Ritidoplastia, ritidectomía o lifting facial

Ritidoplastia, ritidectomía o lifting facial
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 5 dic 2017 · Actualización: 18 mar 2020

La edad no perdona. El paso de los años deja secuelas en nuestra piel, así como actos tan cotidianos como reír, llorar o hablar. Para acabar con estas arrugas, la ritidoplastia o estiramiento facial es la mejor alternativa.

Pero no solo hablamos de arrugas. Aunque los efectos más visibles del envejecimiento sean estas huellas aparecidas en la dermis, la flacidez cutánea es otro síntoma que evidencia que cumplimos años. Por eso, la medicina estética se encuentra continuamente innovando para poder ofrecer soluciones eficaces para contrarrestar los signos del envejecimiento en nuestra piel.

Una de esas soluciones eficaces viene de la mano del estiramiento facial, también conocido como ritidoplastia o ritidectomía.

¿Qué es la ritidectomía?

La ritidectomía no es más que un lifting facial, un estiramiento de la piel del rostro para eliminar arrugas y acabar con los efectos de la flacidez cutánea. Para ello, el cirujano realizará una serie de incisiones en distintas zonas del rostro que están escondidas, como detrás de las orejas y en el cuero cabelludo. De este modo, podrá estirar la piel y eliminar aquella que sobra sin que se noten las cicatrices.

Si la piel del cuello también muestra signos de flacidez o exceso de grasa debajo de la barbilla, el médico puede practicar una liposucción en esta zona antes de estirar la piel del cuello y eliminar la sobrante.

ritidectomía
Ritidectomía

Lo bueno de la ritidoplastia es que no es necesario que el estiramiento facial sea completo. Podemos estirar la piel y los tejidos solo de aquellas áreas de la cara y del cuello que deseemos. Así, podemos someternos a un lifting facial completo, pero también a uno medio (centrado en la zona de los pómulos y los párpados), inferior (que retocará el cuello y la papada, así como la zona inferior de la cara), etc.

Una particularidad de la ritidectomía es la posibilidad de hacer una intervención mini, conocida también como de fin de semana debido a la rapidez del proceso, del posoperatorio y de los resultados. Este miniestiramiento facial se centra en zonas concretas de la cara, como los párpados, los pliegues de la nariz, la barbilla… El cirujano no actúa de manera completa, sino solo para estirar la piel de esa zona determinada. Al ser un área más pequeña, las incisiones son también más pequeñas, lo justo para introducir el aparato endoscópico con el que trabajará el especialista.

Por último, la ritidoplastia se puede completar con la colocación de hilos tensores, que mantendrán los tejidos sujetos y reforzará los efectos del estiramiento.

A tenor de la diversidad de intervenciones posibles, dependiendo de qué tipo de estiramiento queramos realizar, el cirujano empleará anestesia local, sedación o anestesia general.

Resultados y posoperatorio

Una vez finalizada la ritidectomía, el cirujano propondrá una serie de consejos para hacer menos molesta la recuperación. Este profesional habrá colocado un vendaje en la cara para bajar la inflamación posterior a la cirugía, así como un tubo de drenaje para evitar la retención de líquidos.

Una vez ya en casa, recomendará que, durante los dos primeros días, el paciente mantenga la cabeza ligeramente levantada cuando esté tumbada y se aplique hielo en la zona. El objetivo es reducir la hinchazón.

Para evitar el riesgo de hemorragia, deberá guardar reposo varios días: nada de agacharse o levantar peso, pues este esfuerzo puede ser contraproducente para el paciente. Nada de practicar ejercicio y, por supuesto, nada de exponerse directamente al sol. Si todo marcha correctamente, después de 15 días puede hacer su rutina con cierta normalidad e incorporarse al trabajo.

Además de la inflamación de la cara, es normal que aparezcan hematomas o que se sienta la zona entumecida. Como decimos, ambos efectos secundarios son completamente frecuentes y desaparecen por sí solos al cabo de varios días. Los hematomas incluso pueden acompañarnos un par de semanas, así que no debemos preocuparnos.

Por supuesto, está prohibido la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco, pues podrían interferir en la recuperación. A fin de evitar problemas de coagulación, el paciente no podrá tomar aspirinas durante los días inmediatamente posteriores a la operación. Para paliar las molestias, solo podrá tomar aquellos medicamentos que el cirujano haya recetado.

Al cabo de varias semanas, como resultado del estiramiento facial, la piel de la cara lucirá tersa e hidratada, y habremos rejuvenecido unos cuantos años. Los cambios producidos con la ritidoplastia no se notan inmediatamente, sino que, como sucede con la mayoría de intervenciones de cirugía estética, debemos esperar unos meses a que la inflamación y la curación de las cicatrices permitan vislumbrar los resultados.

Resultados ritidectomía
Resultados ritidectomía

¿Puedo someterme a una ritidoplastia?

El estiramiento facial está recomendado en hombres y mujeres que ya acusen los efectos de la edad, como arrugas, piel flácida, exceso de piel y/o de grasa en el cuello, etc. Por norma general, cualquier persona que presente estos síntomas y tenga una edad comprendida entre los 30 y los 50 años puede someterse a un lifting facial, aunque la valoración del cirujano puede determinar realizar esta intervención en pacientes más jóvenes o mayores de 50 años.

Como la mayoría de las operaciones de cirugía estética, la ritidectomía está contraindicada en mujeres embarazadas o que se encuentren amamantando. Tampoco se aconseja en pacientes con problemas de cicatrización, enfermedades cutáneas, problemas cardiovasculares, alteraciones respiratorias, etc. Ante la duda, consulta al cirujano para que analice tu caso y valore si eres buena candidata para esta operación.

↪️ Relacionado: "French touch", el rejuvenecimiento facial con resultados naturales

¿Está exenta de riesgos?

Por muy sencilla que sea la operación, ninguna intervención está exenta de riesgos. De ahí que solo debamos confiar en médicos especializados en cirugía estética con experiencia en este tipo de operaciones. Los riesgos siempre están ahí, pero si hemos confiado en un profesional experimentado en este tipo de cirugía, dichos riesgos se reducen.

Aun así, es menester indicar los problemas que pueden derivarse de la ritidectomía: mala cicatrización, lesión de los nervios faciales, entumecimiento facial prolongado, infección, problemas cutáneos, caída del cabello, decoloración de la piel, reacciones a la anestesia, etc.

↪️ ¿Quieres saber más sobre el estiramiento facial o ritidoplastia? Entra en nuestro foro y plantea todas tus dudas.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.