3 consejos para bajar la hinchazón de una abdominoplastia

3 consejos para bajar la hinchazón de una abdominoplastia
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 5 ene 2018 · Actualización: 18 jun 2021

Cuando nos sometemos a una operación de cirugía estética queremos que los resultados sean visibles rápidamente. Por eso, muchas veces nos desanimamos cuando vemos que pasan los días y que la hinchazón impide disfrutar del tan ansiado cambio.

Es completamente normal tener deseos de mejorar, de verse a gusto consigo mismo. Y también es normal sentir desazón con los efectos secundarios propios de cualquier intervención de cirugía estética. A nadie le gusta operarse y ver que le esperan semanas viendo los hematomas y la hinchazón de la operación. Todos queremos disfrutar de los resultados ya, pero eso es prácticamente imposible.

Aceptar que esas molestias forman parte del proceso de recuperación de una cirugía debe ser el primer paso para no frustrarnos durante el posoperatorio y las semanas de baja. Y aunque sea imposible eliminarlos, sí podemos tratar de reducir sus efectos para que se noten menos.

Es el caso de la abdominoplastia, intervención que extrae el exceso de grasa y piel de la zona baja y media del abdomen. Es normal que, después de la operación, el paciente tenga la zona hinchada, así como también es normal que aparezcan hematomas junto a la cicatriz. Piensa que no solo se extrae piel y grasa, sino que también se tensan los músculos abdominales, y ello genera una inflamación cuya recuperación lleva su tiempo.

Normalmente, estos efectos puedan durar entre 30 y 60 días, aunque pueden alargarse con facilidad hasta los tres meses. Y eso siempre y cuando solo nos hayamos sometido a una abdominoplastia. Si hemos aprovechado el quirófano para hacernos otros arreglos, el proceso se puede alargar.

Por supuesto, también hay otros factores que condicionarán la hinchazón abdominal, como si se han producido complicaciones durante la operación o el posoperatorio, el historial clínico del paciente, su edad, el ritmo de vida que llevaba antes de la cirugía, si la abdominoplastia es completa o se ha practicado una miniabdominoplastia, la cantidad de grasa y piel a eliminar…

Pero no hay que desanimarse, ya que podemos intentar que la hinchazón baje de manera más rápida con estos tres consejos.

↪️ Relacionado: Tipos de abdominoplastia, ¿cuál es la más acertada en cada caso?

recomendaciones cirujano tras abdominoplastia

Sigue al pie de la letra las indicaciones dadas por el cirujano

Muchas veces queremos ver resultados efectivos en poco tiempo y acabamos pasando por alto algunas recomendaciones que nos da el médico o pensamos que ya estamos bien para realizar una actividad cuando no es así. Y las consecuencias de estos actos pueden ser importantes, desde sangrado hasta problemas de cicatrización o que se abran los puntos. Por eso, es sumamente importante seguir todas y cada una de las directrices marcadas por el cirujano para nuestra recuperación.

En el caso de la abdominoplastia, estos consejos incluirán el uso de una faja o vendaje de compresión durante, al menos, un mes. El objetivo de esta faja abdominal es controlar precisamente eso, la hinchazón, a la par que contribuye a mejorar la circulación de esa zona del cuerpo y mantener sujeto y estabilizado el abdomen. Su uso ayudará a que la recuperación sea más rápida, a que discurra correctamente, sin problemas ni complicaciones posteriores y, por tanto, a que los resultados de la operación sean mejores.

↪️ Relacionado: Beneficios de las fajas postquirúrgicas

Nada de tumbarte en la cama hasta que estés completamente recuperado

Obviamente, todo depende de la intervención que se haya realizado. Pero, por norma general, los médicos aconsejan realizar ejercicio tranquilo al cabo de unos días. Con ejercicio tranquilo queremos decir caminar manteniendo un ritmo pausado y tranquilo.

Moverse es fundamental para agilizar el proceso de recuperación. Mejora la circulación, lo que impide que se puedan formar coágulos y complicar el resultado. Por eso, los médicos siempre recomiendan que, pasados los días obligatorios de reposo absoluto, el paciente se mueva poco a poco, hasta que vaya recuperando su actividad. Eso sí, siempre con la faja abdominal puesta.

Pero moverse no implica hacer deporte, coger objetos de peso, agacharse… Esos ejercicios deben evitarse para no tensar los músculos de la zona operada. Y lo mismo sucede con la incorporación al trabajo. Tras la baja, podremos realizar nuestra actividad normal con precaución, siempre que nuestro trabajo no sea incompatible con el proceso de recuperación. Por ejemplo, si trabajamos en una oficina, el médico podrá dar el alta y podremos incorporarnos a nuestro puesto de trabajo. Pero si trabajamos en hostelería o estamos con niños pequeños, por poner solo dos casos, entonces tendremos que alargar la baja.

Cuida tu alimentación, come sano

comer sano tras abdominoplastia

No nos cansamos de decirlo: una alimentación sana y equilibrada es vital para cuidar nuestra salud y prevenir muchas enfermedades asociadas al sedentarismo y el exceso de grasas y azúcares. Si esos consejos son importantes cuando estamos sanos, ¡imagínate cuando hemos pasado por el quirófano y tenemos que recuperarnos después de una operación!

Si no llevábamos una dieta sana y saludable antes, esta puede ser la oportunidad que necesitamos para reeducar nuestra alimentación. No solo hará que nos recuperemos antes, sino que este proceso discurrirá mejor, ya que muchos alimentos empeoran los resultados. Es el caso, por ejemplo, de los alimentos ricos en sal, que ayudan a retener líquidos. Para bajar la hinchazón, durante este mes es mejor evitarlos, o, en su defecto, reducirlos de manera significativa. Por eso, nada de sal y nada de productos que puedan abusar de ella, como los precocinados y la comida congelada.

Para perder líquido y que la inflamación abdominal baje lo mejor es centrar nuestra dieta en el consumo de frutas y verduras. Además, la composición nutricional de estos alimentos beneficiará nuestra recuperación, puesto que recobraremos las fuerzas perdidas a causa de la operación y el posoperatorio.

Esta dieta sana y equilibrada la complementaremos con la ingesta de agua. Solo agua, nada de una cervecita (aunque sea sin alcohol) o una lata de refresco, por muy bien que nos encontremos y por muchos días que hayan pasado desde la intervención. Durante todo el tiempo que dure la recuperación, y hasta que así lo dictamine el cirujano, nuestra única bebida será el agua. Además de ser buena para la salud, facilita la recuperación y nos ayuda a perder líquidos y, con ello, a disminuir la hinchazón.

Por supuesto, cada persona es única y estos consejos son generales. Será tu cirujano el que mejor valore cómo discurre tu recuperación y los cuidados a seguir para que esta sea los más rápida y efectiva posible, y puedas lucir feliz tu barriga.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.