Todo lo que necesitas saber sobre las varices y su tratamiento por esclerosis química

Todo lo que necesitas saber sobre las varices y su tratamiento por esclerosis química
Un gran equipo humano de médicos expertos, los mejores tratamientos realizados con la tecnología más avanzada en el sector desde hace más de 25 años avalan el trabajo y la experiencia del centro.
Creación: 5 oct 2017 · Actualización: 3 jul 2020

Las varices son insuficiencias venosas crónicas, inflamaciones o dilataciones de las venas que impiden la circulación normal de la sangre por su interior. Su aparición está asociada a la vida sedentaria y a determinados tipos de trabajo que se desarrollan íntegramente de pie o sentado, actividades que hacen mella en la circulación.

El sobrepeso, el embarazo en el caso de las mujeres y las altas temperaturas también están relacionados con las varices, así como la edad. De hecho, se sabe que conforme envejecemos, las venas tienden a dilatarse, por lo que es habitual que aparezcan algunas en las piernas.

Ni todas las varices son iguales ni todas tienen el mismo origen ni tratamiento. Así, los profesionales en esclerosis vascular hacen la siguiente distinción:

Arañas vasculares.Son inflamaciones venosas que, como una tela de araña, surgen desde un punto central, normalmente ubicado en la zona de unión de dos vasos comunicantes. Son unas de las más conocidas precisamente por su apariencia semicircular o circular.

Telangiectásias. Suelen tener un diámetro de 1 mm. Se trata de dilaciones producidas en los vasos intradérmicos del plexo subpapilar, esto es, la red venosa que hay entre la dermis reticular y la papilar.

Varices reticulares. Son inflamaciones venosas que, bajo la piel, se distribuyen formando una retícula.

Varices en escoba. Son pequeñas varices con forma de árbol que surgen de una misma vena o de varias.

Varices tronculares. Se trata de dilaciones de las venas originadas en los conductos circulatorios asociados a la vena safena.

Muchos pacientes solo presentan varices de un tipo, pero otras aglutinan distintos tipos de varices. Por ello, es importante que el médico evalúe a conciencia la zona y estudie los tipos de varices que presenta y cómo actuar para eliminarlas.

¿Qué tratamientos existen para tratar las varices?

La medicina estética ofrece dos alternativas eficaces para el tratamiento de las varices:

Microflebectomía. Consiste en extraer la variz por medio de pequeñas incisiones (aproximadamente cinco) en la piel.

Esclerosis. Se trata de alterar la pared venosa para eliminar la variz. La esclerosis, a su vez, puede ser física, química o mixta, según el método empleado para alterar la vena varicosa. La esclerosis física se vale del láser, la luz pulsada y la radiofrecuencia para tratar la variz. Por su parte, la esclerosis química recurre al empleo de una sustancia esclerosante que lesione la variz y acabe con ella.

aranas-vasculares.jpg

Finalmente, la esclerosis mixta es aquella en la que se mezcla un método físico (fundamentalmente, la radiofrecuencia) con otro químico (esclerosante).

La esclerosis química como solución efectiva para las varices

La esclerosis química es, posiblemente, el método más empleado y efectivo para eliminar las varices. El médico, mediante la inyección de un esclerosante, provoca una alteración del endotelio y de la capa subendotelial de la vena, lo que hace que la variz se reabsorba y, por tanto, se elimine.

Los esclerosantes más habituales entre los expertos son el policodanol (Aethoxisklerol, Etoxisclerol, Sclerovein) y la glicerina cromada.

Antes que nada, el médico examinará a conciencia el tipo de variz que presenta el paciente, ya que de ello dependerá el esclerosante a utilizar, así como su concentración y si este se combinará con espuma o sin ella. Por ejemplo, si lo que tiene son varices reticulares, el médico usará una concentración de 0,30 % de esclerosante sin espuma. Si el recorrido de estas es mayor, la concentración se incrementaría al 0,40-0,45 %. En el caso de que valore mejor emplear espuma, la concentración de esclerosante oscilará entre el 0,40 y el 0,50 %. Si presenta telangiectásias, la concentración de esclerosante descenderá hasta el 0,30 %, sin espuma, o el 0,40 % si se combina con espuma.

La valoración se realiza con un transiluminador mientras el paciente permanece de pie. El objetivo es observar con detenimiento el trayecto que siguen las varices y las venas nutricias.

Acto seguido, el especialista comenzará a esclerosar las varices de mayor diámetro y las venas nutricias, para acabar con las varices más pequeñas. En este caso, el paciente tendrá que estar tumbado y permanecer tranquilo mientras el especialista practica las punciones necesarias para tratar las varices. Si emplea espuma, las jeringuillas que usará serán de 2 cc, frente a las de 1 cc que utilizará en el supuesto de que no emplee espuma durante la esclerosis química. A tenor de la complejidad del tratamiento, el médico trabajará siempre con el transiluminador y una lupa para conseguir un trabajo más exacto y detallado.

Una vez concluido, el especialista colocará un vendaje comprensivo (venda tubular) en la pierna tratada, venda que deberá llevar el paciente durante el tiempo que estime conveniente el médico, normalmente entre 3 y 7 días.

El paciente podrá retomar su vida con normalidad. El especialista recomendará que camine un rato diariamente para facilitar la recuperación, entre 30 y 45 minutos. Asimismo, deberá evitar exponer las piernas al sol o al calor.

Nunca consiguen reducirse las varices en una única sesión. El número de sesiones necesarias depende de cada paciente. Eso sí, entre sesión y sesión nunca debe transcurrir un plazo menor a dos semanas. Sí se puede tratar la otra pierna en un plazo inferior de una semana, pero las sesiones en una misma pierna deben espaciarse, al menos, 15 días.

Complicaciones y contraindicaciones de la esclerosis química

La escleroterapia debe ser practicada por especialistas en el tratamiento de varices. De lo contrario, se pueden ocasionar lesiones importantes en la pared venosa.

En líneas generales, se trata de un tratamiento seguro, pero pueden surgir efectos secundarios, como trombos intravaricosos, flebitis ascendente, equimosis, edemas en el pie, coágulos, repermeabilización de los vasos, etc. Si no se ha administrado bien el escelrosante, pueden aparecer capilares finos (complicación conocida como matting). También hay riesgo de hiperpigmentación en la zona tratada.

Los efectos secundarios normales son enrojecimiento en el área de las punciones e hipersensibilidad, efectos estos que tienden a desaparecer pos sí solos al cabo de unos días.

En cuanto a las contraindicaciones de la esclerosis química para el tratamiento de varices, este método está desaconsejado en pacientes con edemas en las piernas, problemas cardiovasculares (microangiopatía diabética, cardiopatías, neoplasias), trombosis, hipertiroidismo, hipertensión arterial, problemas de coagulación… Tampoco se recomienda en personas alérgicas a los componentes de los esclerosantes o en sujetos que hayan padecido embolias pulmonares.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.