No es profesional en los resultados del tratamiento. Independientemente de la marca del producto aplicado, ya sea Azzallure o Vistabel, el resultado no es óptimo puesto que el mismo producto aplicado por otros doctores ha tenido distinto resultado y mayor durabilidad aplicando el mismo producto en otros centros. No lo recomiendo.

Estoy muy disgustada con ‘’el Doctor’’. No es cirujano, simplemente ha hecho un cursillo de 4 días y se pone a pinchar por pinchar. Si lo llego a saber no asomo ni la cabeza por su clínica. Me he puesto botox y no he quedado nada contenta. El día que me lo puse cuando me daba un poco el aire sentia unos pinchazos en la frente, pero pensé que era normal.. en fin, esperé 15 días que es lo que me dijeron pero el efecto fue mínimo, solo lo noté un poco en la frente. Después volví pero mi sorpresa fue cuando me dijeron que tenia que pagar 130 euros más, después de haber pagado todo el tratamiento. Pero así y todo me puse me puse más y nada, nadie nota que me he puesto botox ni nada. Aún estoy buscando una buena clínica con buena fama por que a esta clínica hecha para tomar el pelo a las guiris en pleno puerto banus no vuelvo a ir ni muerta. Cuando llegas allí te prometen el oro y el moro con una sonrisa de oreja a oreja, te lo pintan todo espectacular pero luego nada es verdad, Solamente piensan en coger el dinero y punto. Siempre tienen excusas como para que te sientas culpable por no haber hecho efecto sus tratamientos. Son una vergüenza.

Desde que conocí la existencia de la toxina botulímica, me había llamado mucho la atención. Mi gran deseo era aplicármela y corregir el hábito de fruncir el ceño. Comparando precios en mi ciudad, elegí Laser 2000 por ser la clínica más económica. Era la primera vez que me iba a aplicar el tratamiento y tenía grandes expectativas por lo que había leído y por lo que me comentaron en la clínica. Desgraciadamente, el tratamiento ha sido totalmente ineficaz. En ningún momento he dejado de fruncir el ceño y las arrugas de expresión siguen intactas.

Siempre me había parecido que mi mirada era demasiado triste, por la forma de mis cejas. con los años, esa sensaciçon se acrecentaba demasiado. No me apetecía entrar en un quirófano, pero la verdad es que esta operación es muy sencilla, no te hospitalizan y las molestias duran solo unos días.

Quienes me han visto después de un tiempo coinciden que decirme que se me nota la expresión más alegre y juvenil. Yo suelo reirme y decir que soy muy feliz y eso se me tiene que notar. Lo que me callo es que me hice una elevavión de cejas y el cambio ha sido espectacular.