Métodos para tratar los siringomas y xantelasmas

Métodos para tratar los siringomas y xantelasmas
Por Multiestetica.com
18 nov 2016

La piel de los niños y de los adultos puede llegar a sufrir una gran variedad de patologías. Afortunadamente, la mayoría de ellas no producen molestias más allá del daño estético, que en muchos casos puede llegar a corregirse.

Los siringomas son pequeños tumores benignos que aparecen en la piel. Su aparición está relacionada con los conductos intraepidérmicos de las glándulas sudoríparas ecrinas. Pueden hacer acto de presencia en cualquier parte del cuerpo, pero la región más habitual en la que suelen aparecer es en la región periorbital.

Los siringomas son pequeños bultos de entre 1 y 5 mm de diámetro que suelen distribuirse de forma simétrica, pueden tener una coloración igual a la de la piel o un tono algo más blanquecino. Por lo general cursan sin ningún tipo de síntoma.

Las xantelasmas son acumulaciones de lípidos en la piel de los párpados que se manifiestan en forma de placas de tono amarillento. Aunque pueden llegar a aparecer en personas sanas, la mayoría de las veces la aparición de los xantelasmas está relacionada con trastornos del metabolismo lípidico como la cirrosis biliar, la diabetes o la hipercolesterolemia.

¿Qué métodos permiten eliminar los siringomas y xantelasmas?

En ambos casos el tratamiento más eficaz es el láser de CO2, que se lleva a cabo en tres pasos:

En un primer paso, el láser vaporiza las capas de tejido hasta llegar a la raíz, así se previene la reaparición de estas patologías.

En un segundo paso, el láser aplica su energía térmica sobre el tejido dañado con extrema precisión para evitar dañar la piel sana.

El tercer paso consiste en la coagulación de la zona en la que estaba el tejido afectado para evitar el sangrado y mejorar la cicatrización.

Cada sesión con láser de CO2 tiene una duración de 10 a 20 minutos y no suele ocasionar ninguna molestia al paciente, ya que previamente se aplica un anestésico local.

Al tratarse de lesiones cutáneas que no suelen ser grandes, lo habitual es que una o dos sesiones con láser CO2 sean suficientes para eliminar los siringomas y las xantelasmas.

Para favorecer una buena recuperación y evitar que la lesión pueda volver a reproducirse, es esencial seguir las indicaciones de cuidado dadas por el especialista.

En estos casos se aconseja lavar la zona tratada con limpiadores, aseando suavemente y sin frotar ni al lavar ni al secar. También hay que usar además un pañuelo limpio cada vez que se vaya a secar la zona tratada. Tras la limpieza, hay que aplicar crema entre dos y tres veces al día.

La curación de la lesión tras el tratamiento con láser suele darse en un plazo de entre 8 y 16 días. Dado que se trata de una intervención sencilla y no invasiva, tras el tratamiento con láser el paciente puede volver a hacer vida normal de forma inmediata, siguiendo siempre las indicaciones de cuidado dadas por el especialista.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!