Perder peso sin cirugía es posible

Perder peso sin cirugía es posible
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 5 dic 2017 · Actualización: 15 mar 2021

Con las Navidades a la vuelta de la esquina, muchas personas se proponen eliminar los kilos de más para lucir ese vestido que tanto les gusta durante las fiestas. Y después del exceso propio de esas fechas, otro tanto aspira a perder esas tallas que ha aumentado con tanto turrón y comida familiar.

La mayoría de las personas se ponen a dieta sin contar con supervisión médica. Muchas pierden kilos de golpe y luego los recuperan inmediatamente a causa del temido efecto rebote. Otros no notan apenas pérdida de volumen, se rinden y prueban una dieta y otra sin control y sin pensar en las posibles consecuencias que esto tiene para su salud. Los hay que hacen dietas excesivas y peligrosas que ponen en riesgo su integridad. Pero también hay personas que deciden pasar de dietas pensando que solo la cirugía puede devolverles el cuerpo que desean.

Lo cierto es que, aunque existen varias intervenciones quirúrgicas destinadas a eliminar la grasa y el exceso de piel que presentan muchas personas, no es menos cierto que la medicina estética también cuenta con tratamientos innovadores que ofrecen la posibilidad eliminar aquellos kilos que nos sobran a la par que remodelan nuestra figura.

¿Qué tratamientos alternativos a la cirugía existen para bajar de peso?

Los tratamientos más eficaces para la pérdida de peso son los siguientes:

Criolipólisis. Este tratamiento emplea el frío para destruir las células de grasa de manera natural. Es el tratamiento perfecto para acabar con la acumulación de grasa en zonas como los muslos, las cartucheras, el abdomen y los flancos.

Ultra Lift HIFU. Gracias a los ultrasonidos focalizados de gran intensidad que utiliza este método, se consigue reducir el volumen y favorecer la pérdida de peso a la par que se tensan los tejidos.

shutterstock-597045872.jpg

Mesoterapia. La mesoterapia es un tratamiento muy eficaz para disolver las células adiposas; estas se eliminan de manera natural a través del sistema linfático. Por medio de la inyección de vitaminas, se actúa con diligencia en aquellas zonas en las que sea necesario perder volumen y grasa.

Radiofrecuencia. Junto a la mesoterapia, la radiofrecuencia es otro archiconocido tratamiento empleado de manera satisfactoria para perder peso. Este método emplea ondas electromagnéticas de alta frecuencia que calientan las células de grasa de la piel. Como el resto de tratamientos mencionados, mientras el paciente descubre que su peso desciende, verá cómo el tratamiento reactiva también la circulación, drena el cuerpo y mejora la piel debido a que incrementa la producción de colágeno.

D-finitive Evo. Este sistema combina distintos tratamientos en uno para conseguir los efectos deseados: vacuumterapia de rotación progresiva, radiofrecuencia multipolar y endotermia estática. El paciente conseguirá perder peso y volumen, remodelar la figura y reafirmar y tensar la piel. Además, pone punto final a la celulitis.

Qué duda cabe de que cualquier tratamiento para perder peso requiere del control exhaustivo por parte de un médico especializado en nutrición y dietética. Solo de este modo se conseguirá un adelgazamiento seguro y se minimizarán las posibilidades de que se cojan de nuevo los kilos perdidos, es decir, de que se produzca ese efecto rebote que tanto temor tienen aquellos que han eliminado su exceso de peso.

↪️ Relacionado: Criolipólisis, lipoescultura no quirúrgica de las adiposidades localizadas

¿Qué ventajas tienen estos tratamientos?

Evitar la cirugía en los tratamientos de pérdida de peso conlleva muchas ventajas:

  • No suponen hospitalización.
  • El paciente podrá retomar su rutina normal tras la realización de las sesiones, sin bajas ni días de reposo.
  • No hay proceso de posoperatorio y la recuperación de los tratamientos no suelen ser molestas ni dolorosas.
  • Son tratamientos mínimamente invasivos.
  • El proceso de pérdida de peso es gradual y seguro. El cuerpo del paciente se habitúa a su nuevo ritmo.
  • La pérdida de peso se produce en aquellas zonas que el paciente necesita.
  • Los tratamientos estéticos mejoran la piel, combaten la flacidez, favorecen la producción de colágeno y elastina, y aportan hidratación.
  • Se emplea la última tecnología para conseguir resultados eficaces y satisfactorios.
  • La mayoría de los tratamientos mejora, e incluso elimina, la celulitis mientras ayuda de reducir volumen y peso.
  • No implican tomar medicamentos para paliar molestias o ingerir antibióticos para combatir posibles infecciones.
  • No quedarán cicatrices evidentes que recordarán su paso por el quirófano.
  • Tienen menos riesgos que someterse a una operación, por muy segura que sea esta.
  • Existen menos posibilidades de que se produzcan efectos secundarios o reacciones adversas que compliquen el tratamiento o que afecten a los resultados del paciente.

¿Cómo mantener el peso alcanzado?

shutterstock-313396169.jpg

Practicar ejercicio físico de manera continuada y seguir una alimentación sana son vitales para mantener la figura tras la pérdida de peso. En primer lugar, es importante que el paciente cambie los hábitos de vida anteriores y sustituya la vida sedentaria por el ejercicio físico. No se trata de que vaya al gimnasio por obligación o de que corra todos los días. Unos sencillos cambios, como caminar diariamente en lugar de coger el coche o sustituir el ascensor por las escaleras, ayudarán a que los kilos perdidos no se vuelvan a coger.

↪️ Relacionado: Cómo perder 4 kilos en un mes sin volver a recuperarlos

En segundo lugar, hay que apostar por una dieta variada y equilibrada. Ello no quiere decir que se deba comer poca cantidad de comida o que estén prohibidos los dulces, por ejemplo. Pero sí se deberá prestar atención a los alimentos que toma. Es aconsejable que el paciente aumente el consumo de frutas y verduras, así como de fibra y legumbres. A la par, tendrá que reducir la ingesta de alimentos ricos en grasa o azúcares, lo que no implica que de vez en cuando pueda darse un capricho y tomar un trozo de tarta.

Estos cambios ayudarán a mantener el peso alcanzado, evitarán que lo vuelva a coger y preservará los otros efectos conseguidos con los tratamientos anteriormente descritos, esto es, mejorará la circulación, conservará la piel tersa e hidratada y mantendrá la celulitis a raya.

Recuerda que para que la pérdida de peso no ponga en riesgo tu salud debe exigir el seguimiento médico de un experto en nutrición y dietética. Este profesional te recomendará el mejor tratamiento a seguir y vigilará que las sesiones se desarrollen en un entorno clínico seguro.

↪️ ¿Te interesa alguno de estos métodos? ¿Has probado algún otro? Toda información sobre estética será más que bienvenida en nuestro foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.