Cómo resolver las complicaciones después de una abdominoplastia

Cómo resolver las complicaciones después de una abdominoplastia
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 6 nov 2014 · Actualización: 13 ene 2020

Se trata de una intervención relativamente sencilla, en la que no se involucra directamente a ningún órgano y que los cirujanos especializados y debidamente preparados realizan con destreza. E, igualmente, en todos los casos deberán realizarse las pruebas preoperatorias necesarias para comprobar la idoneidad del paciente.

Según explican desde la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética, someterse a una abdominoplastia debe ser una decisión personal y muy informada por parte del paciente. Antes de realizarla, la persona tiene como principal responsabilidad revisar cuáles son los posibles riesgos o complicaciones asociadas a esta intervención. Así mismo, el especialista a cargo de la intervención debe ser un Cirujano Plástico certificado y con los estudios necesarios para realizarla.

Será este profesional, quien debe exponerle los paso a paso de la intervención, los cuidados pre y post operatorios, así como también los posibles riesgos implicados.

No obstante, y aun habiendo cumplido perfectamente todos los protocolos médicos establecidos, siempre pueden surgir algunas complicaciones durante o después de la operación que hay que tratar cuanto antes para evitar daños mayores.

Tipos de abdominoplastia

Para poder entender los riesgos asociados, es importante detallar los distintos tipos de abdominosplatia:

  • Miniabdominoplastia sin desincersión umbilical
  • Miniabdominoplastia con desincersión umbilical
  • Abdominoplastia con cicatriz vertical
  • Abdominoplastia en flor de Lys
  • Abdominosplastia clásica
  • Abdominoplastia con extensiones laterales
  • Abdominoplastia circunferencial o contornoplasia
  • Abdominoplastia inversa

Cada una de estas intervenciones trae consigo algún tipo de riesgo, según sea cada caso que pueden fluctuar entre infecciones, hematomas,cicatrización anómala, riesgos derivados de la anestesia, posibles complicaciones pulmonares, acumulación de líquidos, mala posición del ombligo, algunas alteraciones de la piel o la pérdida de esta.

Riesgos abdominoplastia
Una de los principales riesgos de una abdominoplastia son la presencia de hematomas o anomalías en la piel

A continuación te detallaremos las principales complicaciones derivadas de una ambominoplastia:

Hematomas

Surgen cuando se produce una acumulación de sangre bajo la piel, normalmente porque hay una coagulación deficiente de los vasos, aun cuando se ha realizado una hemostasia cuidadosa –es decir, cuando se ha procurado dañar lo menos posible los vasos sanguíneos y el sistema circulatorio de la sangre.

Pueden aparecer con cierta frecuencia unas 48 horas después de la realización de la abdominoplastia y, en los casos más leves, simplemente habrá que drenarlos con una aguja de un grosor determinado y colocar un vendaje compresivo. Para su completa desaparición es también imprescindible un tiempo de reposo absoluto.

Si el hematoma es grave, es posible sea necesaria una reintervención para eliminar los coágulos e, incluso, la reposición de la sangre que se pierda mediante una transfusión.

Infecciones

No son muy frecuentes, pero tampoco suelen revestir mucha gravedad. Suelen tratarse de forma eficaz con antibióticos y drenajes o curaciones en la zona concreta en la que aparecen. En los casos más complejos –que tienden a asociarse a operaciones combinadas, es decir, una abdominoplastia con otras intervenciones estéticas-, puede ser necesario un drenaje de pus o, incluso, una nueva intervención.

Seromas

Se trata de una complicación más frecuente en los pacientes a los se retira una gran cantidad de grasa del abdomen –bien por su alto nivel de obesidad o porque, previamente a la intervención, han perdido mucho peso- y, cuando aparece, lo hace en los primeros días del postoperatorio.

Consiste en la acumulación bajo la piel de líquido seroso, no sangre, y se manifiesta con un abdomen distendido. Al igual que en el caso de los hematomas, debe tratarse con punciones o drenajes, aunque la mejor forma de evitarlo es el uso de fajas de comprensión, tal y como recomiendan los profesionales.

Necrosis

Ocurre muy raramente pero es una de las complicaciones más preocupantes y con consecuencias estéticas más visibles. Se produce por una pérdida de vitalidad de la piel debida a una mala circulación o una infección, y la zona afectada puede aparecer hinchada, amoratada, pálida, enrojecida o, incluso, aparecer ampollas.

Si la necrosis es limitada se suele retirar el tejido dañado y se hacen curas rigurosas diarias. Los casos más graves pueden extenderse por los laterales o hacia el pubis y requerir un tratamiento severo y una revisión estética posterior.

Cicatrización anormal

Ensanchamientos en la cicatriz, supuraciones indebidas, orejas de perro –excedentes de piel que pueden aparecer en los extremos de la herida-, queloides o cicatrices patológicas, cicatrices mal ubicadas, etc., son complicaciones que pueden aparecer en el postoperatorio más tardío.

Todas ellas pueden tratarse de diferentes formas, aunque la mejor manera de evitar su aparición es la prevención. Es decir, hay que seguir fielmente las indicaciones del cirujano en todo momento mientras dure el postoperatorio y acudir al médico tanto en las revisiones previstas como si se observa cualquier tipo de anomalía en cualquier momento.

Cicatrización anormal
Una mala cicatrización es la consecuencia de los malos cuidados post operatorios o de un mal manejo por parte del cirujano

🔎Artículo relacionado: ¿Cómo conseguir disimular una cicatriz después de una abdominoplastia?

¿Cómo evitar las posibles complicaciones?

A pesar de que existe el riesgo de presentar algunas de estas complicaciones, también hay varias recomendaciones que el paciente debe tomar en cuenta para poder prevenirlas, entre las que podemos destacar:

  • Evitar el consumo de tabaco: El tabaco es muy perjudicial para la salud, en especial luego de someterse a alguna cirugía, puesto que impide la correcta oxigenación sanguínea lo que trae consigo una lenta o mala cicatrización, lo que puede derivar en complicaciones.
  • Evitar la actividad física: por al menos 4 semanas luego de la intervención. Este punto es uno de los más importantes, puedo que al hacer deporte podemos forzar la cicatriz generando que la herida se pueda volver a abrir o que no se pueda curar de manera correcta.
  • No consumir alimentos ni medicamentos que puedan alterar la coagulación: como es el caso de las aspirinas o los ajos. Es muy importante informarse bien sobre este punto.
  • Mantener la piel abdominal hidratada
  • Mantener un peso estable: antes de la intervención y después, ya que esto evitará posible complicaciones relacionadas con la cicatrización, la presencia de anomalías en la piel e influirá directamente en el éxito de los resultados.

Le recomendamos a todo quien quiera realizarse una abdominosplastia, realizarse todos los chequeos necesarios antes de someterse a esta cirugía para evitar futuras complicaciones y descartar la presencia de hernias. Así mismo, es fundamental que los pacientes sigan al pie de la letra las instrucciones del especialista para asegurar una correcta recuperación.

👉Aquí puedes encontrar todos los profesionales especializados en abdominoplastia

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.

No puedes dejar de leer...