El vacío legal rodea a la depilación láser

El vacío legal rodea a la depilación láser
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 26 jul 2013 · Actualización: 15 mar 2021

Cada año son más las personas que deciden someterse a tratamientos estéticos para eliminar de su cuerpo el vello que no desean. El láser, como técnica pionera de la erradicación de pelo, se ha convertido progresivamente en uno de los métodos de belleza más solicitados. 

Ya en 2008, según los resultados publicados por el Estudio Depitotal-Reference sobre hábitos de consumo en depilación y tratamientos estéticos, el 100% de las mujeres entrevistadas que se habían depilado las piernas con fotodepilación estaban satisfechas con el resultado. Sobre todo porque, a diferencia de otras técnicas como la cera, el vello se elimina por completo.

¿En qué consiste la depilación láser?

La fotodepilación consiste en administrar mediante una máquina de láser un haz de luz en la estructura del pelo que se quiere eliminar. Transcurrida la sesión, el vello tratado mediante esta técnica se debilita y se destruye. Debido a sus características, el tratamiento lleva implícito el manejo de herramientas que pueden resultar peligrosas para el usuario si no se saben manejar correctamente. Sin embargo, ni el uso ni la práctica de estos aparatos está regulada.

¿Cuáles son los riesgos de la fotodepilación?

El gran aumento que ha experimentado la demanda de esta técnica en los últimos años ha generado la aparición descontrolada de numerosas ofertas que, realizadas en un sinfín de centros, como gimnasios o peluquerías, pierden de vista el riesgo que supone el uso del láser en manos inexpertas. El principal problema de este desorden radica en que, a diferencia de otros tratamientos estéticos, el láser puede provocar dolor, irritación, manchas y quemaduras en la piel. Que su uso no esté regulado por una legislación específica complica aún más si cabe la situación.

↪️ Relacionado: El efecto paradójico en la depilación láser facial

¿Cuál es la normativa de referencia?

En la actualidad, no existe ninguna ley estatal ni internacional que determine quién puede estar autorizado para ejecutar la técnica de la depilación láser. Al ser un método que se sitúa entre la cosmética y la medicina estética el vacío legal es más que evidente. No obstante, realizar la depilación láser sin control, como ocurre en decenas de centros de estética o peluquerías, puede dar lugar a consecuencias nocivas para la piel.

El láser, una cuestión de salud

La ausencia de regulación en torno a esta práctica de depilación está motivada, en gran medida, por la concepción desde Sanidad de que se trata de una técnica embrionaria. Dicho de otro modo, su supuesta novedad, que contrasta con la gran cantidad de ofertas que se encuentran hoy en día en el mercado, delega a las Comunidades Autónomas la responsabilidad de ordenar la normativa. Hasta la fecha y a modo de recomendación, sólo Catalunya ha emitido un texto en el que se aconseja a todos los centros que lleven a cabo la práctica de la depilación láser bajo la supervisión de un médico.

depilación láser

¿Qué deben tener en cuenta los profesionales del láser?

Y tal y como explica Susana Pérez, Auxiliar de Enfermería y Técnica Titulada en Fotodepilación desde hace 7 años, “la advertencia es más que necesaria. Son muchos los factores de salud del paciente que pueden afectar al resultado final del láser. Por ello es indispensable realizar un historial clínico previo del individuo para averiguar si alguno de sus hábitos puede causar interacciones con el aparato". Saber si el paciente toma antibióticos o cualquier otro medicamento es indispensable para garantizar un buen resultado. Además, exponerse al sol con frecuencia antes de recibir el láser e incluso estar sometido a tratamientos hormonales son factores que, sumados a la gran variedad de pieles y de vellos, pueden alterar el efecto final deseado.

En la actualidad, “son muchas las personas que se prestan a utilizar este tipo de máquinas sin más enseñanza que una formación de tres horas", explica Susana. Como especialista del sector, ella misma imparte este tipo de cursos semanalmente, aunque considera que “en temas de seguridad la preparación es insuficiente. Es imperdonable que el único texto normativo vinculado a la fotodepilación haga referencia exclusivamente al uso de estos aparatos". Sin alusiones al peligro que puede conllevar el mal uso de estas máquinas, el vacío legal que rodea a la depilación láser resta protagonismo a “una de las técnicas de eliminación del vello con más eficacia probada del mercado".

↪️ Relacionado: ¿Cuáles son los mejores láseres para la depilación definitiva?

Seguridad y prevención son marcas de calidad

  • Anotar el historial clínico del paciente
  • Suministrarle gafas especiales para proteger a sus ojos del láser
  • Controlar la cantidad adecuada de luz que se aplica
  • Analizar cuáles son las características de su piel y de su vello
  • Comprobar el tipo de intensidad necesita

Todas estas medidas de prevención, que deberían llevarse a cabo antes de aplicar el láser, “son las que marcan la diferencia entre una técnica eficaz y de calidad y un tratamiento de riesgo", comenta Susana. Unos buenos procedimientos que, como bien relata Cristina Turiel, paciente de 30 años de edad que sufrió leves quemaduras en su pierna derecha tras someterse a la fotodepilación, “no estuvieron siempre presentes. Después de mi tercera sesión -era verano y estaba muy bronceada- noté una sensación de quemazón en la pierna y al llegar a casa descubrí que me habían salido heridas en la piel. Me dijeron que con un poco de crema hidratante estaría todo solucionado. Hoy todavía pueden verse las manchas". Aunque el testimonio de esta mujer no es de los más habituales, sí es cierto que “en el 90% de los casos el personal que ejecuta la depilación láser en centros en los que no existe el control médico adecuado no está cualificado", explica Susana. Por consiguiente, el riesgo de sufrir una lesión de este tipo es elevado.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.