Tipos de cicatriz tras una cirugía de aumento de senos y cuidados

Tipos de cicatriz tras una cirugía de aumento de senos y cuidados
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 23 dic 2016 · Actualización: 16 jul 2019

Cuando consideras que tienes un problema con tu aspecto y decides ponerle solución, lo último que deseas es que las cosas no salgan bien. Un pensamiento que también sobreviene a cualquier mujer que se posa delante de un espejo y, al mirar su senos, no se siente feliz, llevándole a tomar la firme decisión de someterse a un aumento de pecho. Una decisión que debe ser meditada a conciencia y que no resulta sencilla afrontar porque entrar en un quirófano conlleva ciertos riesgos, no solo durante la operación sino también en el periodo de recuperación, incluso pueden surgir complicaciones tiempo después.

Pero en la actualidad, algunas cirugías ya no suponen un riesgo tan elevado. Una de ellas es la cirugía de aumento de pecho. El avance de la medicina ha hecho posible que esta operación tenga casos de éxito muy elevados, tanto por la reducción de los riesgos propios de la intervención como por los resultados obtenidos. Cada vez son más la mujeres que consiguen el pecho que tanto han deseado durante años y, lo más reconfortante, sin que se deriven complicaciones ni resultados no satisfactorios.

La cirugía de aumento de senos

El aumento de pechos es hoy en día una práctica muy común y existen distintas técnicas para realizar una operación de este tipo. La elección de la técnica se valora dependiendo de las condiciones de la paciente. Pero, haciendo un resumen muy general, en una operación de aumento de pechos, el cirujano realiza una incisión en forma de pequeño corte por el que introducirá el implante más adecuado (cabe decir que también existen diferentes tipos de prótesis).

¿Por qué queda una cicatriz después de una operación de senos?

En toda cirugía es necesario hacer un corte en los tejidos del paciente con el fin de poder realizar la práctica quirúrgica. Tras el periodo de recuperación, esa incisión acabará convirtiéndose en una cicatriz, siendo inevitable la aparición de esta marca.

Si alguna vez te has preguntado por qué tienes cicatrices en tu cuerpo, la respuesta es porque el ser humano no es capaz de regenerar al 100 % sus tejidos. Tras producirse una lesión, se deriva un proceso de reparación en el cual la dermis es reemplazada por un tejido fibroso compuestos básicamente de colágeno. La fibra de colágeno tiene unas características distintas a las de la piel, por esta razón, la cicatriz será siempre más visible y diferente al resto de la dermis.

El proceso de cicatrización

Lo primero que hay que saber es que la habilidad del cirujano es sumamente importante para determinar el éxito del mínimo resultado de una cicatriz. Aunque es el propio cuerpo de la paciente quién dictamina la evolución de la cicatrización, ya que no todos los organismo poseen la misma capacidad de recuperación de tejidos. La piel de una paciente joven (por ejemplo de 25 años) no es igual que la de una mujer más mayor (por ejemplo con 45 o 50 años); en el primer caso la dermis es más firme y elástica, y en el segundo caso es más flácida.

Además de esto, es imprescindible seguir las indicaciones que el cirujano establece para los cuidados postoperatorios porque estos influyen positivamente para que se produzca un resultado satisfactorio. Y, sobre todo, tener conciencia de que el proceso de recuperación será de varios meses ya que es la propia dermis quién marca el tiempo que necesita para su total recuperación.

esp-8.jpg

El proceso de cicatrización tiene varias fases:

  • Hemostasia. En el mismo instante de la incisión, se produce una vasoconstricción con el fin de parar la hemorragia. Las plaquetas comienzan a hacer su función de cicatrización, comunicándose con el colágeno y coagulando la zona lesionada.
  • Inflamatoria. Esta fase suele durar entre uno y cuatro días mientras se produce el cierre de la lesión. Después de la vasoconstricción, se produce una vasodilatación que hace migrar las células. En esta fase es cuando se produce los síntomas de dolor, calor o picor siendo su grado determinante para tener una idea aproximada de cómo quedará la cicatriz. Cuando más dolorosa y duradera sea esta fase, peor será el resultado.
  • Fibroblástica. Esta fase dura unos 40 días mientras se recuperan los tejidos conectivos.
  • Maduración. A partir de los 40 días, la cicatriz empieza aplanarse y desaparecen los síntomas negativos hasta ahora experimentados.

Tras finalizar el proceso de cicatrización, el nuevo tejido recuperará hasta un 80 % de su elasticidad.

Tipos de cicatriz tras una cirugía de aumento de pechos

Los casos más sencillos de operaciones de aumento de mamas dejan una cicatriz casi imperceptible, ya que las incisiones de la cirugía son realmente pequeñas. La incisión que mejor resultado cicatrizante ofrece es aquella que realiza entre el límite de la areola del pezón y la piel del seno. En la mayoría de casos, el resultado es excelente y tras varios meses la marca es prácticamente invisible. Otras vías por donde se introducen los implantes y que también ofrecen resultados muy satisfactorios en cuanto a cicatrización son la axila y el surco submamario. En estos casos, el tiempo de cicatrización es algo más largo pero la marca resultante quedará notablemente disimulada.

En los casos más complicados es necesario realizar otro tipo de incisiones: una de ellas es hacerla alrededor de la areola, otra opción es una vertical y el caso más drástico es practicar un corte en forma de T invertida. A pesar de que estas incisiones son más grandes, es necesario realizarlas para garantizar un resultado satisfactorio de la cirugía completa.

Cuidados para una correcta cicatrización tras una cirugía de pecho

Ya se ha mencionado que la habilidad del cirujano y el organismo de la paciente son determinantes para obtener un resultado satisfactorio. Pero existen algunos factores más que influyen en el éxito de la cicatriz.

Es importante que la zona lesionada no se infecte ya que esto dificultará y retrasará el proceso de cicatrización, dando un peor resultado estético. A pesar de esto, no es frecuente que se produzca una infección grave, siendo fácil el tratamiento para combatirla.

Un factor importante que ayuda a que la cicatrización sea más rápida es el aporte sanguíneo que se dé a la lesión. Para ello, existen fármacos que ayudarán a que el riego sanguíneo sea mucho mayor en la zona afectada.

Una dieta sana y variada es una gran ayuda siempre y, más aún, durante un postoperatorio. Se debe evitar fumar y tomar alcohol porque estas sustancias dificultan la microcirculación sanguínea.

Si deseas someterte a una cirugía de aumento de mamas y quieres saber cómo será todo el proceso, lo más recomendable es que te asesore un médico experto y de confianza. Pregúntale todo lo que te preocupe del proceso quirúrgico y el tipo de cicatriz que te quedará. Ya puedes lucir ese pecho que tanto has deseado sin temor a un mal resultado.

shutterstock-367657703.jpg
Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!