¿Cómo se retiran los biopolímeros?

¿Cómo se retiran los biopolímeros?
Por Multiestetica.com
30 nov 2017

Algunos profesionales especializados en medicina y cirugía estética asisten a pacientes que acusan efectos secundarios debido a la inyección de biopolímeros, un material que se ha empleado como relleno estético y que genera muchos problemas, algunos de ellos sumamente complicados de corregir.

¿Qué son los biopolímeros?

Los biopolímeros son moléculas naturales que están dentro de los seres vivos. Pero también son materiales sintéticos que, durante algunos años, se emplearon para el relleno de determinadas zonas del cuerpo, como la cara o los glúteos, aunque también se ha usado en manos, gemelos, labios… hasta en la nariz. Al no ser un material compatible, el cuerpo reacciona a la presencia de este compuesto alógeno generando una respuesta inflamatoria o granulomatosa en la zona que encapsula al material para aislarlo del cuerpo. Este encapsulamiento origina bultos, conocidos como granulomas, que se aprecian tanto a simple vista como al tacto, y zonas endurecidas que acaban en fibrosis, esto es, en endurecimiento de la zona de alrededor como consecuencia del desarrollo excesivo de nuevo tejido conectivo.

Por si todo ello fuera poco, el paciente también puede desarrollar otros efectos secundarios igual de molestos, como enrojecimiento, ardor en la zona, picor excesivo, dolor; algunos de ellos pueden llegar a ser muy peligrosos para su salud, como las infecciones o la necrosis de los tejidos, e incluso pueden provocar embolias. Además, en ocasiones, se producen migraciones de estos compuestos a otras partes del cuerpo, que también se ven afectadas por los biopolímeros.

Como no podía ser de otro modo, todo ello afecta de manera importante a la salud del paciente y a su autoestima.

bio2.jpg

¿Cómo actuar si tenemos biopolímeros?

Si los compuestos han causado molestias o se ha producido algún efecto secundario debes acudir lo más pronto posible a un médico estético para que valore tu situación y determine la posible incidencia de este material y si es posible retirarlo. Como ya hemos apuntado, no se puede extraer en todos los casos, así que el especialista tendrá que estudiar las posibilidades que existen de manera personalizada. Para ello, realizará una resonancia magnética que le permitirá comprobar el estado de los biopolímeros y las zonas afectadas por los mismos, es decir, si se han desplazado y también afectan a otras áreas, como los muslos, por ejemplo, en el caso del relleno en glúteos.

Pero también puede darse el caso de que un paciente no muestre síntomas. Si ello es así, es recomendable acudir, ya sin prisa, al médico para que confirme que la sustancia no ha ocasionado reacciones adversas y que se encuentra en su lugar. En estas situaciones, la mayoría de los cirujanos estéticos evitan la retirada del compuesto, porque la intervención podría ocasionar algún daño. De este modo, el seguimiento médico y la vigilancia ante la aparición de posibles síntomas en el futuro son las mejores opciones.

↪️ Relacionado: Biopolímeros, qué son, dónde están y cómo retirarlos

¿Cómo se retiran los biopolímeros?

Si el cirujano ve factible la extracción de este compuesto, porque el biopolímero no afecte a nervios, músculos, órganos o tejidos de difícil acceso, entonces procederá a su retirada. Se trata de una cirugía reconstructiva que se practica a aquellos pacientes que cuentan con buen tono de piel y con una buena estructura ósea y muscular. Además, al ser una cirugía plástica, el peso también es importante. Por eso, el médico recomienda que los sujetos que deseen someterse a ella deben estar dentro de su peso, con variaciones en el mismo que no sean superiores al 30%. Por último, tanto la valoración del cirujano como el historial médico y los resultados de las analíticas realizadas serán igualmente determinantes para decidir si la persona puede o no someterse a una operación estética.

En función de dónde se encuentre la sustancia inyectada el procedimiento varía. Cada intervención es personalizada y se adapta siempre a la situación de cada persona. Vamos a hablar de cómo sería, en líneas generales, la cirugía para la extracción de biopolímeros cuando estos se localizan en las zonas más habituales, es decir, en los glúteos, la nariz y la cara.

La extracción del material alógeno de los glúteos se lleva a cabo mediante una intervención quirúrgica que puede durar unas dos o tres horas en la que se emplea anestesia epidural, lo que implica que no le darán el alta hasta el día siguiente, siempre y cuando todo discurra con normalidad. El cirujano practicará una serie de incisiones, aprovechando los pliegues naturales del cuerpo o las áreas no visibles, para retirar el biogel. Con la ayuda del instrumental médico, tratará de separar el material de los tejidos a los que se encuentra adherido para poder sacarlo del cuerpo. El objetivo es extraer la mayor cantidad posible. Si no ha habido migración, la retirada puede realizarse en una sola operación, pero si se constata desplazamiento, es posible que sea necesario realizar otra intervención posterior.

Después, el médico llevará a cabo la reconstrucción de la zona afectada por la deformación provocada por los biopolímeros. Es importante que el paciente sea consciente en todo momento de la complejidad del procedimiento y que sea realista con los resultados, ya que estos dependerán de la deformidad que haya causado el relleno y de la estructura anatómica que presente esa persona.

bio1.jpgAl cabo de tres días el médico retirará el vendaje compresivo, aunque el paciente tendrá que llevar una faja durante un mes; después de una semana, quitará los drenajes, y a la semana siguiente, los puntos que no sean reabsorbibles. La recuperación durará unas tres semanas y tendrá que limitarse el movimiento. Hacia el décimo día, el paciente podrá dar pequeños paseos y andar, pero siempre con precaución.

Si los biopolímeros se encuentran en la nariz, la intervención es bastante similar. Se busca retirar la mayor cantidad posible y reconstruir la nariz, aunque el paciente debe ser realista con dicha reconstrucción, pues no siempre mejora la apariencia. La duración de la operación es similar y también se emplea la misma anestesia. Tras la cirugía se colocará un yeso, que tendrá que llevar una semana. Cuando vaya a retirárselo, el cirujano le quitará también los drenajes. El proceso de recuperación es inferior a la operación de los glúteos. De este modo, al cabo de una semana el paciente podrá reincorporarse a su rutina laboral, aunque ello dependerá del tipo de trabajo que desarrolle, y después de dos semanas podrá conducir.

Por último, la retirada del biogel en la cara es algo más compleja. Además de epidural, el cirujano suele usar sedación endovenosa para conseguir la relajación completa del paciente, e incluso emplear anestesia general. Como en los casos anteriores, los resultados finales de la reconstrucción dependerán del estado en el que se encontraba la cara, de si hay desplazamiento, etc. En este caso, las cicatrices tienden a localizarse en zonas poco visibles, espacios interiores o áreas escondidas por el cuero cabelludo.

La recuperación también dura tres semanas; pasados los primeros siete días, se retiran los drenajes, y después de dos semanas, los puntos de sutura. Como con la operación de extracción de biopolímeros en la nariz, si el trabajo del paciente no es exigente, podrá reincorporarse al cabo de 10 días, aunque tendrá que guardar reposo y cuidar muchos sus movimientos durante el periodo que dure la recuperación.

↪️ ¿Tienes biopolímeros? ¿Te los tienes que retirar? ¡No estás sola! En el foro encontrarás a otras personas como tú

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.