Tipos de láseres faciales

 · 
Tipos de láseres faciales

Los tratamientos con láser han revolucionado la medicina estética durante los últimos años por su eficacia, precisión y por los buenos resultados que ofrecen. Uno de los puntos más importantes del láser es la polivalencia que ofrece, ya que se puede utilizar para múltiples tratamientos que van desde la eliminación de vello (depilación), hasta la eliminación de arrugas, varices, cicatrices o, incluso, tatuajes.

El funcionamiento del láser para todos estos tratamientos es muy sencillo. Básicamente consiste en aplicar una fuente de luz procedente del láser sobre la piel. La exposición de la piel (o el cabello) a la luz del láser provocará una reacción del organismo. De acuerdo al tipo de reacción que efectúe la piel se conseguirán unos resultados u otros.

En este sentido es importante destacar que no todas las luces de láser son iguales. Existen diferentes láseres con diferentes amplitudes de onda. La amplitud de onda del láser afecta directamente a cómo la luz actuará sobre la piel. Para entender esto un poco mejor debemos explicar que los láseres funcionan de una manera u otra en función de su objetivo. En líneas generales son tres las fuentes hacia las que se puede dirigir la luz de un láser: melanina, hemoglobina y agua.

  • Melanina. La melanina es un pigmento que se encuentra en las células de los humanos y que tiene que ver con la coloración de la piel, del pelo y de los ojos. Las pieles morenas y los cabellos más oscuros tienen una mayor concentración de melanina. Si el objetivo del láser es destruir el cabello, este debe tener una longitud de onda suficiente como para alcanzar el folículo piloso (situado por debajo de la piel).
  • Hemoglobina. Otros láseres, por ejemplo, pueden ir destinados a actuar sobre la hemoglobina, situada en el interior de los vasos sanguíneos. Por tanto, necesitan una longitud de onda diferente. Cuando se ataca directamente a la hemoglobina con un láser el objetivo es la eliminación de varices o capilares dilatados.
  • Agua. Por último, hay láseres que se dirigen hacia el agua de la piel. Su objetivo es vaporizar los tejidos y generalmente tienen como objetivo la remodelación de estos.

El color de la luz también afecta al resultado que da la aplicación del láser sobre la piel. Los colores más habituales son el rojo, el azul y el verde. El láser de luz roja es el más habitual y entre sus funciones se encuentran la producción de colágeno y la renovación de las células. Por tanto, la luz roja es útil para rejuvenecer la piel y corregir arrugas, estrías, la hidratación, la firmeza y el aspecto general de la piel.

esp-13.jpg

Por su parte, el láser azul es muy utilizado para tratar el acné ya que su longitud de onda permite penetrar en la piel y producir oxígeno con capacidad para destruir la bacteria causante de este síntoma: la propionibacterium acnes. En cambio, la luz verde se emplea para controlar la pigmentación de la piel y para igualar las diferencias de color en la misma. Su aplicación principal es actuar contra las células formadoras de la melanina en la parte interior de la epidermis.

La luz procedente del láser se emplea habitualmente en medicina estética para tratar síntomas de piel envejecida, piel apagada, arrugas, manchas o acné. Por tanto, el rostro de los pacientes es uno de los lugares del cuerpo donde más se aplican este tipo de tratamientos. En las clínicas se pueden encontrar numerosos tipos de láser, cada uno con una longitud de onda diferente y unas peculiaridades que lo hacen óptimo para un tratamiento u otro.

Láseres faciales más habituales

Como explicamos, en la actualidad existen diferentes láseres, cada uno con sus características, ventajas e inconvenientes. Estos láseres se pueden encontrar en muchas clínicas, aunque es difícil que se encuentren todos en la misma, ya que cada doctor suele trabajar con uno o varios en concreto.

A continuación queremos hablarte de los láseres más utilizados en las clínicas cuando se trata de efectuar tratamientos faciales.

  • Láser Gentle YAG. La aplicación más habitual de este láser es el tensado de la piel, especialmente en la papada y en las mejillas. Su longitud de onda le permite actuar sobre las zonas más profundas de la piel sin dañar la superficie. Un aspecto importante a destacar de este láser es que es recomendable principalmente para pieles morenas.
  • Láser Nd-YAG. A diferencia del caso anterior, en el que hablábamos de un láser recomendado especialmente para pieles morenas, con el Láser Nd-YAG encontramos una luz que es efectiva en todo tipo de pieles. Este láser trabaja con varias longitudes de onda, siendo las más frecuentes la de 1064nm y la doble frecuencia de 532nm. Una de sus características más distintivas es la velocidad de repeticiones. Esto conlleva una ventaja y un inconveniente. La ventaja es que permite tratar zonas grandes con mayor rapidez, mientras que el punto negativo es que su uso puede resultar más molesto y doloroso para el paciente. Este láser se emplea para eliminar manchas, imperfecciones, arrugas finas, mejorar la textura de la cara y eliminar tatuajes.

shutterstock-370975280.jpg

  • Láser LED. Es uno de los más tradicionales y también uno de los menos agresivos. Por tanto se suele emplear para tratar aspectos superficiales como imperfecciones cutáneas derivadas de manchas o acné.
  • Láser Active FX. El Active FX es uno de los láseres de última generación, lo que permite tratamientos precisos y eficaces. Es por ello que se emplea para trabajar sobre zonas muy concretas como las zonas situadas alrededor de la boca o para el borde de los labios. Este sistema permite tratar arrugas profundas, la piel flácida y las manchas sobre el rostro.

Pero estos no son los únicos láseres que se pueden encontrar en las clínicas. Es habitual ver otros modelos como el Q-Switch, el V-Beam o el Affirm. Este último, al igual que el láser Active FX, ofrece una gran precisión y una velocidad de disparo muy rápida.

Recuerda que si estás pensando en efectuar un tratamiento de láser sobre tu piel es tu médico de confianza el que debe recomendarte cuál es la solución más eficaz para ti. En Multiestética contamos con los mejores profesionales, quienes estarán encantados de ayudarte y asesorarte sobre la opción que más te conviene.

comentario (1)

TxellTxell

· Rubí

El laser al parecer es muy efectivo. El IPL , que tambien llaman laser frio, sirve para rejuvenecimiento de manos, cara, escote... tal y como dicen aqui http://www.multiestetica.com/foro/como-rejuvenezco-mis-manos-9529
Consulta al doctor