La alopecia: por qué se produce y cómo tratarla

La alopecia: por qué se produce y cómo tratarla
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 21 feb 2018 · Actualización: 16 jul 2019

La alopecia es un problema estético que no está ligado a la edad ni al sexo, aunque sí parece tener más incidencia entre la población masculina.

La pérdida de cabello y el cambio de apariencia que produce en quien padece alopecia conlleva, muchas veces, otros problemas emocionales. El primero de ellos es la pérdida de autoestima, sobre todo en aquellos hombres jóvenes que ya sufren los primeros síntomas y en el caso de las mujeres. A esa pérdida de autoestima se une el estrés y la ansiedad que genera el problema, que incrementan más la caída del cabello. Por ello, los especialistas en el tratamiento de la alopecia recomiendan, ante todo, aceptar el problema, porque esa aceptación evitará enfrentarse a él con ansiedad y, por tanto, ocasionará menos estrés y nerviosismo. Y, por supuesto, ponerse en manos de profesionales cuanto antes para tratar de ponerle remedio a la pérdida de pelo.

Por qué se produce la caída del cabello

Si bien es cierto que en muchos casos la alopecia tiene un origen hereditario o genético, no siempre ello es así. Hay otros factores que igualmente inciden en la pérdida de cabello, incluso factores que lo agravan. Por tanto, los médicos expertos en alopecia realizarán un estudio exhaustivo para averiguar la causa que ha propiciado la caída, ya que no todos los casos son tratados de igual manera. Saber la causa ayuda a definir un tratamiento personalizado y, de este modo, a combatir la pérdida de cabello de manera específica en cada paciente.

¿Qué puede ocasionar la caída del cabello?

La hipersensibilidad de los receptores de los folículos pilosos a la dihidrotestosterona (DHT), hormona derivada de la testosterona que se sintetiza en varias zonas del cuerpo, entre ellas, los folículos pilosos. La DHT es la principal causa de la alopecia androgenética, puesto que atrofia los folículos pilosos, que reciben menos oxígeno y sangre. En algunos casos, ello ocasiona solo el debilitamiento del cabello, pero en la mayoría de los pacientes, esta atrofia impide que el cabello que se cae no crezca.

shutterstock-646142308.jpg

↪️ Relacionado: La alopecia no distingue de sexos

Algunos problemas emocionales, como el estrés o la ansiedad, también pueden generar calvicie.

En el caso de la alopecia femenina, las alteraciones hormonales provocadas por el embarazo o la menopausia, por ejemplo, son las grandes causantes de la pérdida de cabello.

La alimentación contribuye a mejorar la salud de nuestro cabello. Por ello, una dieta que carezca de vitaminas A, B y C, biotina o vitamina H (también conocida como vitamina B7), cinc, hierro, cobre y proteínas incidirá en los folículos pilosos, que se volverán más frágiles, y afectará a la regeneración capilar, lo que puede desembocar en calvicie.

Cómo tratar la alopecia

Ya hemos apuntado que, ante los primeros síntomas, hay que ponerse en manos de profesionales para determinar la causa de la caída del cabello y establecer un tratamiento específico, porque no todos los problemas de alopecia pueden ser tratados igual.

En el caso, por ejemplo, de la pérdida de pelo originada por trastornos emocionales, el médico aconsejará tratar psicológicamente al paciente para contrarrestar la caída del cabello. Si no hay otra causa, lo normal es que, si se trata la ansiedad, el estrés y el nerviosismo que lo genera, el cabello vuelva a crecer fuerte y sano y se acabe con el problema. De hecho, nosotros mismos podemos notar como en momentos puntuales de estrés, debido al trabajo o a asuntos familiares o personales, el cabello se nos cae más. Por ello, si la única causa es esta, hay que abordar el problema emocional que ocasiona la alopecia para revertirla.

Si es la alimentación la causa de que se nos caiga el pelo, el médico recomendará seguir una dieta sana que incluya alimentos ricos en los nutrientes que nuestro cabello necesita para crecer fuerte y sano. Y si es un cambio hormonal el causante de la pérdida de cabello, lo más probable es que la finalización de dicho cambio suponga también el punto final a la caída de pelo.

La alopecia androgenética es, posiblemente, la más complicada de tratar. Está relacionada con la enzima 5-alfa reductasa, que es la causante de que la testosterona se convierta en dihidrotestosterona. Por ello, muchos tratamientos farmacológicos para trata la alopecia androgenética buscan inhibir precisamente esa enzima. También se suele recetar minoxidil, melatonina o finasteride.

↪️ Relacionado: Bioestimulación para el tratamiento de la alopecia androgenética

shutterstock-621887180.jpg

Hay igualmente otros métodos estéticos que pueden ayudar a recuperar el cabello. El estudio del paciente ayudará al médico a determinar qué tratamiento es el más adecuado para su alopecia en función de lo que la haya causado, de sus antecedentes, de su historial clínico. Un ejemplo puede ser la mesoterapia, que conlleva la inyección de una serie de medicamentos (entre ellos un inhibidor de la enzima 5-alfa reductasa), factores de crecimiento sintéticos, oligopéptidos y nutrientes para reactivar la circulación sanguínea en los folículos pilosos y, con ello, recuperar el crecimiento capilar.

Si los tratamientos previos fallan, el médico puede aconsejar microinjertos capilares para recuperar el crecimiento del cabello en una zona determinada. Dos son las técnicas que normalmente se suelen usar a la hora de realizar un implante capilar: el método FUE y la técnica FUSS. La diferencia entre ambas estriba en si la extracción se realiza directamente de los folículos pilosos o el cabello a trasplantar procede de una banda de tejido que se extrae del paciente.A pesar de todo, no debemos alarmarnos si vemos que se nos cae el pelo. Es normal que el cabello se caiga diariamente, sobre todo en determinadas épocas del año. Pero ese pelo vuelve a crecer. Es problema está, por tanto, en el pelo que se cae y no se recupera. Si observamos que se nos cae mucho el cabello, si apreciamos calvas o áreas donde no crece el pelo en la cabeza, si lo notamos débil, frágil y más fino de lo normal, es conveniente que acudamos a un médico especializado en el tratamiento de la alopecia. Este realizará los exámenes necesarios para determinar si realmente tenemos un problema de alopecia, cuál sería el origen y cómo es el mejor modo de tratarlo. Aunque el trasplante capilar es una opción muy efectiva, también se puede tratar la alopecia con otros métodos. Será, por tanto, el médico el que determine cómo proceder dependiendo de cada paciente.

↪️ ¿Sufres de pérdida de pelo? ¿Quieres saber qué tratamiento es el adecuado para ti? Entra en nuestro foro y resuelve tus dudas.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.