Rosácea: causas, evolución y tratamientos

Rosácea: causas, evolución y tratamientos
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 4 oct 2017 · Actualización: 16 jul 2019

La rosácea es una enfermedad crónica que afecta a la piel de la cara y ocasiona un enrojecimiento cutáneo que puede ser más o menos intenso. No es una afección que tenga un desarrollo o evolución lineal, sino que pasa por varias etapas que pueden ser más o menos molestas para el que la sufre.

Mujer de piel clara cuya edad esté comprendida entre los 30 y los 60 años. Ese es el perfil habitual de las personas que sufren rosácea, una enfermedad cutánea que se manifiesta en la cara y causa inflamación de la piel, enrojecimiento cutáneo, granitos, áreas del rostro inflamadas (nariz, mejillas), etc. Los casos más graves o prolongados en el tiempo pueden acusar también problemas oculares como conjuntivitis, ojos secos e irritados, inflamación de los párpados… Es una afección muy característica pues se manifiesta principalmente en la zona de los mejillas, aunque hay pacientes que también presentan rosácea en la barbilla, la nariz o la frente.

¿Qué causa la rosácea?

shutterstock-674660905.jpg

La rosácea es una afección dérmica de la que no está muy claro el origen. Algunos expertos apuntan a que podría deberse a causas genéticas o hereditarias. También puede ser consecuencia de factores medioambientales (largas exposiciones al sol o a elementos como el viento y el frío, así como cambios bruscos de temperatura) o malos hábitos. De hecho, parece ser que el alcohol o tomar habitualmente alimentos picantes puede igualmente provocar su aparición.

Del mismo modo, detrás de la rosácea puede esconderse el uso de algunos cosméticos. Incluso hay medicamentos que favorecen que esta afección cutánea brote en el rostro.

Por último, es menester señalar que episodios de nerviosismo, estrés o ansiedad pueden asimismo desatar su aparición.

↪️ Relacionado: ¿Qué origina la rosácea y cómo podemos controlarla?

¿Cómo evoluciona esta afección de la piel?

La evolución de la rosácea no siempre es lineal, es decir, no siempre pasa por las mismas etapas ni en el mismo orden. Lo que sí parece claro para los especialistas es que, con independencia de la evolución, es una enfermedad que suele agravarse con el paso del tiempo. Por tanto, es indispensable tratarla cuanto antes.

Principalmente, la rosácea suele pasar por cuatro fases o etapas, a saber:

Fase prerrosácea. En esta primera etapa la enfermedad no se manifiesta completamente. El enrojecimiento cutáneo que aparece en la cara es temporal y, en muchas ocasiones, está acompañado por episodios de excesivo calor o grandes sofocos, ya sea a consecuencia del calor, del sol o de un momento emocional complicado. Durante este comienzo la paciente puede notar malestar, escozor e incluso picor cuando se administra cremas (aunque sean simplemente hidratantes) o se aplica maquillaje. También cuando se seca la cara con una toalla o se roza la piel del rostro.

Con el paso de los días, conforme evoluciona la rosácea, el enrojecimiento cutáneo se convierte en un síntoma permanente, así como el escozor o picor de la piel.

Fase vascular. Durante esta fase la inflamación de los vasos sanguíneos superficiales hace que aparezcan en la piel unas delgadas líneas rojas, varices que sobresalen entre el color rosado de la propia piel, el cual se muestra ya más destacado y cuasi permanente. El picor y la sensación de escozor se agravan. La piel tiende a inflamase y pueden aparecer granos de acné relacionados con un exceso de grasa que experimenta la piel de esa zona.

Fase inflamatoria. Los granos de acné pueden derivar en pústulas o en pápulas. Es sumamente importante que se extreme el cuidado y la higiene en la zona donde estos granos han aparecido. La sensibilidad de la piel se incrementa. Además de escozor, se pueden llegar a sentir ligeras molestias que, en los casos más graves, pueden ser dolorosas.

El enrojecimiento de la piel es permanente y puede extenderse a otras áreas del rostro, como la barbilla o la frente, por ejemplo.

Fase severa. Es la peor de todas, por cuanto los síntomas de la rosácea se han agravado, perjudicando la apariencia estética y la rutina normal del paciente. A los síntomas en la piel se unen posibles problemas oculares que requieren la atención de un experto. Algunos, como la inflamación de los párpados, la incapacidad para tolerar la luz o la sequedad ocular pueden ocasionar pérdida parcial de visión. De ahí la necesidad de que, llegado a este extremo, el paciente se ponga en manos de especialistas en el tratamiento de problemas oculares.

shutterstock-712233733.jpg

¿Existen tratamientos para la rosácea?

La medicina estética ha avanzado en el tratamiento de algunas afecciones cutáneas como la cuperosis, la psoriasis y también la rosácea. Al ser una enfermedad crónica, no existe un tratamiento que elimine completamente la rosácea. Pero sí existen métodos que ayudan a mejorar los síntomas y reducir su agresividad.

Entre los tratamientos más empleados para la rosácea hemos de mencionar los siguientes:

  • Peeling químico. El uso del peeling está encaminado a conseguir la descamación de la piel para estimular la producción de nuevas células sanas y, por tanto, de piel nueva.
  • Medicamentos de uso tópico. Son cremas y demás medicamentos de uso tópico, compuestos cuyo elemento principal es el metronidazol o el ácido azelaico. Estos medicamentos buscan mejorar la apariencia de la piel del paciente y reducir las manchas rojas de la cara.
  • Medicamentos orales. Al igual que los de uso tópico, los médicos pueden recetar medicamentos orales que persiguen la mejora de los síntomas. La mayoría de ellos son antibióticos o contienen metronidazol para ser tomado por vía oral.
  • Láser. La terapia con láser es quizá la que mejores resultados está dando, ya que mejora sensiblemente las varices y rojeces asociadas a la rosácea.

Estos tratamientos producen resultados con una duración determinada. En algunos casos, el dermatólogo podrá aconsejar combinar varios de ellos para prolongar los efectos.

En cualquier caso, es importante que sea el médico el que valore cada caso de manera individualizada para poder ofrecer el mejor tratamiento según la gravedad de las lesiones que se presenten y los síntomas que se tengan.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.