Queiloplastia: adiós a la boca de pato

Queiloplastia: adiós a la boca de pato
Foto de clinicadrcampos.com
Por Multiestetica.com
27 jul 2015

En algunas ocasiones, las operaciones de cirugía estética no dan la naturalidad que los pacientes podrían desear. La queiloplastia es una intervención sencilla que, normalmente, busca corregir y remodelar los labios operados con apariencia artificial.

La queiloplastia es una técnica que puede tener diferentes funciones; aumentar labios de forma natural, corregir deformidades o problemas tras algún accidente o reducir las labios tras un resultado estético indeseado. En este caso, hablaremos sobre la queiloplastia secundaria que lo que busca es reducir un labio operado previamente pero que ahora parece excesivo o deformado al paciente. Pese a ello hemos de recordar que la queiloplastia se clasifica en diferentes tipos:

  • Queiloplastia de Aumento
  • Queiloplastia de Reducción
  • Queiloplastia correctiva o reparadora
  • Queiloplastia Secundaria

Hace ya algunas décadas que el aumento de labios se puso de moda y a día de hoy sigue siendo una de las intervenciones estéticas más demandadas. Sin embargo, en ocasiones, las modas cambian y cada vez son más los pacientes que apuestan por volver a la naturalidad de su labio original. La queiloplastia trata de eliminar estas deformaciones o anomalías formadas por el exceso de material sintético -normalmente silicona- que resta equilibrio y deforman el rostro, además de derivar en otras patologías más graves. El objetivo que busca la queiloplastia es conseguir unos labios naturales y simétricos y evitar esa sensación de labio de gato o de pato, como se suele decir.

La queiloplastia es un método en el que se retira el exceso de material (se puede dejar una pequeña parte si el paciente así lo requiere) mediante una pequeña incisión en el interior del labio, de manera que es imperceptible. Posteriormente, se colocan pequeñas suturas en la cicatriz que pueden ser reabsorbibles o retirarse a los 7 días en una simple visita.

Aunque no es una intervención compleja sí que es cierto que requiere de gran experiencia del cirujano pues es una segunda cirugía que pretende ser definitiva - aunque siempre se puede hacer algún retoque puntual. La experiencia del cirujano, la meticulosidad y un diseño previo acordado con el paciente, serán las guías para un resultado óptimo.

El cirujano suele tardar entre 40 minutos y una hora para realizar la queiloplastia secundaria. Además, la intervención se realiza bajo anestesia local, aunque si el paciente lo quiere se puede aplicar una sedación profunda, y durante el post-operatorio sólo se indica una dieta blanda, evitar el sol y el ejercicio físico, para que no afecten a la recuperación. Por suerte, y a diferencia del aumento de labios, los resultados son definitivos y transcurridos unos pocos días (una semana aproximadamente) apenas quedan rastros de la intervención.

Pueden aparecer algunos efectos secundarios como leves inflamaciones o irritación en la zona labial que se pueden tratar con anti-inflamatorios.
Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

Las informaciones que aparecen en Multiestetica.com en ningún caso pueden sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.

1 comentario

JeanniaPointdujour

· Madrid (Ciudad)

· 31 mar 2017

Hola buenas, soy jeannia, me gustaría reducir un puntito q tengo el los labios, me gustaría que me mandáis un messje gracias.