Video anterior Logra la mejor sonrisa

Testimonio Aurora

Paciente con poco hueso en maxilar inferior.

Aurora nos muestra su problema al tener poco hueso en el maxilar inferior y como ha podido solucionarlo con una visita en nuestra clínica.
La cirugía Maxilofacial en la que se encarga de brindar diagnóstico, tratamiento y solución a problemas que se relacionan con los huesos del rostro, mandíbula y cuello. El propósito de dicha cirugía es reconstruir aquellos padecimientos congénitos o deformidades del hueso maxilar que se desarrollan a través del crecimiento de la persona. Éste tipo de cirugía responde adecuadamente aquellas necesidades funcionales y estéticas de cada paciente, puesto que su objetivo es brindar armonía facial.

Todo dependerá del tipo de intervención y padecimiento a tratar, por lo regular lleva un tiempo estimado entre 15 90 minutos. El paciente puede demostrar recuperación al pasar cinco días. Es necesario el uso de anestesia local, pero los resultados son inmediatos. Igual, dependerá del problema a tratar.
Los resultados son permanentes. Antes de iniciar con el tratamiento es necesaria una valoración que permita conocer el tipo de padecimiento, origen y qué probabilidades hay para corregir El maxilar. Y aparte los beneficios después de la cirugía maxilofacial es: mejora considerablemente la estética y funcionalidad de los huesos, corrige problemas relacionados a los dientes y a los huesos. Disminuye los dolores y molestias que si vocacional por la malformación en la mandíbula. Éste tipo de intervención es rápida y eficaz.

Los resultados que se esperan tras la cirugía maxilofacial son inmediatos, puesto que se logra mejorar la estética y funcionalidad de la mandíbula. Recordemos que es un procedimiento quirúrgico y ello implica pasar por postoperatorio, lo cual significa que no se descartan algunos riesgos o complicaciones: cicatrización, inflamación en el área tratada, infección, sangrado, asimetría facial, entre otro tipo de efectos secundarios.
la intervención es personalizada, no a todas las personas se les realiza el mismo procedimiento, todo se enfoca a sus necesidades. Por ejemplo, existe la técnica que se realiza mediante dos incisiones, se pueden extraer las muelas o quistes, todo depende de la problemática del paciente.
La cirugía maxilofacial trata con los músculos blandos y duros del rostro, es posible que incluso algunas ocasiones se tenga que corregir la postura del mentón Y para ello necesita desplazarla a la posición adecuada.

Los cuidados tras la intervención son por lo regular aplicar compresas frías en la zona afectada a fin de disminuir la hinchazón. Después de la cirugía debido a que se involucra con la boca, se debe consumir alimentos blandos líquidos. Es necesario seguir con una correcta higiene bucal a fin de evitar infecciones.