el pelo desarrolla una función diversa. De esta forma, a modo de ejemplo, las cejas y las pestañas son útiles para proteger a los ojos de la caída del sudor, mientras que los pelos que aparecen dentro de la nariz sirven para evitar la entrada de polvo u otras partículas no deseadas en las fosas nasales.

Durante muchos siglos de historia, el hombre ha otorgado al vello un cuidado especial y un carácter cultural, variando su significado según la época transcurrida. Sin embargo, la tendencia actual empuja a la especie humana a eliminar el pelo por donde nace. Los avances técnicos en materia de estética han favorecido en los últimos años la total desaparición de este elemento del cuerpo poco deseado.

Y en cabeza de cartel, la fotodepilación lidera la lista de los métodos más eficaces para destruir el vello por completo. No obstante esto, ni todos los tipos de piel ni todos los tonos de pelo son igual de resistentes ante el efecto del láser, que suele ser más eficiente en vellos oscuros que en la eliminación de pelos rubios o rojos. Cómo combatir la escasez de pigmentación es cuestión de acertar en la técnica utilizada. 

↪️ Relacionado: El efecto paradójico en la depilación láser facial

Eumelanina y feomelanina, fabricantes de color

En los seres humanos, la melanina configura el determinante primario del color de la piel y del cabello. Y en general, cuanta más melanina está presente en nuestro organismo más oscuro es nuestro color de pelo. Y viceversa. En este sentido, la diferencia de tonalidades que puede aparecer en el vello de una u otra persona depende fundamentalmente de la presencia de dos sustancias químicas: la eumelanina y la feomelanina.

La eumelanina es negra y marrón y su alta concentración determina mayor oscuridad en el cabello. En los casos en los que el pelo experimenta una mayor presencia de eumelanina negra, éste resulta completamente moreno, mientras que la escasez de esta sustancia da lugar a cabellos de tonos grisáceos. Por otro lado, en los casos en los que se observa una alta presencia de eumelanina marrón, el resultado final es un pelo de color castaño, mientras que la baja concentración de este componente aporta al cabello tonalidades rubias.

A diferencia de la eumelanina, la feomelanina es más abundante en personas de piel clara y es la sustancia que produce en el pelo los colores rosados y rojizos. Todos los seres humanos contienen en su interior este componente, aunque la presencia de eumelanina marrón provoca que la feomelanina sea menos estable químicamente.

shutterstock-407835811.jpg

Depilación láser y tipos de vello

Si por algo se caracteriza la depilación láser es porque, gracias a la aplicación directa de fuentes de luz, la destrucción de los folículos pilosos que dan lugar al crecimiento del pelo es inminente. La melanina de la piel es la que absorbe los pulsos de luz emitidos por la máquina por lo que, tanto el color del pelo como la tonalidad de la piel de la persona que se somete al tratamiento es fundamental en la eficacia final del mismo. El color y el grosor del vello son dos de los factores más importantes a tener en cuenta en la elección del láser que va a ser utilizado. Así mismo, es esencial que la persona que realiza la fotodepilación valore previamente la carga de melanina que presenta el pelo del paciente y la intensidad de láser adecuada para su tipo de piel.

El pelo negro o castaño, que presenta una alta concentración de melanina, absorbe muchísimo mejor la energía que desprende el láser y se elimina con mayor facilidad y eficacia. La utilización de un láser de longitud de onda y pulso más largo, como el láser Alejandrita Apogee, es ideal para estos supuestos. Por el contrario, los pelos rubios y con menor concentración de eumelanina absorben menos la luz y necesitan de una mayor fuente de energía para ser destruidos. Y en el caso de los pelos con tonalidades rojizas, su carga de feomelanina provoca un rendimiento menos eficaz en la depilación láser.

↪️ Relacionado: Recomendaciones antes de someterse a depilación láser

Fotodepilación SPS, la clave para pelos claros

La falta de absorción lumínica que presentan este tipo de vellos colma a la depilación láser en limitaciones difíciles de resolver. No obstante, gracias al avance de las nuevas tecnologías en el ámbito estético, en la actualidad existe una modalidad láser que permite una mayor eliminación de los pelos rubios y rojos: el sistema SPS. Basado en la aplicación combinada de luz intensa pulsada (ILP) con agentes activos fotodinamizantes de origen cosmético, este tratamiento se convierte en un método más eficaz y seguro para los pelos con tonalidades claras. Añadiendo productos complementarios a la melanina, el folículo piloso se hace mucho más visible y su eliminación es más eficiente.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.