Células madre o PRP, tratamientos eficaces para las cicatrices

Células madre o PRP, tratamientos eficaces para las cicatrices
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 12 may 2017 · Actualización: 16 oct 2020

Las cicatrices se producen por distintas formas de lesión: cortes, heridas, rasguños, llagas, afecciones de piel, incisiones de cirugías, quemaduras, etc. Una lesión que toda persona espera que se repare de la mejor forma posible, ya que, dependiendo de varios factores, la lesión puede quedar mejor o peor cicatrizada.

¿Qué es realmente una cicatriz? Una cicatriz es un parche de piel que se desarrolla sobre una herida de forma permanente. En términos generales, las cicatrices suelen ser más gruesas que la propia piel del paciente, además también presentan un aspecto más rosado y brillante; de esta manera, la cicatriz se diferencia en gran medida del resto de piel que la rodea. El aspecto final de una cicatriz dependerá de una serie de factores como son el tamaño o la profundidad de la herida, la edad de la persona, el tiempo de curación, la zona donde se ha producido, así como también dependerá de algunos factores hereditarios relacionados con el proceso de cicatrización.

Con el tiempo, estos parches que crea la piel llegan a desaparecer, aunque nunca lo hacen de forma completa. Siempre queda una marca mínima que, en los peores casos, puede resultar muy visible. Pero gracias a los avance en medicina estética, se han conseguido desarrollar tratamientos para cicatrices que consiguen minimizarlas al máximo.

La dermoabrasión, tratamientos láser, cremas, inyecciones, entre otros, son algunas de las opciones que existen para combatir una apariencia desmesurada de una cicatriz. Pero, sin duda, los dos tratamientos para cicatrices que mejores resultados ofrecen son los que utilizan células madre y plasma rico en plaquetas. A continuación vamos a analizar con más detalle en qué consiste cada uno de estos tratamientos.

Tratar las cicatrices con células madre

Las células madre están cada día más presentes en la medicina general y, sobre todo, en la especialidad estética. El aumento de su aplicación es debido a que las células madre son un tratamiento muy efectivo, ya que son capaces de autoregenerarse, multiplicarse y convertirse en cualquier otro tipo de célula, siempre y cuando tenga el mismo origen embriológico. Pero además, las células madre siguen siendo células progenitoras a pesar de esa nueva transformación. De ahí la importancia que tienen en el marco de la medicina general y la cirugía estética y, en concreto, en el tratamiento de cicatrices.

células madre
Las células madre mejoran la supervivencia de los injertos tisulares

Existen dos tipos de células madre: las que se obtienen de los embriones (células madre embrionarias) y cuyo uso está limitado legislativamente, y las que se extraen de un tejido adulto (células madre adultas), que actúan regenerando una zona tisular dañada en la que acabará desarrollándose una cicatriz. Además de ser eficaces tratando cicatrices, las células madre también son fundamentales en la reparación de órganos.

Para el tratamiento con células madre, primero se extraen dichas células de la grasa del propio paciente, se cultivan (no manipulan) en un laboratorio para que crezcan de forma rápida y se vuelven a implantar en el paciente. De esta manera, se logra reparar parcial o completamente el tejido (piel, hueso, cartílago, etc.) de la persona afectada. La ventaja de trabajar con células madre es que estas se encuentran en cualquier parte del cuerpo humano, pero donde existe una mayor reserva de ellas es en el tejido graso, el cual se puede extraer de forma muy sencilla y poco invasiva (mediante una liposucción).

Utilizar células madre como tratamiento para las cicatrices (así como para otras afecciones) tiene dos grandes ventajas:

  • Las células madre mejoran la supervivencia de los injertos tisulares
  • Ofrecen un resultado final mucho más natural

Las células madre son excelentes para rellenar cicatrices y defectos traumáticos. Pero donde se obtienen los mayores logros es en el tratamiento de cicatrices originadas por quemaduras y en úlceras crónicas. En estos dos casos son realmente efectivas, pues reparan y mejoran el aspecto de la zona lesionada.

Tratar las cicatrices con PRP

El PRP o plasma rico en plaquetas es un material que se encuentra en la sangre de las personas. Si extraemos un poco de sangre y la sometemos a centrifugación, se crean varios niveles de sedimentación que están compuestos de células sanguíneas y otros materiales transportados por el torrente sanguíneo. Uno de estos niveles es el plasma rico en plaquetas (PRP), sustancia que participa en la coagulación. Este material tiene la característica de poseer los denominados factores de crecimiento, los cuales promueven la migración y división celular, es decir, que dichos factores tienen la capacidad de regenerar tejidos y acelerar el proceso de cicatrización, ya que favorecen también la síntesis de colágeno, la molécula que resulta más dañada cuando se produce una herida.

cicatriz PRP
La gran ventaja de utilizar PRP es que esta sustancia no crea rechazo

El PRP se emplea en cirugía estética para solucionar problemas de cicatrización, aunque también trata otra clase de problemas. El procedimiento de un tratamiento RPR consiste en aplicar o inyectar los factores de crecimiento en los tejidos dañados con la finalidad de potenciar la regeneración de la zona de forma natural.

El PRP es muy eficaz para ayudar a solucionar problemas de marcas de acné porque, como acabamos de comentar, favorece la síntesis de colágenos, la cual hace que aumente el grosor de la piel rellenando de forma parcial la depresión de las heridas que ha provocado el acné. Pero hay que señalar que este es un tratamiento complementario, por sí solo no consigue resultados efectivos. Por tanto, debe combinarse con otros tratamientos, como, por ejemplo, el láser fraccionado, lo que hará que estos resulten mucho más efectivos.

La gran ventaja de utilizar PRP es que esta sustancia no crea rechazo por parte del paciente, ya que procede de él, cosa que sí puede ocurrir si se emplean otros materiales de relleno. Por otro lado, el PRP no está aconsejado para tratar queloides o cicatrices hipertróficas.

Si estás buscando tratamientos para cicatrices porque necesitas mejorar el aspecto de una o varias en tu cuerpo, ya puedes conseguir los resultados que tanto deseas gracias a las células madre o el plasma rico en plaquetas. Te recomendamos que consultes a un especialista en medicina estética de confianza, el cual te asesorará de forma más personalizada. Si no conoces a ningún profesional, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a encontrar el más cercano a ti. Consigue ya mejorar el aspecto de tu cicatriz gracias a estas novedosas técnicas.

↪️ ¿Tienes alguna cicatriz que te preocupe especialmente? ¿Has probado algún tratamiento? ¡Cuéntanoslo en nuestro foro!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.