Xantelasmas: los bultos que predicen problemas cardíacos

Xantelasmas: los bultos que predicen problemas cardíacos
Paciente con xantelasma Foto: Dr Carlo Graziani
Por Multiestetica.com
20 sep 2013

Las soluciones para combatir estas placas amarillas que se sitúan alrededor de los párpados son múltiples y pasan tanto por la intervención quirúrgica como por el peeling o el láser.

Entre las afecciones que pueden desarrollarse alrededor del sistema ocular, los xantelasmas configuran uno de los problemas antiestéticos con mayor índice de tratamientos en el mercado de la cirugía estética. Las soluciones para combatir estas placas amarillas, que suelen situarse alrededor de ambos párpados, son múltiples, recurriendo tanto a intervenciones quirúrgicas como a métodos menos invasivos como el peeling o el láser.

Sin embargo, aunque a simple vista resulta un problema de poca incidencia y de fácil curación, lo cierto es que detrás de su antiestético aspecto se esconde una repercusión mucho más peligrosa para la salud del paciente. Un estudio reciente, cuya investigación ha sido dirigida por la Universidad de Copenhague, ha revelado que los xantelasmas pueden ser buenos predictores de la aparición de futuros problemas cardíacos.

En definitiva, estos pequeños bultos no dejan de estar relacionados con un exceso de colesterol esterificado, por lo que los depósitos de moléculas grasas que aparecen alrededor de los ojos pueden resultar un claro síntoma tanto de la mala alimentación del paciente como de su lesivo estado de salud.

¿Por qué aparecen los xantelasmas?

Existen pocas cosas que llamen tanto la atención en el rostro como estas acumulaciones de grasa que restan situadas alrededor de los ojos. Se trata de aglomeraciones de sebo y colesterol, de tonalidades amarillentas, que aparecen principalmente en la parte inferior de ambos párpados, concretamente en la zona cercana al lagrimal. No obstante, también pueden localizarse en el párpado superior, teniendo predilección por la zona que se encuentra cerca de la nariz.

El carácter bilateral configura una de las primordiales singularidades de esta afección, cuya grasa está depositada en la profundidad de la piel dentro de unas células llamadas histiocitos. Además, debido a su color y a su composición, el aspecto facial adquiere un carácter un tanto desaseado y fatigado, por lo que muchas de las personas que sufren su aparición deciden acudir a la cirugía estética para combatirla.

Los xantelasmas, que por norma general no producen síntomas salvo el meramente estético, constituyen lesiones benignas que en ningún caso afectan a las órbitas de los ojos. Su estrecha relación con el colesterol denota en gran medida una aparición provocada por este índice, aunque no siempre están vinculados a la excesiva acumulación de moléculas grasas en sangre ni a los trastornos metabólicos.

Xantelasmas, vaticinio de un problema cardiovascular

Esta es la conclusión a la que llega un informe publicado durante el 2011 en el British Medical Journal (BMJ) sobre la casuística que determina la aparición de los pequeños bultos grasos en el contorno de los ojos. Como determina el estudio, estas placas amarillentas pueden ser marcadores infalibles de un mayor riesgo de sufrir un futuro ataque al corazón.

Su propulsora, la profesora Anne Tybjaerg-Hansen de la Universidad de Copenhague, ha dirigido una investigación en la que se han encuestado a un total de 12.745 personas que habían colaborado previamente en el seguimiento del Copenhagen City Heart Study.

Entre los participantes, de entre 20 y 93 años de edad, sólo 563 presentaban xantelasmas al principio de la investigación, mientras que todos ellos estaban libres de enfermedad cardíaca desde el inicio. Al finalizar el seguimiento, que se había llevado a cabo entre 1976 y 2009, un total de 1.872 participantes habían sufrido un ataque al corazón y 3.699 habían desarrollado una enfermedad cardíaca.

Tras estas observaciones, los resultados del estudio determinan que los hombres con xantelasma tienen un riesgo un 12% mayor de sufrir un ataque cardíaco si se les compara con aquellos que no padecen esta anomalía, mientras que el riesgo en las mujeres con xantelasma aumenta hasta en un 8% de los casos. Por este motivo los autores del estudio concluyen que una presencia de xantelasma en el individuo puede ayudar al médico a diagnosticar con antelación la aparición de una enfermedad cardíaca.

Cirugía para el párpado superior

Una de las principales opciones para eliminar el xantelasma es la intervención quirúrgica. Sin embargo, esta técnica sólo es recomendable si la placa amarillenta de grasa está situada en el párpado superior.

En este supuesto, debido al exceso de piel que presenta la zona, el número de complicaciones o efectos secundarios se reduce y además las cicatrices quedan cubiertas con mayor facilidad. No obstante, aunque se extirpe el xantelasma en su totalidad, el bulto puede volver a aparecer sin ningún tipo de garantía al respecto.

Cuando el xantelasma aparece en el párpado inferior, precisamente porque el tejido de esta zona es mucho menos distendido, la intervención se torna más complicada. Además, una vez realizadas las curas, las marcas de las incisiones son más visibles que en el caso anterior.

Cabe añadir que, en función del tamaño del bulto, en ocasiones es necesaria una segunda intervención para eliminar por completo el cúmulo de grasa. Tanto su volumen como su dimensión son detalles indispensables que condicionan en gran medida la posibilidad de someter al paciente a este tipo de cirugía estética.

Peeling y láser, las prácticas alternativas

La exfoliación química constituye otra de las opciones más recurridas para combatir la aparición del xantelasma. Se trata de un método agresivo para la epidermis, puesto que la destruye mediante la aplicación de una sustancia corrosiva como el ácido tricloroacético. Por este motivo, uno de los mayores riesgos que produce el uso del peeling químico es la hipopigmentación de la piel.

En cuanto al láser se refiere, concretamente el de CO2 fraccionado o dióxido de carbono, este tratamiento estético no siempre puede aplicarse para eliminar las placas amarillentas del párpado. El principal inconveniente reside en el hecho de que el xantelasma engrosa la piel y su efecto anula en gran medida el poder del láser. No obstante, a diferencia del peeling químico, esta técnica ayuda a regenerar la piel después de su destrucción.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.