Tratamientos sin cirugía para eliminar las mejillas

Tratamientos sin cirugía para eliminar las mejillas
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 9 ene 2018 · Actualización: 16 jul 2019

Los pómulos son una de las partes más llamativas del rostro, pero es cierto que también son una de las que más acusa el paso del tiempo. Factores como la ley de la gravedad o el aumento de peso pueden afectar de forma muy negativa al óvalo facial, haciendo que las mejillas aumenten de tamaño, e incluso que se descuelguen un poco.

Aunque hay rostros de forma redondeada muy bonitos, lo cierto es que, en la mayoría de los casos, puede suponer un problema a nivel estético, puesto que una cara redonda siempre transmite la sensación de que la persona está por encima de su peso.

Las bolsas de Bichat

Las bolas o bolsas de Bichat son cúmulos de grasa que se encuentran ubicados justo debajo de los pómulos. Su función principal es aportar soporte y estructura al rostro. Pero, como señalábamos antes, el paso del tiempo, y la aparición de la flacidez propia de la edad, o bien el aumento de peso pueden hacer que estas bolsas o bolas se hagan más grandes y den lugar a un rostro con ángulos poco definidos.

Existe una intervención quirúrgica llamada bichectomía con la que se lleva a cabo la extracción del volumen sobrante de las bolsas y que consigue un rostro más alargado y estrecho. Pero de unos años a esta parte hay una tendencia a apostar por tratamientos estéticos que sean lo menos invasivos posible, por lo que la cirugía ya solo se plantea como última opción en la mayoría de los casos.

↪️ Relacionado: Di adiós a las bolas de bichat y consigue un rostro más definido

Reducir las mejillas sin cirugía

shutterstock-615404885.jpg

Todo paso por quirófano (por leve que sea la intervención) implica el uso de anestesia general o local y un proceso de recuperación que puede ser más o menos largo y que implica ausentarse del trabajo al menos unos días. Precisamente por ello, la mayoría de la gente prefiere tratamientos que no sean invasivos y que les permitan volver a hacer su actividad cotidiana de forma inmediata.

Los tratamientos no quirúrgicos que buscan reducir el volumen de las mejillas se centran básicamente en disolver los cúmulos de grasa para que el cuerpo los elimine de forma natural. Así el óvalo facial queda más marcado.

La técnica más empleada en estos casos es la mesoterapia facial, que implica el uso de vitaminas, minerales y ácido hialurónico para revitalizar la piel y mejorar su aspecto. A la hora de reducir las mejillas se pueden usar diferentes productos inyectables. Algunas de las sustancias que se emplean son lipolíticas; se encargan de ayudar al cuerpo a disolver la grasa y convertirla en agua para que pueda ser expulsada a través de la orina.

Otra alternativa que también se utiliza mucho es la carboxiterapia. En este caso se infiltra CO2 que se encarga de licuar la grasa y permitir que el cuerpo la pueda expulsar a través de la orina.

El uso de un producto u otro depende, en muchas ocasiones, de las condiciones personales del paciente, pero ambos tratamientos son igualmente efectivos.

↪️ Relacionado: Tratamientos sin cirugía para eliminar las mejillas

¿Cuántas sesiones de mesoterapia hacen falta para reducir el volumen de las mejillas?

Eso depende de cada paciente, de ahí que los especialistas deban hacer siempre un seguimiento personalizado de la persona tratada. Lo que sí hay que tener en cuenta es que la grasa vieja (la que lleva más tiempo en el cuerpo) siempre es más difícil de eliminar, puesto que está más incrustada.

Lo normal es que sean necesarias de 3 a 10 sesiones, que se pueden llevar a cabo una o dos veces a la semana.

Recuperación y cuidados

La mesoterapia facial en las mejillas está indicada en personas a partir de los 25-30 años. La fase de recuperación tiene una duración que oscila entre 2 y 4 horas, siendo necesarios de 4 a 7 días para que se comiencen a notar los efectos.

Lo habitual es que este tipo de tratamientos no tengan ningún efecto secundario, pero pueden llegar a aparecer pequeños hematomas en la zona tratada, que desaparecerán en unos días.

En cuanto a los cuidados, se recomienda no tomar el sol hasta pasadas 24-48 horas desde la sesión de mesoterapia y aplicar un buen protector solar. También es recomendable usar cremas hidratantes que contengan vitamina K1.

Estos tratamientos no tienen contraindicaciones ni efecto rebote. No obstante, hay que tener en cuenta que muchas veces las mejillas tienen un volumen mayor del normal por no cuidar la alimentación. De ahí que siempre se recomiende a los pacientes seguir una dieta sana después de que se sometan a una mesoterapia en la zona de las mejillas, para evitar que el problema reaparezca.

shutterstock-176503100.jpg

No obstante, en caso de volver a producirse un aumento en las mejillas, se puede volver a repetir el tratamiento sin ningún tipo de problema.

¿Qué efectos se consiguen?

A lo largo del tratamiento, y una vez finalizado el mismo, el paciente notará que la grasa de las mejillas va desapareciendo de forma paulatina, y que el óvalo facial queda más definido. El objetivo de la técnica es eliminar la grasa y retrotraer la piel, por eso se suele combinar la mesoterapia con la aplicación de cremas que tengan un efecto tonificante y reafirmante.

Dado que la grasa se expulsa a través de la orina, es importante que a lo largo del tratamiento el paciente tome al menos dos litros de agua al día.

Combinación de tratamientos

En algunos casos puede ser conveniente combinar diferentes tratamientos para conseguir mejores resultados. Es bastante habitual combinar el uso de mesoterapia con otras técnicas como la radiofrecuencia o el láser, especialmente si la zona está afectada por la flacidez y se desea una mejora tanto del volumen como de la tersura.

Estas técnicas consiguen buenos resultados de forma rápida y segura, evitando a los pacientes tener que pasar por quirófano, sin dolor y sin complicados cuidados, de ahí que su uso esté cada vez más extendido. Pero eso sí, a la hora de someternos a tratamientos dermoestéticos siempre hay que procurar ponerse en manos de profesionales debidamente cualificados que trabajen en centros preparados para llevar a cabo este tipo de intervenciones.

↪️ ¿Qué te parecen estos tratamientos? ¿Te realizarías alguno? Cuéntanos todos los detalles en nuestro foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.