Video anterior Cavitación: el poder de los ultrasonidos

La cavitación como método para moldear tu silueta

La cavitación es una técnica no quirúrgica para la eliminación de la grasa localizada mediante la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia.

La cavitación es una técnica no quirúrgica para la eliminación de la grasa localizada mediante la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia.
La cavitación se aplica en zonas donde si está un acumulo de grasa, ya sea en abdomen, flancos, cartucheras, piernas, en general en toda la parte inferior del cuerpo.

Los efectos de la cavitación son apreciables para el paciente en aproximadamente dos horas tras la realización de la sesión, en estas dos horas el paciente debe caminar un mínimo de media hora y un máximo de dos horas y beber abundantes líquidos para notar la reducción del volumen.
En AG-Biomedic recomendamos que el tratamiento no sea inferior a las tres sesiones para que el efecto sea acumulativo y visible en el tiempo, aproximadamente separamos las sesiones unos veintiún días y con un mínimo de tres sesiones y un máximo de ocho el paciente notará un gran cambio en el volumen corporal.

En AG-Biomedic recomendamos la combinación de la cavitación con técnicas como son la presoterapia e incluso con técnicas médicas, ya sea mesoterapia, carboxiterapia para optimizar los resultados, que el paciente realmente se note una disminución del volumen corporal.