Todo sobre el lipedema: qué es y cómo tratarlo

Todo sobre el lipedema: qué es y cómo tratarlo
Vero Sanz
Vero Sanz
Periodista de belleza y salud. Actualmente soy colaboradora en revistas y webs.
Creación: 16 mar 2018 · Actualización: 16 jul 2019

El lipedema, es a día de hoy, una enfermedad poco conocida, pero que causa grandes padecimientos a quienes la sufren. También se la conoce con los nombres de síndrome de piernas gruesas, síndrome de la inflamación o síndrome de la grasa dolorosa.

Con frecuencia se suele llegar a confundir con la celulitis, pero no son lo mismo. La celulitis afecta a la grasa más superficial, mientras que el lipedema implica una acumulación desmesurada de tejido graso en capas más profundas de la piel. No todos los casos de celulitis concurren con lipedema, pero si hay lipedema, también hay celulitis. Y se diferencian en algo más: el lipedema suele aparecer en la parte de la cadera, pero también se puede llegar a extender desde ahí hasta los tobillos, algo que no ocurre con la celulitis, que siempre suele estar más localizada.

Esta enfermedad también se puede llegar a confundir con el linfedema, pero el edema de origen linfático puede llegar a manifestarse aunque no exista lipedema. No obstante, el lipedema puede dar lugar, con el paso del tiempo, a un linfedema si no hay una correcta circulación de la linfa.

¿Cuál es el origen de esta enfermedad?

Cuando aparecen problemas de acumulación de grasa se suele pensar que hay una alimentación desordenada o una vida demasiado sedentaria, pero no siempre es así. Igual que la celulitis puede aparecer, y de hecho aparece, en personas delgadas, también lo puede hacer el lipedema.

Hay personas que llevan un estilo de vida sano, se alimentan bien, hacen ejercicio y tienen una correcta hidratación, e incluso así tienen que hacer frente a un lipedema. Esto se debe a que, en realidad, el origen de la enfermedad es genético, aunque algunos factores externos pueden agravarla o hacer que surja antes. En cualquier caso, nadie está exento de sufrir un lipedema.

En lo que sí están de acuerdo los especialistas es que es un problema que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres, hasta el punto de que el número de hombres con esta enfermedad es muy muy bajo, prácticamente residual.

2019-06-06.jpg

Un problema estético y de salud

La acumulación de grasa en ciertas partes del cuerpo puede causar problemas a nivel estético. Muchas veces la inflamación es tan importante que hay un claro desajuste entre las proporciones de la parte superior e inferior.

Pero no es solo una cuestión de estética: el lipedema puede afectar de forma notable a la salud. Mientras que en la mayoría de los casos la acumulación de grasa producida por la celulitis no genera molestias, esto no ocurre en el lipedema. La grasa puede acabar comprimiendo los vasos linfáticos y reducir la capacidad de transporte de la linfa, lo que da lugar a un aumento de la fragilidad de los capilares sanguíneos, y esto puede afectar a la circulación de retorno. Todo ello se traduce en dolor y malestar. Las mujeres que tienen lipedema presentan, además, otros síntomas. El más habitual, la pesadez de piernas.

Por si todo esto fuera poco, si la capacidad de transporte de la linfa se ve afectada seriamente, el lipedema se puede convertir en un lipolinfedema. En los casos más graves, la acumulación de grasa en la parte baja de las piernas puede limitar la capacidad de la persona para andar. Ello se traduce en una reducción importante de su libertad de movimientos.

↪️Relacionado: La barriga es lo que más preocupa a hombres y mujeres

¿Se puede operar el lipedema?

El lipedema es un problema que puede llegar a ser grave, pero no deja de ser una acumulación de grasa, lo que implica que se puede solucionar con una operación que hoy en día es bastante frecuente y que tiene unos riesgos mínimos: la liposucción.

Si el sistema linfático también está dañado, se realizará una liposucción tumescente. La diferencia entre esta y la tradicional estriba en que en la liposucción tumescente, antes de aspirar la grasa, se infiltra una solución anestésica diluida para proteger al máximo los conductos linfáticos y que no resulten dañados durante la intervención.

La liposucción del lipedema sigue el mismo prodecimiento que la liposucción normal para eliminar otros cúmulos de grasa. Gracias a esta operación se reduce el exceso de adiposidad. Además, el médico puede remodelar las piernas. Pero la verdadera diferencia se da en el posoperatorio, pues la recuperación incluye sesiones de drenaje linfático, que son totalmente necesarias. En estos casos, es normal que durante el posoperatorio se forme un edema extenso. Con el drenaje linfático lo que se hace es permitir que la piel se pueda retraer de forma adecuada.

Se puede eliminar el lipedema sin cirugía?

Hoy en día hay muchos tratamientos para eliminar la grasa localizada que también pueden ser de ayuda a la hora de acabar con el lipedema. Algunos ejemplos son la carboxiterapia, el drenaje linfático o la mesoterapia.

Eso sí, si la acumulación de grasa es muy importante, con estos tratamientos se notará una mejoría pero la grasa no depararecerá completamente, por lo que lo más aconsejable es decidirse a pasar por el quirófano para someterse a una liposucción.

↪️Relacionado: La mejor técnica alternativa a la liposucción

shutterstock-286561994.jpg

¿La solución es definitiva?

Desafortunadamente no. El lipedema es, a día de hoy, una enfermedad que no tiene solución. Con el paso del tiempo la grasa vuelve a aparecer. Por eso se recomienda a aquellas pacientes que se han sometido a una liposucción que después se hagan periódicamente tratamientos para acabar con la grasa acumulada, como radiofrecuencia, mesoterapia, ondas de choque, presoterapia, etc., con el objetivo de que la acumulación de adiposidad sea la menor posible.

El deporte también resulta ser un buen aliado en estos casos. Algunos van mejor que otros; la natación ha demostrado ser uno de los más eficaces, ya que favorece el movimiento de todo el cuerpo y mejorar la circulación sanguínea. Igualmente, se aconseja el uso de prendas de contención, ya que facilitan el drenaje y la eliminación de la grasa.

Al tratarse de una enfermedad, siempre es aconsejable que todos los tratamientos sean supervisados por un médico. El especialista es quien mejor puede dar indicaciones a las pacientes sobre las soluciones adecuadas para tratar su caso, puesto que no todos son iguales ni revisten la misma gravedad.

↪️ ¿Te has quedado con dudas? ¿Quieres saber algo más sobre este problema? Puedes resolverlo en nuestro foro

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!