¿Qué es el síndrome de Poland?

¿Qué es el síndrome de Poland?
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 26 mar 2018 · Actualización: 14 jul 2020

El síndrome de Poland es una de esas patologías que por darse con poca frecuencia no han sido lo suficientemente investigadas. Sin embargo, se trata de un problema que, afortunadamente en la mayoría de los casos, tiene solución gracias a la cirugía reconstructiva.

La enfermedad fue descubierta en el siglo XIX por el doctor Alfred Poland, cirujano y experto en anatomía. El médico murió pronto a causa de una tuberculosis, pero llevó a cabo importantes estudios sobre esta enfermedad, lo que dio lugar a que esta patología recibiera su nombre.

Sus investigaciones fueron seguidas por otros especialistas; entre ellos destaca el doctor Jean-Pierre Bouvet, que llegó a señalar que el síndrome de Poland puede tener su origen en alteraciones en los vasos sanguíneos, aunque también podrían influir en él factores mecánicos (padecimiento de trombosis o embolias), problemas producidos durante la formación de las arterias y venas en el momento del desarrollo embrionario e incluso el consumo de drogas por parte de la madre durante el período de gestación.

La principal teoría de la causa de esta enfermedad es que, entre la segunda y la séptima semana de embarazo, podría haberse producido un problema en la circulación de la sangre embrionaria que discurre hacia las arterias que están situadas bajo la clavícula, afectando así tanto al desarrollo del brazo como al desarrollo del pecho. Pero no existe una causa reconocidamente aceptada que explique la razón por la que se produce esa interrupción del torrente sanguíneo.

Lo que sí está claro es que, a pesar de ser una enfermedad que se padece desde el nacimiento, no es hereditaria, y tampoco existen disparadores genéticos que permitan saber si un bebé tendrá este síndrome.

¿En qué consiste el síndrome de Poland?

Para que este defecto de nacimiento sea diagnosticado deben darse dos condiciones: la ausencia total o parcial del pectoral mayor y una deformación en la mano del lado del cuerpo en el que está el pecho afectado, ya sea una sindactilia o una braquidactilia. La sindactilia es la unión de dos o más dedos entre sí; por su parte, la braquidactilia provoca el crecimiento anormal de los dedos, con apéndides demasiado cortos.

En los casos más graves, pueden aparecer además deformaciones en las costillas, el tórax o las axilas. Esto puede incluir desarrollo anormal del esternón, agenesia de costillas (desarrollo incompleto de esta parte del cuerpo) e incluso ausencia de músculos abdominales.

Las malformaciones en el pecho pueden ir más allá de la falta de músculo pectoral. Hay pacientes en los que es posible apreciar aplasia o desarrollo interrumpido del pezón, un pezón asimétrico con respecto al que tiene el pecho sano o aplasia de la glándula mamaria. En la mayoría de los casos, el problema afecta al lado derecho del cuerpo y se da con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. Pero como se sigue sin saber demasiado sobre esta enfermedad, no hay una razón que explique estos factores.

Como la falta del desarrollo del músculo pectoral no siempre es prueba de que se padece síndrome de Poland, es menester acudir al médico para que valore y diagnostique cada caso de manera concreta.

Síndrome de Poland
Provoca más problemas a nivel físico y emocional que a un hombre

↪️Relacionado: Actualmente existe la cirugía plástica también para los pezones

Tratamiento del síndrome de Poland

En la mayoría de los casos, son las mujeres las que suelen buscar solución para este crecimiento anormal, básicamente porque la falta de desarrollo del pecho les provoca más problemas a nivel físico y emocional de los que puede causar en un hombre.

Lo más habitual es optar por la cirugía reconstructiva a través de una prótesis de gel de silicona. Incluso es frecuente que haya que hacer una mamoplastia de aumento o de reducción en el pecho sano para solucionar posibles problemas de asimetría mamaria.

En el caso de los hombres, en algunas ocasiones se intenta trasladar parte del músculo latissimus, pero la mayoría de los pacientes prefieren recurrir a colocar un injerto de grasa autóloga. En casos más graves, además de implantar prótesis, conviene realizar otras intervenciones que refuercen el tórax.

Para tratar las malformaciones de la mano, en concreto la sindactilia, se usan procedimientos quirúrgicos que consiguen separar los dedos, lo que conlleva una importante mejora a nivel estético en el paciente.

En realidad, cada caso de síndrome de Poland es diferente, por lo que sus efectos y su posible tratamiento se deben analizar de forma particular. La intervención quirúrgica para tratar esta enfermedad puede variar sustancialmente de un paciente a otro, al igual que lo puede hacer la evolución del posoperatorio e incluso el tiempo necesario para llegar a una recuperación total.

Lógicamente, al ser una malformación congénita que afecta, de manera importante, al desarrollo normal del paciente y a sus rutinas diarias, la cirugía plástica reconstructiva está cubierta por la seguridad social en estos supuestos.

¿Cuándo es el mejor momento para comenzar a tratarse?

Al ser un problema congénito, lo adecuado es que los pacientes se pongan en manos de especialistas cuanto antes. Aunque las operaciones de cirugía estética no son recomendables en menores de edad, en este caso el uso de implantes mamarios forma parte de la cirugía plástica reconstructiva, por lo que se puede hacer incluso en aquellos casos en los que el paciente sea todavía menor de edad (sobre los 16 o 17 años).

El síndrome de Poland provoca importantes problemas a quien lo sufre, especialmente a nivel psicológico; por eso los médicos son partidarios de llevar a cabo la cirugía en cuanto sea posible.

reconstrucción mamaria
Lo ideal es que los pacientes se pongan en manos de especialistas cuanto antes

↪️ Relacionado: Expansión de tejidos para la reconstrucción

¿Cómo es la recuperación?

El proceso de recuperación tras la intervención puede durar varios meses. En realidad, es muy similar al seguido en un aumento de senos que se hace por causas meramente estéticas.

Las complicaciones son poco frecuentes, pero pueden llegar a surgir; de ahí la importancia de que el paciente siga al pie de la letra las indicaciones dadas por el médico sobre los cuidados a seguir después de la operación y acuda periódicamente a sus revisiones.

Una vez que la recuperación sea completa, el paciente puede retomar su vida con total normalidad.

↪️ ¿Tienes dudas sobre este síndrome? Habla con otras personas sobre este tema en nuestro foro

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.