Dr. Pau Bosacoma

(2) 100% lo recomiendan
Vic
El Dr. Pau Bosacoma es licenciado en Medicina por la Universitat Autónoma de Barcelona y posteriormente, se especializó en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Durante su trayectoria profesional ha trabajado en varios hospitales de renombre como el Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona. En la actualidad, trabaja en el sector público como médico adjunto en el Instituto de Asistencia Sanitaria de Girona y en el Hospital... (cirugía estética genital Vic)

Últimas fotos

Experiencias destacadas

Encantadísima con labioplastia :)
jqadee89
Miembro destacado

Hola a todas chicas! Después de muchas idas y venidas de médicos privados y de la ss, al final me decanté por ir a una clínica y hacérmelo cuanto antes. Me operé el día 4 del mes pasado, y a todas las personas a las que se lo decía me contestaban lo mismo: “en pleno verano? Y y no vas a poder ni bañarte en la piscina”. Me quedan muchos veranos por delante a lo largo de mi vida, pero oportunidades de poder hacerlo, cuando te viene, hay que agarrarla y no soltarla. Fui a la consulta de Ivan Mañero, y en cuanto me lo vió no tuvo ninguna duda y a las dos semanas me estaban operando. Duró una hora y media la operación aproximadamente, y al echar la anestesia me pude ir a casa. Me indicaron que los dos primeros días tuviese una gasa puesta que me ocupase lo que es toda la zona porque tendría una mini regla y efectivamente, dos días manchando un poquito. Los puntos la verdad que fue lo que me dio más grimita, a la hora de lavármelo siempre tenía que haber alguien conmigo porque me mareaba jajaja. Tenía todo amoratado e inflamado, que era horrible, me daba cosa hasta mirarlo, pero ya estaba hecho y había que seguir pa’lante 😋 Los dos primeros días me mandaron también amoxicilina (para prevenir la infección de orina) e ibuprofeno para el dolor, y para dormir podía un diazepam si me dolía mucho. La primera semana y parte de la segunda, el sentarme no lo tenía en mente, veía las estrellas y tenía que estar tumbada a todas horas. Poco a poco tenía que ir buscado la postura para poder sentarme, e ir acostumbrando al cuerpo otra vez porque la espalda me dolía muchísimo, y al principio costaba muchísimo, notaba que en cada postura me tiraba un punto diferente, cosa que era normal, y terminada tumbada y enfadada jajaj. Es un dolor que se puede soportar, también depende de la persona, pero yo porque soy muy inquieta y quería hacer todo yo aunque me costase, pero tuve que rendirme jejej Animo a todas de verdad, que no os sintáis agusto o estéis muy acomplejadas a que os lo hagáis, no me arrepiento para nada. Tenía mucho complejo, a la hora de mantener relaciones era un suplicio, o el simple hecho de ponerme un tampón.... Os adjunto foto del antes (fue la última que me eché antes de operarme que me estaba depilando con cera para la intervención) de ahí que tenga mitad si y mitad no (que vergüenza, perdonarme) y las otras del después. Si tenéis dudas podéis preguntarme sin problemas. Un beso a todas!!!

Hace muchos años que me acomplejaba el aspecto de mi zona íntima, no es que fuese muy feo y "nunca tuve quejas de nadie" pero a mí no me gustaba nada. Mis labios menores eran grandes y sobresalían de los mayores; a veces me los notaba cuando hacía ejercicio o llevaba ropa ajustada. Con algunos bikinis me pasaba el día pensando si se me notaban y me llegaba a obsesionar a veces. Nunca lo hablé con mi madre ni mis amigas ni primas ni novios... era algo íntimo que me guardaba para mí. Si alguna vez me veía desnuda en un espejo lo odiaba, era una parte de mí que prefería ignorar. Un día leí en una revista un artículo del Dr Vernetta en el que decía que eso era algo fácil de arreglar y que, como mínimo, valía la pena hacer la consulta. Así que fui a verlo y salí de allí encantada con él, sentí que entendía perfectamente cómo me sentía y me contó su experiencia con este tipo de cirugía. La intervención en sí fue muy bien (aunque yo temblaba como una hoja cuando llegué al quirófano). A pesar de estar en un quirófano, me sorprendió y me encantó el cariño con el que me trató todo el mundo allí. Quiero recalcarlo porque ahora, con perspectiva, puedo decir que el resultado final evidentemente me tiene feliz pero, además, recuerdo todo el proceso con una sonrisa porque TODO el mundo intentó desde el primer momento que me sintiese cómoda en quirófano. De verdad agradezco a todo el equipo del Dr Vernetta lo bien que me hicieron pasar ese trago que me tenía tan nerviosa y muerta de vergüenza. Ahora estoy feliz con mi cuerpo y no puedo entender cómo podía prestarle tan poca atención a esa parte en concreto. De veras gracias por ayudarme a quererme más. Lo curioso es que ahora hablo de este tema sin tapujos y el mes pasado se operó mi prima de lo mismo con el Dr Vernetta.