Recomendaciones para una labioplastia

Recomendaciones para una labioplastia
Por Multiestetica.com
20 dic 2017

Hasta hace unos años la cirugía íntima femenina era prácticamente una desconocida, pero a día de hoy cada vez son más las mujeres que se animan a operar esta zona para sentirse mejor consigo mismas e incluso para mejorar su estado físico.

La labioplastia consiste en un proceso quirúrgico a través del cual se reduce el tamaño de los labio menores, mejorando así el aspecto de la zona. Esta operación se solicita por motivos estéticos, pero también por motivos de salud, y es que unos labios menores demasiado desarrollados pueden ser fuente de importantes molestias.

El desarrollo de los labios menores puede deberse a múltiples causas: factores hormonales, partos, enjevecimiento, inflamación local crónica por la práctica de ciertos deportes (hípica, bicicleta…), enfermedades, etc. En algunos casos ese exceso de piel provoca importantes molestias en la vida cotidiana e incluso al mantener relaciones sexuales, lo que hace que la operación sea muy necesaria.

↪️ Relacionado: La labioplastia, la cirugía íntima más demandada

¿Cómo es la intervención?

Se trata de un proceso ambulatorio muy sencillo de llevar a cabo, solo se emplea anestesia local. La operación puede llegar a durar hasta dos horas, en función de la modificación estética que se vaya a llevar a cabo. La paciente se va a casa una vez finalizada la intervención y poco a poco puede ir recuperando sus actividades rutinarias.

Lo que se hace es eliminar el exceso de piel en los labios menores, corrigiendo las asimetrías que puedan existir. La sutura se hace con hilo reabsorbible, que se desprende en un plazo de dos a tres semanas.

Dado que el tejido de los labios menores es mucoso, pasadas unas semanas desde la operación no queda ni rastro de que se haya llevado a cabo una intervención quirúrgica en esta zona. La cicatriz llega a desaparecer completamente con el paso del tiempo.

A pesar de ser una operación sencilla existen ciertos riesgos que son comunes en prácticamente todas las intervenciones quirúrgicas, como complicaciones debido a sangrados, infecciones y problemas de cicatrización.

Elegir a un buen profesional para llevar a cabo la labioplastia y seguir los consejos de cuidados posoperatorios dados por el especialista son las mejores maneras de evitar posibles complicaciones.

Lo que hay que tener claro es que la labioplastia no afecta a la sensibilidad de la zona, ya que los nervios de los genitales externos no discurren por los bordes de los labios menores, que es el área en la que se interviene.

↪️ Relacionado: Los 3 tratamientos de cirugía íntima femenina más demandados

Preparación de la operación

labioplastia.jpg

Para que el proceso sea todo un éxito conviene comenzar a prepararse unos días antes de pasar por quirófano. Como es lógico, la paciente pasará por una exploración ginecológica y se practicarán análisis y pruebas para verificar que su estado de salud es adecuado para someterse a la intervención.

Pero, además, conviene que la paciente tome algunas precauciones, como no tomar aspirinas o medicamentos con salicilatos en la semana previa a la intervención (tampoco después), y no fumar o reducir de forma notable el tabaco en el mismo período.

Los días antes de la operación la zona debe lavarse con jabón normal, evitando los geles antibacterias.

El día de la operación hay que utilizar ropa cómoda que no vaya a provocar después roce en la zona intervenida.

Como siempre que se va a entrar en quirófano, no hay que llevar joyas ni nada de maquillaje, incluido el pintauñas.

¿Qué esperar después de la operación?

Las molestias posteriores a la operación dependen mucho de cada mujer y del nivel de inflamación de la zona. Es normal que en las 48 horas siguientes la zona se inflame y aparezcan hematomas. Dicha inflamación puede provocar molestias a la hora de caminar, por eso se recetan analgésicos y antiinflamatorios, para que las molestias sean las menos posibles.

Lo recomendable es que la paciente haga un reposo relativo durante un par de días a fin de reducir el riesgo de inflamación, evitando en todo caso los esfuerzos brutos. El uso de ropa cómoda y amplia durante los primeros días ayuda a evitar los roces e irritaciones.

En cuanto a la higiene, mejor lavar la zona con agua fría o tibia y secar sin arrastrar la toalla, con pequeños toquecitos.

Es normal que durante las 48 horas siguientes a la operación pueda aparecer algo de fiebre e incluso pequeños sangrados o secreciones sanguinolentas en la zona de la cicatriz. Para aliviar las molestias y la hinchazón, se puede aplicar frío seco, pero nunca hielo.

Durante el postoperatorio se recomienda hidratarse bien con agua y zumos. Se deben evitar las bebidas con gas, el alcohol, el té y el café. Es más que recomendable incrementar la ingesta de vitamina C y optar por una dieta rica en proteínas.

Por supuesto, la paciente debe tomar la medicación en el tiempo y la forma indicadas por el especialista. Si las molestias no remiten con la medicación prescrita, o incluso se agravan, hay que contactar inmediatamente con el médico, sin recurrir a la automedicación, pues puede afectar de forma seria al proceso de recuperación.

Lo normal es que en un período de entre dos y tres días la paciente pueda volver a hacer su vida con plena normalidad, a medida que las molestias en la zona van desapareciendo. Eso sí, durante el mes siguiente a la intervención debe abstenerse de llevar a cabo demasiados esfuerzos y de mantener relaciones sexuales que impliquen contacto con la zona operada.

Seguir al pie de la letra las indicaciones dadas por el especialista es la mejor manera de conseguir una recuperación que sea lo más rápida y satisfactoria posible.

shutterstock-669170716.jpg

Labioplastia y relaciones sexuales

Al ser una intervención que afecta directamente a la zona genital, la paciente debe abstenerse de cualquier tipo de relación íntima que implique manipulación o contacto del área operada. El período de abstención depende mucho de cómo se desarrolle el proceso de recuperación.

En algunos casos, pasado un mes desde la intervención, las pacientes pueden mantener relaciones sexuales, aunque en otros casos se puede notar dolor en la zona debido al endurecimiento de la cicatriz. Algunas veces es necesario esperar varios meses.

Será el especialista el que indique a la paciente si el estado de la zona permite, o no, mantener relacione sexuales.

↪️ Otras chicas han pasado por las mismas dudas y miedos. Habla con ellas en nuestro foro

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.