Tipos de abdominoplastia: ¿cuál es la más acertada en cada caso?

Tipos de abdominoplastia: ¿cuál es la más acertada en cada caso?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 4 sep 2017 · Actualización: 16 jul 2019

Conseguir una bonita y esbelta figura es el sueño de muchas personas. Sabemos lo importante que es tener una buena apariencia física, ya que es la primera impresión que los demás tienen de uno mismo. Y además de vernos atractivos, también es importante transmitir un aspecto sano.

Por estos motivos hacemos lo posible para cuidarnos y no coger kilos de más llevando una dieta sana, siguendo hábitos de vida saludables e intentado hacer todo el ejercicio físico que nuestro tiempo permita. Pero en muchas ocasiones, existen circunstancias que juegan en nuestra contra. El estrés, la baja autoestima, la falta de tiempo, los embarazos en el caso de las mujeres, no saber alimentarse correctamente, la edad, entre otras circunstancias, hacen que descuidemos nuestra alimentación y nuestros hábitos de vida; además, también logran quitarnos tiempo para realizar ejercicio físico. De esta manera, el cuerpo comienza a acumular grasa, sobre todo en la zona abdominal, grasa que se deposita en nuestros tejidos y permanece inmóvil en ellos debido a que no consumimos toda las calorías que ingerimos y no realizamos el ejercicio físico necesario para quemarlas.

Todas estas condiciones son idóneas para que la celulitis haga su aparición. Además, la piel también sufre las consecuencias del aumento de kilos en la zona del abdomen, ya que se estira y queda flácida, haciendo que aparezcan estrías. Pero más allá de las consecuencias físicas, la acumulación de grasa acaba por traer serios problemas de salud. Si estás buscando una solución para eliminar la grasa acumulada en la zona de tu abdomen y mejorar su aspecto, la abdominoplastia es una de las soluciones más efectivas. Pero ¿sabes qué tipo de abdominoplastia necesitas? Dependiendo de la cantidad de grasa y en qué zona se deposite, será necesario realizar una abdominoplastia tradicional u otra más específica.

¿Qué es la abdominoplastia?

La abdominoplastia es una cirugía que consiste en la extirpación (eliminación) de la grasa sobrante, y del exceso de piel que se genera como consecuencia de la misma en la zona abdominal (desde el ombligo hasta el inicio del vello púbico). Pero además, la intervención sirve también para reforzar la musculatura de la zona.

shutterstock-294277502.jpg

El cirujano realiza una cicatriz en el área púbica (así quedará oculta por la ropa interior) para liberar la piel hasta la zona del ombligo. De esta manera, queda descubierta la musculatura del abdomen, que se refuerza mediante puntos de sutura, como si de un corsé se tratara. A continuación, se elimina el exceso de grasa y de piel. Finalmente, se une la piel del abdomen a la altura del pubis de manera que esta quede uniforme y sin pliegues, y se recoloca el ombligo, para acabar por cerrar la incisión con puntos de sutura intradérmicos.

Al ser una cirugía invasiva, se aplica anestesia general, siendo necesario que el paciente esté hospitalizado entre uno y tres días. Deberá permanecer en reposo durante los primeros 15 días sin realizar esfuerzo de ningún tipo. Durante este periodo (que puede alargarse hasta 30 días) es necesario llevar una faja abdominal para que la piel se fije bien a la musculatura y no se produzcan cizallamientos (deslizamientos de los tejidos en planos opuestos). A partir del tercer día, el paciente podrá ducharse de forma habitual.

↪️ Relacionado: La abdominoplastia paso a paso

La abdominoplastia ofrece grandes ventajas, ya que, después de la intervención, el paciente recuperará su figura. Esto es debido a que la cintura se estrecha y toma la forma adecuada, y la piel se tensa. Pero además, la abdominoplastia también reduce los dolores de espalda que provoca el exceso de grasa y las irritaciones por el roce de la piel.

Los resultados son inmediatos y duraderos. En pocas semanas baja la inflamación que provoca el proceso quirúrgico y, desde ese mismo instante, el resultado será definitivo, es decir, durará para siempre, siempre y cuando, como es lógico, que el paciente cuide su alimentación y siga unos hábitos de vida saludables para no volver a ganar peso.

Existen algunos riesgos asociados a la abdominoplastia, como en toda intervención. Las complicaciones más comunes son infecciones y trombosis, aunque cabe destacar que son escasas las probabilidades de sufrirlas. También pueden aparecer, de forma más frecuente, hematomas y seromas, aunque estos problemas no tienen carácter grave y suelen resolverse por sí solos con la ayuda de medicamentos. En cuanto a los pacientes fumadores, estos tienen más probabilidades de sufrir una mala cicatrización que los pacientes no fumadores.

↪️ Relacionado: Conseguir disimular la cicatriz después de una abdominoplastia

¿Qué otros tipos de abdominoplastia existen?

  • shutterstock-84468952.jpg Miniabdominoplastia. Es como una abdominoplastia tradicional pero en ella se retira menor cantidad de piel y grasa. Además, la incisión es más pequeña, ya que no se tiene que eliminar tanto exceso sobrante. Por lo demás, el procedimiento quirúrgico es igual que la cirugía de abdominoplastia tradicional: se realiza la incisión en la zona púbica, se libera la piel, se refuerza la musculatura en caso que sea necesario y se elimina la grasa y la piel sobrantes. La principal diferencia con la abdominoplastia es que en la miniabdominoplastia se trabaja solo la zona inferior al ombligo.
  • Abdominoplastia circunferencial. Esta intervención elimina en un solo procedimiento la piel sobrante del vientre, los muslos y las nalgas del paciente. Esta técnica está recomendada para aquellos pacientes que han sufrido una pérdida de peso bastante considerada, ya que la eliminación del exceso de piel (como se hace en la abdominoplastia tradicional) se realiza tanto en la parte anterior (vientre) como en la posterior (espalda baja).
  • Abdominoplastia en flor de lis (en forma de T). Es un procedimiento de abdominoplastia tradicional en el que es necesario realizar una incisión en forma de T, es decir, una incisión vertical y otra horizontal en el centro del abdomen. Esta técnica está recomendada en pacientes que han tenido una pérdida de peso muy importante, como aquellos que se han sometido a una cirugía bariátrica.
  • Abdominoplastia endoscópica asistida. Este método quirúrgico se realiza cuando únicamente es necesario reforzar la musculatura abdominal, sin tener que retirar exceso de piel y grasa. El cirujano sutura los músculos que han perdido tono en la zona central del abdomen; la técnica se realiza mediante pequeñas incisiones que suelen dejar cicatrices imperceptibles.
  • Dermolipectomía. Es un procedimiento similar a la miniabdominoplastia pero, en este caso, el procedimiento se centra en eliminar más piel que grasa, sin que haya que reforzar los músculos de la zona.

↪️ Ya es posible lucir una figura esbelta y decir adiós a esos kilos de más que no consigues eliminar gracias a los distintos tipos de abdominoplastia que existen. ¿Te ha quedado alguna duda? ¡No dejes ninguna en el tintero y escríbelas en el foro!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.