Cirugía en menores: ¿la estética sin límite de edad?

Cirugía en menores: ¿la estética sin límite de edad?
La otoplastia es una de las intervenciones más realizadas en niños de corta edad.
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 28 ago 2013 · Actualización: 10 mar 2021

No en todos los casos se necesita el consentimiento de un adulto para someterse a intervenciones quirúrgicas de mejora estética.

Pasar por quirófano para mejorar el aspecto físico es una opción que no se ha estriado con la incipiente crisis económica. Sin embargo, en los últimos años el target de pacientes que se someten a este tipo de intervenciones sí ha variado considerablemente, incluyendo en su lista a individuos cada vez más jóvenes y con mayores problemas de socialización debido a alguna contrariedad con su cuerpo.

De forma anual, en España se practican un total de 400.000 cirugías para mejorar el aspecto físico y aproximarse a un muy marcado canon de belleza. Según los datos que baraja la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), el 10% de estas operaciones las solicitan menores de edad.

Aunque no en todos los casos se necesita el consentimiento de un adulto para someterse a este tipo de intervenciones, actualmente algunas comunidades autónomas están empezando a realizar tests psicológicos para determinar la madurez del paciente menor ante la responsabilidad de exponerse a una operación considerada de riesgo.

El consentimiento paterno, hasta los dieciséis

En materia de cirugía estética, la mayoría de edad del paciente resulta un tema de afilada controversia. Tal y como especifica la Ley de Autonomía del Paciente en su artículo 9, cuando se trata “de menores no incapaces ni incapacitados, pero emancipados o con dieciséis años cumplidos, no cabe prestar el consentimiento por representación". Lo que significa que, a partir de esta edad, el paciente puede someterse a una operación sin la aceptación de sus padres, siempre y cuando se considere que tienen suficiente madurez.

En este sentido, cuando se trata de casos de grave riesgo para el menor, el médico cirujano cuenta con la posibilidad de comunicar a los padres la realización de la operación. Según la información que obtenga, el facultativo puede utilizar la opinión de los responsables legales del menor para decidir el futuro de la intervención.

Por debajo de los dieciséis años de edad, como especifica la Ley de Autonomía del Paciente, todos los menores necesitan el consentimiento por representación si quieren pasar por quirófano. Una decisión que queda relegada al tutor en las opciones en que el reglamento considera que el paciente menor de edad “no sea capaz intelectual ni emocionalmente de comprender el alcance de la intervención".

↪️ Relacionado: ¿Es importante la edad en cirugía plástica?

El desarrollo físico, el principal riesgo del menor

Retrasar las operaciones estéticas por las que los jóvenes que aún no han alcanzado la mayoría de edad acuden a las consultas es una de las opciones más adoptadas por los cirujanos. La principal contraindicación para este tipo de intervenciones reside en el hecho de que el cuerpo de los menores aún está en pleno desarrollo, por lo que no es conveniente someterlo a alteraciones quirúrgicas.

Aunque la cirugía plástica no cuenta con una normativa ética particular, ésta se rige según las pautas adoptadas por el código deontológico del resto de especialidades médicas. En este sentido, tanto las liposucciones como los aumentos de pecho deberían quedar descartados de la lista de intervenciones realizadas a menores, fundamentalmente porque la posterior evolución física del cuerpo del paciente puede anular todos los efectos obtenidos.

cirugías en menores
El cuerpo de los menores aún está en pleno desarrollo

La otoplastia, la operación consentida por autoestima

En edades tempranas, la cirugía estética no es nada aconsejable. Sin embargo, existen excepciones relacionadas con la reconstrucción o la reducción de algunas partes del cuerpo que están mejor valoradas dentro de esta franja de edad. Este es el caso de la otoplastia, que consiste en la corrección de las deformidades de la oreja y que constituye una de las intervenciones más realizadas en niños de corta edad.

El principal motivo por el que los cirujanos acceden a someter a esta intervención a menores de edad es psicológico. La burla que sufren estos niños debido a la forma de sus orejas afecta a su desarrollo emocional, por lo que es preferible corregir el problema antes de que éste pueda derivar en mayores dificultades de autoestima. Además, a diferencia del resto de partes del cuerpo, la oreja alcanza su tamaño adulto alrededor de los diez años. A partir de esta edad, la intervención no supone un riesgo para el desarrollo físico del menor.

Test psicológico para valorar la madurez

La banalidad con la que en ocasiones se publicita a la operación estética la convierte, a ojos del menor, en una práctica habitual y recurrente. Debido al carácter descarriado que ha adquirido la cirugía entre el público adolescente es preciso adoptar medidas que moderen su uso en demasía.

La Comunidad Autónoma de Andalucía ha promovido en los últimos tiempos el desarrollo de una ordenanza que tiene como objetivo frenar el uso indiscriminado del quirófano por cuestiones puramente estéticas. Desde hace cuatro años, el Decreto 49/2009, de 3 de marzo, protege a las personas menores de edad que se someten a intervenciones de cirugía estética dentro de esta comunidad.

El principal objetivo de esta medida pasa por valorar el grado de madurez que presenta el menor cuando acude a un centro o consulta de estética para solicitar la realización de una operación. Puesto que se considera que en estas edades el desarrollo emocional es profundo y latente, descubrir las causas elementales que llevan al menor a cuestionarse su físico y a plantearse el cambio es esencial.

En este sentido, la legislación andaluza establece que cualquier menor de 18 años que quiera someterse a una operación de cirugía plástica o estética deberá pasar antes por un examen psicológico. Una medida que, de forma efectiva, puede ayudar a identificar las motivaciones derivadas de posibles desórdenes o trastornos vinculados con la imagen corporal.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.