Mamoplastia de aumento con anestesia local

Mamoplastia de aumento con anestesia local
Excelente labor que ha sido reconocida por la Sociedad Española de Senologia y Patologia Mamaria; es miembro de diferentes asociaciones. Especialista en tratamientos estéticos.
Creación: 24 oct 2013 · Actualización: 29 nov -1

La mamoplastia de aumento con anestesia local es un procedimiento quirúrgico que consiste en la introducción de una prótesis mamaria apropiada según las características morfológicas del paciente, igual que se hace cuando se opera con anestesia general.

El abordaje más aceptado actualmente es a través de una pequeña incisión en la areola mamaria o surco submamario, cuya cicatriz será apenas perceptible. La cirugía apenas dura dos horas y la incorporación a la vida cotidiana es variable entre 2 y 7 días.

El tipo de anestesia y la elección de anestesia local depende principalmente de la paciente, aunque la mayor parte de las mujeres prefieren una anestesia local con sedación que anestesia general.

La forma y el tamaño de las prótesis precisan de una visita personalizada. Esta cirugía goza de gran aceptación y los resultados son definitivos, inmediatos y con muy bajo índice de complicaciones, con alta hospitalaria en pocas horas de la cirugía.

Riesgos y complicaciones

Cualquier cirugía entraña riesgos. Si bien siguiendo un protocolo, valorando las indicaciones y contraindicaciones, los riesgos y complicaciones son mínimos. Estos son algunos síntomas secundarios que se pueden dar tras un aumento de mamas:

  • Hematomas: La incidencia de esta complicación es muy baja, más frecuente cuando se coloca la prótesis debajo del músculo. Golpes de tos violenta, movimientos bruscos, levantamiento de pesos, vómitos tras la cirugía, vendaje poco compresivo...son algunos hechos que pueden propiciar el hematoma. Normalmente es una complicación que aparece de forma inmediata. Si apareciera un hematoma importante en el post-operatorio inmediato, puede requerir su evacuación quirúrgica.
  • Infección: Siempre se procede a una profilaxis antibiótica en quirófano, además de seguir el protocolo de asepsia para evitar la infección. En caso de que se contamine el implante, es necesaria su explantación.
  • Cicatriz visible: En el aumento mamario habitualmente se esconde la cicatriz en la transición de la areola con la piel circundante a modo de un semicírculo, siendo apenas perceptible. En algunas circunstancias, puede ser más visible de lo habitual: areolas pequeñas, implantes grandes respecto al tamaño de la areola, tendencia a los queloides, etc. En estos casos, la mejor elección sería la vía del surco submamario, donde la cicatriz será de mejor calidad.
  • Trastornos de la sensibilidad: Puede existir una disminución de la sensibilidad o acorchamiento de la areola mamaria si se introdujo la prótesis por la areola. Este trastorno de la sensibilidad en la mayoría de los casos es transitoria y se recupera en pocos meses. No hay modificación de la sensibilidad areolar si la vía de entrada es por el surco submamario. La pérdida de sensibilidad permanente es excepcional y puede estar relacionado con variaciones anatómicas de las terminaciones nerviosas.Asimetría: La asimetría forma parte de la naturaleza. La diferencia después del aumento suele permanecer. En algunas ocasiones puede corregirse adaptando el tamaño de las prótesis con el fin de buscar la simetría.
  • Pliegues o ripling: Pueden apreciarse pliegues debajo de la piel en pacientes especialmente delgadas, que evidencian los pliegues propios de la prótesis. Las prótesis actuales, de gel de silicona más “cohesivo", producen menos pliegues.
  • Rotura del implante: Habitualmente asociado a traumatismos importantes o al desgaste propio de la prótesis. La vida media de las prótesis modernas se estima en más de 12 años, aunque posiblemente sean muchos más. Las prótesis de poliuretano tienen una vida mucho más larga. La clínica de la rotura suele ser asintomática o, en todo caso, evidenciarse por una asimetría o distorsión importante. La rotura protésica requiere la retirada de la prótesis, con sustitución o no.
  • Contractura capsular: La colocación del implante provoca en el organismo una reacción extraña aislándola del organismo, creando un envoltorio que llamamos cápsula. Por tanto, todas las prótesis se encapsulan. Dependiendo del grado de encapsulamiento, actuaremos o no. Cuando el encapsulamiento distorsiona, deforma, produce dolor o limitación del movimiento, deberemos corregirlo. Retirar la cápsula deformante y colocar la prótesis más pequeña o en ubicación subpectoral puede ser el tratamiento.
Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.