Todo lo que necesitas saber sobre Lipectomia, Abdominoplastía o Tummy Tuck

Todo lo que necesitas saber sobre Lipectomia, Abdominoplastía o Tummy Tuck
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 8 jul 2016 · Actualización: 19 feb 2020

Tratar la zona abdominal quirúrgicamente es una práctica que desean realizar muchas personas. No solo las mujeres, aunque forman la mayoría de los pacientes que la demandan, también los hombres deciden someterse a este embellecimiento de la zona abdominal, ya que con una abdominoplastia se consigue reducir la flacidez, las estrías, las arrugas y el exceso de piel que se ha apoderado del abdomen de una persona.

Gracias a los avances en cirugía estética, los procedimientos son cada vez más seguros y efectivos. Una de las intervenciones más demandadas es la lipectomia o abdominoplastia que consiste en la eliminación del exceso de grasa presente en la zona abdominal y también del exceso de piel. Así mismo, en esta cirugía se puede aprovechar la oportunidad de reparar músculos dañados o separados para crear un abdomen más firme, liso y con un aspecto más estético.

🔎Artículo relacionado: ''La grasa no se divide, solo crece o disminuye''

Abominoplastia
Esta cirugía está recomendada para personas que gocen de buena salud y que por diferentes motivos presentan un abdomen flácido

¿Cuáles son las principales causas de presentar un abdomen flácido o con mucha grasa?

Aunque no lo crean, la comida no es la principal responsable de los abdómenes abultados o flácidos. Tampoco el sobre peso es el único factor que incide en esta condición. Incluso personas normales que presentan un peso saludable pueden tener la zona abdominal flácida, caída y con acumulación de grasa.

Se cree que los principales factores que inciden en esto son:

  • Embarazos.
  • Envejecimiento.
  • Posibles cirugías anteriores.
  • Factores hereditarios.
  • Fluctuaciones importantes de peso.

Si deseas retocar tu zona abdominal y no sabes muy bien en qué consiste este tipo de cirugía, vamos a desvelarte todos los detalles para que tengas la máxima información.

¿Quién puede someterse a una lipectomia?

La lipectomía puede realizarla cualquier persona que desea que la piel de su abdomen luzca tersa, sin una cantidad grande de panículo adiposo y sin estrías, o al menos reducir el número de ellas, porque existen casos en los que no resulta posible eliminarlas todas. En el caso de las mujeres en edad fértil, es muy importante que esta haya decidido no tener más embarazos.

Para aquellas personas que ya se hayan practicado una abdominoplastia, y esta no haya tenido un resultado satisfactorio, es difícil valorar una nueva intervención ya que puede producirse un mayor número de complicaciones en una segunda cirugía. Quizá, después de un embarazo (posterior a una lipectomía), sí puede ser posible retirar algo más de piel y forzar la musculatura de la zona abdominal; pero esta situación tiene una difícil valoración por parte del profesional debido a que se administran puntos en los músculos rectos abdominales para reforzar la musculatura de la zona y que la cintura se vea acentuada.

Aunque, si después de hacer una lipectomía, vuelve a aumentar el volumen de grasa corporal, la intervención que sí es posible realizar es la liposucción ya que con esta se puede atenuar las zonas que no han quedado demasiado bien anteriormente. Es necesario que hayan transcurrido seis meses desde la abdominoplastia para realizar una liposucción.

¿Para quiénes está contraindicada la cirugía?

Esta intervención está contraindicada para las personas con problemas de obesidad, en el caso de que el principal problema sea el exceso de grasa abdominal. Tampoco está indicada para personas que no estén psicológicamente estables o que no gocen de buena salud en general.

Tampoco se puede someter a esta cirugía mujeres embarazadas o en período de lactancia.

¿Cómo elijo a mi cirujano plástico?

Antes de realizarte una abdominoplastia es importante que elijas a un buen cirujano que tenga experiencia en el área y esté debidamente certificado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Así mismo, es importante exponer todas las dudas e inquietudes en la primera revisión para que el especialista pueda indicarle los paso a paso de la cirugía y los posibles riesgos asociados.

Es fundamental que haya una comunicación fluida con el cirujano y se planteen resultados realistas y confiables.

Abdominoplastia
Esta cirugía no está recomendada para personas obesas o para combatir problemas de sobrepeso

El proceso quirúrgico

Antes de que un paciente se someta a una abdominoplastia, este debe hacerse una serie de exámenes médicos y seguir ciertas recomendaciones, como dejar de fumar, acudir a todas las consultas previas que requiera el doctor y no tomar anticoagulantes, aspirina o vitamina E. Por otro lado, aquellos pacientes que hayan perdido una cantidad considerable de peso, deben esperar unos dos meses antes de practicarse la lipectomía para que el nivel de plaquetas de su organismo se haya restablecido y funcione correctamente.

La cirugía abdominoplástica puede durar desde una hora y media hasta tres horas. Para practicarla es necesario administrar anestesia epidural, un anestésico que bloquea las terminaciones nerviosas de la médula espinal. A pesar de que en algunos centros médicos apliquen anestesia local o anestesia tumescente, lo adecuado en la lipectomía es la epidural.

Muchos pacientes demandan, ya que van a someterse a un proceso quirúrgico, realizar varias prácticas médicas a la vez. En el caso de la abdominoplastia puede realizarse en la misma intervención una liposucción, siempre y cuando el profesional médico valore que pueda resultar exitosa; además esta liposucción no puede ser muy agresiva al ser necesario un buen riego sanguíneo en la piel de la zona para evitar que se produzcan complicaciones.

Una vez finalizada la operación, el paciente debe mantener reposo absoluto durante cuatro días. También debe llevar puesta las 24 horas del día una faja al menos los 15 primeros días, solamente podrá quitarse la faja a la hora de ir al baño. Además, es muy importante tener vigilado el drenaje que se deja puesto durante los dos o tres primeros días tras la lipectomía.

🔎Artículo relacionado: ¿Cómo mejorar la silueta tras el embarazo?

El aspecto de una buena abdominoplastia

Una buena abdominoplastia se diferencia por una serie de rasgos. El rasgo principal es el óptimo resultado del ombligo, la parte más visible de todas. Además, la cicatriz que deja la cirugía debe realizarse lo más baja posible para que esta pueda taparse con el traje de baño, como si se hubiera practicado una cesárea.

Ahora que ya sabes todo lo que conlleva una lipectomía, puedes ir pensando en ese momento en el que tu abdomen luzca el aspecto que siempre has deseado. Prepárate para lucir tripita. 

¿Te has realizado una abdominoplastia y estás encantada con los resultados? Te invitamos a compartir tu experiencia en nuestro foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.