Microdermoabrasión: la técnica que renueva la piel

Microdermoabrasión: la técnica que renueva la piel
Vero Sanz
Vero Sanz
Periodista de belleza y salud. Actualmente soy colaboradora en revistas y webs.
Creación: 27 ago 2014 · Actualización: 16 jul 2019

¿Existe algún método seguro y sin cirugía para disminuir las arrugas y eliminar las pequeñas cicatrices del rostro? Afortunadamente, la ciencia médico-estética avanza cada vez más y, actualmente, es posible encontrar diversos tipos de tratamientos que renuevan la piel del rostro sin necesidad de someterse a ningún tipo de operación.

Entre los más comunes se encuentran los peelings, que eliminan las impurezas y las arrugas más o menos superficiales en función del grado de profundidad con el que se realice la limpieza de las células muertas. La dermoabrasión es una de estas exfoliaciones, y consigue cambios perceptibles a simple vista pero de forma menos agresiva que los peelings más profundos.

Reducir las arrugas y aumentar la elasticidad

El objetivo que se busca es eliminar las células muertas de las capas exteriores de la piel –epidermis- para conseguir una regeneración celular que conlleva un aumento de la producción de colágeno. Gracias a ello se consigue mejorar la elasticidad y la tersura del rostro, además de hacer menos prominentes las líneas de expresión y menos visibles las pequeñas cicatrices.

doctorabarba.jpg

Clínica Médica Dra. Mª J. Barba Martínez.

De hecho, y tal y como ratifica el estudio publicado en Archives of Dermatology y elaborado por un equipo de científicos de la Universidad de Michigan (EEUU), la microdermoabrasión también incrementa la producción de otros componentes imprescindibles para la renovación celular como, por ejemplo, las metaloproteinasas de la matriz –que inactivan las enzimas dañinas de la piel- o los péptidos antimicrobianos –imprescindibles para evitar la infección-.

Es decir, la renovación celular que provoca favorece que, en palabras de los responsables del estudio, sea una de “las técnicas más efectivas a la hora de mejorar la apariencia de las arrugas, la despigmentación, las marcas del acné y otras señales propias del envejecimiento de la piel".

¿En qué consiste?

Para conseguirlo se suelen emplear unas puntas recubiertas con pequeñas partículas –microcristales- de diamante o de óxido de aluminio que se aplican con aparatología especializada para controlar la intensidad y la profundidad de la exfoliación. Estas puntas se van deslizando por la zona que se desea tratar y un sistema de vacío que incorpora va succionando las células muertas de la capa superficial de la piel.

microdermabrasionclinicasaga.jpg

Foto de Clínica Saga.

Indoloro y sin efectos secundarios

Una de las mayores ventajas que presenta con respecto a los peelings tradicionales es que es completamente indoloro, tanto durante el tiempo de cada sesión como en los días posteriores. Y, aunque sí es posible notar un cierto enrojecimiento en la piel al concluir la exfoliación, ésta desaparece en pocas horas.

Sin embargo, es una técnica que no debe emplearse en casos de acné generalizado, si existe algún tipo de lesión o llaga abierta en la piel o para personas que padezcan psoriasis o eccemas cutáneos.

Sesiones semanales

Los especialistas recomiendan realizar el tratamiento una vez por semana durante cinco semanas, ya que no se suele requerir más tiempo para obtener los mejores resultados y que éstos sean duraderos.

Cada sesión tiene una duración máxima de unos 30 minutos y, tras ella, puede hacerse una vida completamente normal. No obstante, se aconseja emplear cremas suaves y descongestivas mientras dure el tratamiento y evitar, en la medida de lo posible, la exposición directa y prolongada al sol, aunque se proteja la piel con alguna loción con filtro solar.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!