¿Cómo es el candidato ideal para el balón intragástrico?

¿Cómo es el candidato ideal para el balón intragástrico?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 9 jun 2017 · Actualización: 16 jun 2020

La obesidad se ha convertido en una de las afecciones más frecuentes en los países desarrollados. La falta de tiempo para cocinar y recurrir excesivamente a platos precocinados o alimentos de baja calidad y altos en grasas, así como llevar una vida sedentaria, están entre los factores más habituales para que cada vez un mayor número de la población (incluidos los niños) tenga problemas de sobrepeso o de obesidad.

Diferencias entre sobrepeso y obesidad

Aunque se suelen usar cono sinónimos, lo cierto es que se trata de dos conceptos diferentes. Ambos términos se definen por la acumulación anormal o excesiva de grasa, pero la diferencia está en el índice de masa corporal (IMC) que se tiene.

Este indicador mide la relación entre el peso y la talla, para poder así detectar casos de sobrepeso u obesidad. Si el IMC es igual o superior a 25 hay un problema de sobrepeso, pero si es igual o superior a 30 se puede comenzar a hablar de obesidad.

¿Qué es el balón intragástrico?

El balón intragástrico es un tratamiento para la pérdida de peso que aumenta la sensación de saciedad de quien lo lleva, provocando que la persona coma menos y, en consecuencia, adelgace.

El balón es una pequeña pelota de silicona médica suave que se introduce en el cuerpo a través una endoscopia. Una vez que el balón está en su sitio, se rellena con solución salina inocua para hincharlo.

El balón ocupa una parte del estómago y por tanto hace que la capacidad del mismo para aceptar comida sea menor. El resultado es que el paciente puede perder entre 15 y 25 kilos en los seis meses que dura el tratamiento.

El proceso de introducción del balón es rápido, suele durar entre 15 y 30 minutos. Lo normal es que se lleve a cabo con anestesia local, general o sedación, en función de las condiciones del paciente.

Al ser un procedimiento que se lleva a cabo con anestesia de un tipo u otro, es imprescindible que el paciente esté en buenas condiciones de salud. Pero incluso con una buena salud, no todas las personas son candidatas a este sistema de pérdida de peso.

balón gástrico

El perfil del candidato idóneo para el balón intragástrico

Este método de adelgazamiento está recomendado para aquellas personas que tengan obesidad y que no hayan conseguido perder peso a través de programas supervisados por especialistas.

Las personas con IMC entre 30 y 34.9 pueden someterse a esta cirugía si no hay otros problemas que puedan implicar un riesgo para su salud. En las personas con un IMC por encima de 35 y con obesidad mórbida la intervención también es posible; en estos casos, el uso del balón intragástrico suele ser un paso previo para que el paciente pueda perder el peso necesario a fin de someterse luego a una cirugía mayor, como un bypass gástrico o una banda gástrica.

Lo habitual es que el paciente sea sometido a una serie de pruebas para comprobar su salud a nivel físico y psicológico antes de determinar si es o no apto para operarse. También se hace un estudio nutricional para conocer sus hábitos alimenticios.

Personas que no pueden someterse a la operación

Esta cirugía está totalmente desaconsejada en el caso de personas que hayan sufrido una cirugía gástrica previa, sujetos con dependencia del alcohol o las drogas, pacientes que requieran un uso continuo de anticoagulantes o esteroides, pacientes con úlcera gástrica o duodenal, erosión gástrica o duodenal y contaminación por Helicobacter Pylori.

Tampoco se llevará a cabo la intervención en caso de enfermedades inflamatorias intestinales, cirrosis hepática, fallo renal crónico, embarazo y personas con enfermedades psiquiátricas o trastornos mentales graves.

Cuidados preoperatorios

Una vez que se decide que alguien es apto para este tipo de intervención deberá seguir un régimen bajo en calorías y pasar por un proceso de asesoramiento nutricional antes de que llegue el momento de la operación.

Cuidados postoperatorios

Es normal que en los primeros días, tras la intervención, aparezcan molestias como náuseas o vómitos. Por ello durante ese tiempo el paciente seguirá una dieta líquida. Los sólidos se irán incorporando a la dieta de forma gradual.

El paciente seguirá un régimen bajo en calorías establecido por un profesional de la medicina y deberá evitar los alimentos ricos en grasas y en azúcares, así como las bebidas gasificadas.

️ Relacionado: Qué dieta seguir tras una intervención de balón intragástrico

Riesgos del balón

Llevar el balón intragástrico somete al paciente a una serie de riesgos como padecer vómitos de manera frecuente, sufrir problemas gastrointestinales, lesiones esofágicas o úlceras. Sin embargo, en muchos casos la manifestación de estos riesgos se debe a que el paciente no ha seguido todas las indicaciones de cuidado. Precisamente por ello, es indispensable seguir todas las instrucciones señaladas por el médico.

Extracción del balón

Pasados los seis meses el paciente volverá a pasar por el quirófano para extraer el balón. El médico retirará la solución salina de balón para que se desinfle y procederá a extraerlo por vía endoscópica.

¿Qué ocurre si no se extrae el balón?

Se trata de un dispositivo de uso temporal y si no se saca a tiempo lo normal es que se rompa y que el paciente acabe orinando líquido de color azul, que es el tono que suele tener la solución salina que se utiliza en estos casos.

En caso de que el balón gástrico se rompa durante el tratamiento, o por no haberse sacado a tiempo, habrá que pasar de nuevo por quirófano para extraerlo.

balón gástrico beneficios

Ventajas de este método

  • Es una técnica sencilla y segura
  • La pérdida de peso durante los seis meses es considerable
  • Durante el tratamiento se reeduca al paciente para que aprenda a llevar una dieta sana

Desventajas del balón intragástrico

  • Es un proceso temporal
  • Requiere disciplina por parte del paciente, especialmente una vez retirado el balón, puesto que los efectos pueden ser reversibles
  • Es normal que tras la introducción del balón haya molestias estomacales durante unos días
  • En algunos casos el organismo puede rechazar el balón y en este caso hay que retirarlo de forma inmediata

️ ¿Estás pensando en este procedimiento? ¿Has probado ya otros métodos y no has conseguido los resultados deseados? Entra en nuestro foro y comparte tu experiencia con otras personas que están en una situación similar.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.

No puedes dejar de leer...