Ni en mis mejores sueños podía imaginarme que un tratamiento de estética iba a devolverme la sonrisa tan fácilmente. Me indignaba conmigo misma porque era incapaz de peder peso. Hasta que alguien me habló de la Crioterapia. Me informé en un centro y me decidí a hacérmelo. Todo han sido ventajas,