Aumento de glúteos

Aumento de glúteos
Por Clínic Sant Cugat
21 mar 2010

El aumento de glúteos es una sencilla intervención quirúrgica con la que, mediante una implantación de prótesis especiales, corregimos la poca proyección de las nalgas hacia atrás, eliminando la sensación de “aplanamiento" de las nalgas, consiguiendo una gran mejoría estética en el contorno de la cadera y los glúteos.

Es una intervención con un resultado inmediato al día siguiente, con un alto grado de satisfacción de la paciente. Hay varios tipos de prótesis, con distintas formas y tamaños, con las que se pueden conseguir distintos resultados en cada caso, por lo que el cirujano plástico que realice la intervención planificará el tratamiento de manera INDIVIDUAL Y PERSONAL para cada paciente en particular.

Esta intervención se puede realizar aisladamente, o acompañada de una liposucción o lipofilling del surco subglúteo, para conseguir un mayor resultado estético de las nalgas. Hemos de señalar que el implante de las nalgas no corrige la caída de los glúteos, para lo cual se debe asociar una liposucción.

La práctica de la Medicina y la Cirugía estéticas no es una ciencia exacta, y aunque se esperen excelentes resultados, no hay garantías explícita o implícita sobre los resultados que puedan obtenerse.

Anestesia:

En general la intervención se suele realizar con una anestesia general de corta duración, y con unas horas de ingreso en clínica.

En algunos casos seleccionados esta intervención se puede realizar mediante una anestesia locorregional y sedación, aunque no evitamos con ello el ingreso en la clínica.

Incisiones:

Para realizar un aumento de las nalgas es necesario realizar una incisión cutánea de 5 - 6 cm. de longitud, que se realiza en el surco que hay entre los dos glúteos, siendo en general una zona en la cual la cicatriz es muy poco visible en unos meses, o casi invisible.

Por otro lado, la prótesis se coloca en la mayoría de los casos en la zona más profunda del músculo glúteo mayor, con lo cual conseguimos que no se note al tacto la prótesis, y obtenemos así un contorno más natural de las nalgas. Además en esta posición es la que obtenemos un tacto más “normal" de la prótesis implantada. En casos en los que hay una deformidad congénita o adquirida de la zona glútea, se pueden implantar subcutáneamente, pero tiene un resultado más “artificial".

Finalmente, las prótesis que se implantan en el aumento de glúteos son unas prótesis especialmente diseñadas para ello, que generalmente son de gel de silicona rugosas, con un gel muy denso, similar a la consistencia del glúteo normal. Hay de varias formas distintas, por lo que el cirujano plástico escogerá la más adecuada en cada caso.

Tratamientos Alternativos:

Además de no realizar la intervención, no hay tratamientos alternativos eficaces para realizar dicho aumento de los glúteos. Se han realizado implantes de grasa para ello, con graves efectos secundarios generales y locales, con lo que se dejaron de realizar. Sólo tienen indicación en irregularidades cutáneas exclusivas de la zona.

Riesgos:

Como toda intervención quirúrgica, hay unas características evolutivas específicas y unos mínimos riesgos de complicaciones en la misma. Aunque la inmensa mayoría de los pacientes no sufren dichas complicaciones, usted ha de conocerlas y ser informado de ellas. Hemos de señalar que las ventajas de esta intervención son mucho mayores que los inconvenientes de la misma.

Estos riesgos son:

  • Hematoma. Generalmente siempre hay un pequeño hematoma superficial localizado en la parte inferior de los glúteos, lo cual es obligado si se acompaña de liposucción o lipofilling de la zona inferior Es muy raro tener un hematoma que obligue a evacuarlo en la consulta.
  • Infección. Es poco frecuente. Realizamos profilaxis con antibióticos para evitarla dos días antes y diez días después del implante. Si ocurriese, obligaría a la retirada del implante.
  • Seroma. Es un acúlmulo de líquido amarillo alrededor de la prótesis, que obligaría a evacuarlo. Es excepcional cuando se colocan dentro del músculo glúteo, siendo algo más frecuente cuando se colocan subcutáneamente.
  • Cápsula. Es la membrana con la que el organismo fija y recubre a la prótesis. Depende de la cicatrización interna del paciente., pero con las prótesis modernas y las técnicas quirúrgicas actuales el tener una mayor dureza al tacto por este motivo es muy raro. Si fuera así, podría comportar la necesidad de una intervención para corregirlo, pero esto ya es excepcional.
  • Rotura de la prótesis. Las prótesis actuales tienen una duración prevista mínima de 25-30 años, pudiendo durar perfectamente toda la vida del paciente sin la más mínima alteración.
  • Cambios de la sensibilidad de la piel de las nalgas. Con las técnicas quirúrgicas actuales el tener una disminución de sensibilidad es muy raro, y si aparece siempre es transitorio, corrigiéndose en unas pocas semanas.

Otros problemas, como son el rechazo del implante, dolor crónico, u otros, están descritos como casos excepcionales en la literatura médica.

Finalmente, hemos de señalar que la relación de la implantación de prótesis con diversas enfermedades generales (Artritis, enfermedades del colágeno, cansancio crónico u otros) ha sido descartada por más de cien estudios clínicos posteriores. Su divulgación en la prensa no tenía ningún fundamento científico, como se comprobó posteriormente.Preparación Preoperatoria:Antes de realizar esta intervención, debe seguir unos consejos para que la implantación de dichas prótesis tenga el éxito esperado:

  • No debe tomar aspirina o derivados, ni ibuprofeno, 15 días antes y 15 días después de la intervención.
  • Debe tomar una profilaxis antibiótica dos días antes de la intervención, debiendo seguir el tratamiento durante 10 días después de la misma.
  • Se debe lavar la zona anal y perineal con un jabón antiséptico dos veces al día los dos días previos a la intervención.

Evolución:

El dolor postoperatorio de un aumento de glúteos es variable según la tolerancia del paciente, pero acostumbra a ser moderado, y suele durar de 3 a 7 días. Suele requerir una analgesia combinada durante este tiempo.

Los puntos de sutura se suelen retirar a los 10 - 14 días. En las dos primeras semanas las nalgas sufren una hinchazón moderada, disminuyendo la misma hacia la tercera semana. Por otro lado, en los dos primeros meses se mantiene una cierta induración de la prótesis,ablandándose a partir del tercer mes, y consiguiendo su tacto suave definitivo a los 6-8 meses.

Esta intervención obliga a dormir boca abajo los tres primeros días después de la intervención, debiendo evitar el apoyo de la zona operada en la cama. En cambio, permite sentarse ya al salir de la clínica.

Esta intervención requiere una baja laboral variable según la técnica empleada. Puede ir desde los 3-4 días hasta las 2 semanas. No se pueden realizar esfuerzos durante las dos primeras semanas, y se debe llevar una faja especial durante 4 semanas día y noche. Deberá seguir controles durante un mínimo de 6 meses después de la intervención, y controles periódicos anuales de las prótesis.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.