Dra. Celia Farres Puiguriguer

(3) 100% lo recomiendan
Ametlla del Vallès (L')
Videoconsulta online disponible
La Dra. Celia Farres Puiguriguer está especializada en medicina y cirugía  estética cosmética y del envejecimiento fisiológico, medicina antiaging y medicina regenerativa. También es especialista en dermoestética, tratamientos para combatir la alopecia y ginecoestética. Licenciada en Medicina, Máster en medicina y cirugía estética y del envejecimiento fisiológico en la Universitat de Barcelona. Máster en Medicina Regenerativa y terapia Neural... (operación estética Ametlla del Vallès (L'))

Centros cerca de Ametlla del Vallès (L')

Últimas fotos

Historias destacadas

Os paso a explicar un poco mi experiencia con una intervención de rinoseptoplastia con la Dra. Beatriz Moralejo por si os puede servir para resolver alguna duda, ya que yo visité muchas webs antes de decidirme. No soy especialmente tolerante al dolor ni aprensivo por lo que entiendo que mi experiencia sería predicable a cualquiera. Motivación: En mi caso tenía un problema principal, que era fundamentalmente una desviación de tabique nasal que hacía que me pasara la mitad de la vida congestionado y dependiendo de un pulverizador Respibien para no perder la cabeza. Una vez que me decidí a corregir con la septoplastia el problema respiratorio, aproveché para modificar la nariz a nivel estético ya que la tenía un tanto aguileña, y puestos a entrar a quirófano… mejor una sola vez. Selección: Supongo que hice lo mismo que haría cualquier persona profana, buscar por internet valoraciones, información, credenciales de doctores etc… Hay mucha variedad de informaciones y opiniones útiles pero yo buscaba algo en concreto: 1º- A nivel de técnica usada debía ser rinoplastia ultrasónica (eso era innegociable), había visto fotos de personas intervenidas con la técnica antigua y tenían la cara como si les hubieran pegado con una pala (morada hasta las orejas) y si habéis visto el bisturí ultrasónico, a mí me lo enseñó la doctora, no tiene nada que ver con las “herramientas” que se usaban antes y que se parecen más a las que usaba la inquisición para torturar a los herejes que a instrumental médico. Por otra parte prefería también que fuera rinoplastia abierta ya que el pequeño inconveniente del corte lo compensa ampliamente el hecho de que permite ver mucho mejor y limita el riesgo de error y por último con anestesia general, no quería enterarme de nada. 2º- En cuanto al doctor hay muchos y seguro que muy buenos, pero en mi caso buscaba alguien con experiencia, amable, joven, que tenga gusto por su profesión, pero sobre todo, lo más importante, que me inspirara confianza. Cuando te intervienen te sientes vulnerable por lo que es muy importante encontrarse cómodo y confiado con esa persona, por lo que no buscaba doctores prepotentes y endiosados. A pesar de buscar mucha información únicamente hice una visita y me decidí en el momento ya que la Dra Moralejo lo reunía todo. Preoperatorio: Tienes que hacerte una analítica y un electro para que el anestesista confirme que todo está ok, y al ser relativamente joven no era necesario la radiografía de tórax pero con el tema del COVID me pidieron un par de pruebas más ya que debían asegurarse de que nadie infectado entrara a quirófano. Por lo demás nada especial, el día antes no puedes comer ni beber nada desde las 00:00 pero a mí me operaban por la mañana, supongo que dependiendo de la hora varía. Día de la intervención: La intervención era en la clínica Sagrada Familia llegué pronto por la mañana y me llevaron a la habitación. Te dan un par de pastillas, creo que una es un tranquilizante por si vas un poco nervioso, la ropa (la bata con el culo al aire, el gorrito etc…:) y para quirófano. El personal de quirófano superamable, te van hablando para que no te sientas como un mueble, y la doctora también se pasó mientras estaba consciente. Te ponen una vía y al poco rato estas KO completamente. Te despiertas en una sala de recuperación, en mi caso el último recuerdo que tengo es estar hablando con el enfermero y de repente…. nada. No te duele nada pero estás medio dormido unos minutos y cuando te espabilas un poco más te llevan a la habitación. Una pregunta que me surgió ese día y que no me hacía mucha gracia es… me van a sondar?? O my god... Pues si alguien más se lo pregunta, tranquilo, no te sondan pero tienes que “evacuar” la anestesia (te dan una especie de bote que se parece a una berenjena). Lo que MÁS me ha sorprendido de todo este periplo y que de saberlo no había demorado tanto es que no he sentido dolor ninguno ni el día de la operación ni los días después en casa con la férula y los puntos. No es una manera de hablar, es que nada… cero. Tampoco tengo hematomas (únicamente uno muy pequeñito que si no te fijas ni se nota). A pesar de que la habitación del hospital es muy amplia y se parece más a un hotel que a un hospital, éstos no me gustan especialmente y preferí no pasar la noche allí, ya que clínicamente la doctora no veía problema y yo me encontraba perfectamente. Por mí me hubiera marchado a las 2 horas de la intervención pero me dieron el alta a última hora por si aún estaba medio colocado. Postoperatorio Básicamente consiste en lavados con Rhinomer, limpiarte los puntos con suero y betadine 3 veces al día (también es indoloro) y tomarte unas pastillas durante una semana hasta la retirada de los puntos. El primer y segundo día sangras mínimamente (simplemente se mancha un poco la venda y la sensación es como si estuvieras moqueando) Te dejan puesta una férula hasta la retirada de puntos y aunque tenga guasa la cosa lo peor esa semana ha sido cuando te pica y no te puedes rascar. Además si no estás acostumbrado a dormir boca arriba cuesta un poco. Por lo que se refiere a respirar, con esta técnica no te tapan la nariz por lo que el lado derecho lo tenía completamente despejado el mismo día de la intervención y el izquierdo a partir del segundo día. Retirada de puntos, resultados y conclusión: Hoy mismo me han retirado los puntos y la férula después de 7 días. Escuece un poquito pero muy poco y dura unos 3 minutos. Funcionalmente que era lo más importante, respiro perfectamente y estéticamente a pesar de que aún tardará en desinflamarse y variará un poquito el resultado es más que apreciable y acorde con lo que esperaba (no quería que se viera artificial ni que dejara de ser yo) ahora es recta y un poco más corta acorde con el resto de facciones. En ese aspecto le indiqué más o menos lo que quería y dejé libertad “creativa” a la doctora que es una maestra en lo suyo. Esta ha sido mi experiencia personal y no tiene que ser igual para todos pero como es lo único que he experimentado si tuviera que recomendarlo a alguien lo haría sin dudarlo.

Después de mi segundo embarazo no pude recuperar la forma normal de mi barriga, hacia mil dietas y mucho deporte, pero mi barriga no volvía a su estado natural y era espantosa. Estaba llena de flacidez y estrías causadas por los dos partos. Me sentía fatal, no me atrevía a ponerme bikini ni mucho menos, según que ropa ajustada tampoco y entre en un bucle muy negativo. Un día decidí poner solución y operarme. Mire muchas opciones ya que quería un resultado natural y estar en manos de buenos profesionales. Finalmente fui a clínica opción médica desde el minuto 1 el doctor me transmitió mucha paz y confianza, y me decidí a hacerlo. Estaba muy nerviosa pero la intervención fue muy bien y la recuperación también. Con el resultado no puedo estar mas contenta, una maravilla! Os lo recomiendo 100%, el trato recibido en la clínica por parte de todo el personal fue fantástico, me hicieron sentir como en casa