La depilación masculina ya no es tabú

La depilación masculina ya no es tabú
Foto de www.pulsazione.mx
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 21 may 2015 · Actualización: 16 jul 2019

Lejos quedan los tiempos en los que la depilación era un "tema de mujeres". Hasta hace algunos años ningún hombre sentía la necesidad de tener un cuerpo glabro y lampiño, a menos que fuese nadador, atleta o culturista; sin embargo, hoy en día cada vez son más los hombres que consideran el vello como un signo de descuido o escasa higiene.

Para eliminar las molestias de las zonas sensibles, como por ejemplo la espalda, muchos hombres utilizan frecuentemente la maquinilla eléctrica con distanciador, con el fin de que el vello tenga una longitud tan solo de unos pocos centímetros, ya que para ellos tener el vello a la vista no es un "tabú", como en el caso de las mujeres.

En la raíz del problema

Naturalmente, el deseo de tener la piel completamente lisa hace que los hombres también recurran a la cera y las cremas depilatorias. Para ellos, la depilación del vello "de raíz" puede ser muy molesta debido a la cantidad de pello, así como a su espesor. Además, durante el crecimiento sufren irritaciones, foliculitis y quistes que requieren de la intervención de un dermatólogo.

Esta es una de las razones por las que técnicas como la depilación progresiva son cada vez más demandada por los hombres.

La depilación realizada con Láser o Luz Pulsada IPL asegura mejores resultados y más duraderos respecto a otros métodos de depilación, aunque ello puede variar en función de factores genéticos y familiares que inciden en los folículos pilosos. Un hombre con una espalda particularmente vellosa tiene probablemente un número total de folículos superior a la media, pero además, por razones individuales, estos son más activos respecto a otros que tienen tendencia a una espalda glabra.

Es aconsejable confiar en un especialista que se encargue de evaluar las características personales para conseguir una depilación permanente óptima, examen que además del vello incluirá la piel. Tras una intensa valoración del fototipo de la persona y de la tipología del vello a tratar (color, diámetro del tallo y densidad pilosa), el especialista elegirá la técnica que mejor se adapte al paciente. 

↪️ Relacionado: El efecto paradójico en la depilación láser facial

¿Qué técnica elegir?

14130.jpg

La tecnología profesional del Láser o IPL de última generación, debido a que tiene un mecanismo de funcionamiento muy diverso, emite impulsos que actúan selectivamente sobre la melanina contenida en los bulbos pilosos, que se desactivan a causa de la elevada temperatura. A su eficacia se une el confort del paciente durante la sesión. De hecho, el manubrio que sirve para irradiar la zona a tratar tiene un sistema de enfriamiento integrado que impide que se perciba el calor, con la consiguiente incomodidad. Normalmente cada tratamiento tiene una duración de 30/40 minutos, a menos que no sea necesaria la aplicación de un anestésico tópico (en zonas delicadas o particularmente extensas).

El Alejandrita, el mejor aliado contra el vello de la espalda

El tipo de láser que presenta mejores resultados es el Alejandrita para el vello de la espalda o el pecho. Suele ser una zona muy amplia en la que se puede encontrar pelo oscuro entremezclado con pelo más claro y fino.

El Diodo es el más eficaz para el resto del cuerpo. Igualmente, conviene prestar especial atención a la depilación láser en el rostro masculino ya que suele ser una de las zonas más conflictivas. A priori, el vello facial, especialmente barba y bigote, es el propicio para que, gracias a su color y dureza, el láser resulte altamente efectivo. Sin embargo, la piel suele ser muy fina y el tratamiento puede resultar más doloroso y largo.

Por otra parte, no se puede afirmar que en este caso se trate de un método definitivo, ya que los hombres siguen generando folículos pilosos nuevos hasta, aproximadamente, los 50 años. Este hecho no resta efectividad sino, simplemente, determina que una vez terminado el tratamiento, deberán realizarse una o dos sesiones de depilación anualmente, conocidas popularmente como “de recuerdo", para seguir manteniendo su piel sin vello.

¿Cuáles son los resultados?

El efecto del tratamiento de depilación permanente no es inmediato, pero sí progresivo, ya que el Láser o IPL actúa y desactiva los solo bulbos en fase de crecimiento (fase anágena o anagen), por tanto, un tercio del vello presente. Normalmente, los ciclos incluyen de seis a diez sesiones antes de poder constatar una reducción permanente de la cantidad de pelo, el cual se torna menos fuerte, alargándose el tiempo de crecimiento. Una vez obtenido el resultado deseado, se pueden efectuar sesiones de mantenimiento cada seis meses o más.

↪️ Relacionado: Tipo de láseres faciales

La depilación láser resulta un poco más cara para los hombres

Respecto al precio de por sesión, en general suele ser algo más elevado que en el caso de la depilación femenina dado que suelen requerir más sesiones y las zonas a depilar son más amplias.

  • Barba y bigote pueden oscilar entre los 180 y los 220 euros
  • La espalda entre 250 y 300 euros
  • Las piernas enteras entre los 300 y los 370 euros.

No obstante, también hay que tener en cuenta que existen tratamientos completos más o menos asequibles y zonas muy concretas cuyo valor es más económico.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.