Todo lo que necesitas saber sobre la reconstrucción mamaria con expansor tisular

Todo lo que necesitas saber sobre la reconstrucción mamaria con expansor tisular
Por Multiestetica.com
12 oct 2016

En el caso de mujeres que han padecido cáncer de mama y que, a raíz de esta enfermedad, han tenido que ser mastectomizadas, recuperar el pecho mejora su aspecto y las hace sentirse mejor consigo mismas, un factor que es imprescindible cuando se está luchando contra una enfermedad grave.

En estos casos hay que tener en cuenta que se retira tanto tejido de la mama que en ocasiones el tejido que hay no es suficiente para poder implantar una prótesis. Es entonces cuando se recurre a la reconstrucción mamaria con expansor tisular. Pero no solo se utiliza esta intervención en casos de mastectomía, también se aplica para conseguir una simetrización de ambas mamas en aquellos casos en los que la diferencia de tamaño es acusada.

Cómo es la reconstrucción mamaria con expansor tisular

La intervención consiste en realizar una incisión justo en el mismo lugar en el que se hizo la mastectomía (para que no queden más cicatrices) e introducir un dispositivo conocido como expansor mamario entre el músculo pectoral mayor y el serrato anterior.

El expansor es similar a un globo y se introduce en el cuerpo de la paciente totalmente deshinchado. Una vez que la intervención ha finalizado se infla el extensor con suero fisiológico a través de una inyección transcutánea.

Pasado un tiempo desde la operación, y una vez que la herida ha cicatrizado, se sigue introduciendo suero fisiológico en el dispositivo para aumentar su volumen poco a poco. El suelo fisiológico se introduce a través de un pequeño pinchazo indoloro en la piel. Cada dos o tres semanas se inyectan entre 60 y 100 cc.

De esta forma la piel se va distendiendo poco a poco hasta que tiene volumen suficiente como para poder poner la prótesis mamaria definitiva.

La intervención (que puede realizarse en el mismo momento de la mastectomía o en un momento posterior) se hace con anestesia general y tiene una duración aproximada de 45 minutos.

En 24 horas el paciente puede irse a casa, sustituyéndose el vendaje puesto en quirófano por un sujetador postquirúrgico ergonómico.

El cambio del expansor por la prótesis depende del cuerpo de cada mujer y de la rapidez con la que se generen nuevos tejidos, pero el tiempo medio suele estar entre los dos y los cuatro meses.

Una vez que ya hay tejido suficiente el siguiente paso es retirar el expansor y sustituirlo por la prótesis. La intervención para retirar el expansor es sencilla y se suele realizar conjuntamente con la intervención para poner la prótesis.

La reconstrucción mamaria con expansor tisular es una de las técnicas más empleadas en la actualidad, pero también tiene sus límites y hay situaciones en las que no se puede usar, como en el caso de pacientes que hayan recibido tratamiento con radioterapia o pacientes que tras una mastectomía presenten mala calidad de tejidos en la zona intervenida.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!