Clínicas Vivanta

(120) 68% lo recomiendan
Hay 15 centros en Valencia
Vivanta nace de la integración de 6 compañías, somos la suma de un gran grupo de expertos con sólida reputación. Juntos, extendemos nuestra capacidad de compartir conocimiento y de estar a la vanguardia de la tecnología dental y estética. Esta unión permite ampliar los servicios que ofrecemos, ayudándonos a encontrar la mejor solución para cada paciente. Les ofrecemos los tratamientos más eficaces e invertimos en I+D para conseguir... (ninfoplastia Llíria)

Últimas fotos

Historias destacadas

Me operé hace 5 años en Dorsia con el Doctor Lino Manasia, ya no debe trabajar en Dorsia. Yo estaba muy acomplejada y me decidí a operarme. Puedo decir que está operación me cambió la vida. No me arrepiento para nada. El postoperatorio haciendo caso de los cuidados, las curas, reposo, compresa congelada (compresa de plástico con liquído que se mete en el congelador) y todo genial.

Ahora que ha pasado el tiempo puedo contar lo angustiada que estaba. No me atrevía a decírselo a nadie porque no creía que me fueran a entender. Después de muchos años, concretamente a mis 17 me armé de valor... y se lo expliqué como pude a mi madre. Aunque parezca algo sencillo, lo que más me preocupaba era tener que mostrarlo, porque principalmente no era algo muy exagerado pero para mí lo que menos era, era bonito... Lo primero que tengo que reconocer es el apoyo y comprensión de mi madre. Cuando quise empezar a hablarle sobre el tema yo enseguida rompí a llorar, y ella me calmó y muy preocupada me dijo que fuera lo que fuera seguro que tenía solución. Le conté mi problema, y lo mucho que me afectaba, porque es algo muy íntimo. Por ejemplo, no poder tener relaciones sexuales sin apagar las luces, era impensable ir al gimnasio con mis amigas, bueno algo muy bestia. Mi madre me llevó a visitar a varios cirujanos, y el mejor para ambas fue Carlos. Nos habló de su técnica y nos pareció muy interesante. A mí, me tranquilizó mucho ya que no soy la única, tal y como él me dijo, con exceso de labios menores. La verdad es que desde el principio vimos que le daba toda la importancia que requería. Seguí informándome durante unos meses más. Creo que en total fueron 3 meses de visitas casi cada semana. Hasta que le dije a mí madre, que lo tenía claro. Que debía ser el Dr. Cuesta. El día de la operación estaba de los nervios pero sabía que todo saldría bien y que me había puesto si o si en las mejores manos. Estaba muy mentalizada verdaderamente nadie sabe lo mal que se llega a pasar, es un sufrimiento además llevado a escondidas. Finalmente, la operación fue genial, y el postoperatorio con bastantes cuidados pero sin nada de dolor ni apenas molestias. Sí que desde entonces, mi vida ha mejorado en muchos aspectos.