Microdermoabrasión con punta de diamante

Microdermoabrasión con punta de diamante
Carolina Márquez
Carolina Márquez
Editora y redactora de profesión. Desde hace más de 5 años creo contenido informativo médico-científico, salud y estética.
Creación: 3 feb 2017 · Actualización: 16 jul 2019

La microdermoabrasión con punta de diamante es una exfoliación mecánica mediante pequeños cristales que ayuda a eliminar de forma suave, la primera capa superficial de la piel pudiendo llegar a la dermis papilar.

Cada vez hay tratamientos que permiten cuidar nuestra piel para que luzca más joven, suave, uniforme y sin las molestas manchas causadas por el sol o el paso de los años. La microdermoabrasión con punta de diamante cada vez tiene más adeptos en nuestro país ya que al realizar esta exfoliación conseguimos que la piel regenere las células. Es decir, la aparatología que se usa durante el tratamiento realiza una succión para estimular la sangre y de esta forma, conseguimos producir más colágeno y elastina, propiedades vitales para que la piel luzca bien y joven.

Gracias a este tratamiento, se ha demostrado que la piel se vuelve más elástica y su tono mejora. Además, se eliminan las manchas producidas por la exposición solar y también, las líneas de expresión y las arrugas se pueden atenuar significativamente.

¿Cómo se realiza la microdermoabrasión con punta de diamante?

Los equipos que se usan para la microdermoabrasión con punta de diamante incorporan unas cánulas que tienen partículas de diamantes de diferentes diámetros para poder así trabajar con todo tipo de pieles. Estas cánulas se conectan a unas bombas que permiten regular la potencia y se mueven sobre el área a tratar que puede ser facial pero también, corporal.

La succión que generan los equipos provoca que la piel se comprima sobre los diamantes. Por lo tanto, cuando se desplazan sobre la piel se genera una suave exfoliación que es controlada y de forma uniforme. A su vez, las células que se van desprendiendo se aspiran gracias a la la succión que ejerce el equipo y a continuación, se depositan en un frasco de desechos para asegurar que el procedimiento queda libre de cualquier posible contaminación.

¿Para qué está indicada la microdermoabrasión con punta de diamante?

La microdermoabrasión con punta de diamante se emplea como técnica para tratar diferentes problemas de la piel y optimizar la absorción de los principios activos de la cosmética que se aplicará acorde al cutis que tratemos. Generalmente, se puede usar para tratar varias patologías de la piel. A continuación, detallamos las más comunes:

  • Manchas actínicas
  • Fotoenvejecimiento
  • Hiperqueratosis
  • Melasmas
  • Líneas de expresión, arrugas poco marcadas
  • Quistes de milium
  • Comedones
  • Se reducen los poros demasiado abiertos
  • Pieles con tendencia seborreica
  • Algunas cicatrices de acné
  • Cicatrices que sean superficiales y queloideas
  • Mejora del aspecto de las estrías
  • Pre-tratamiento de láser resurfacing y peelings

Con la microdermoabrasión tratamos las cinco capas de la epidermis y por lo tanto, podemos llegar también a la dermis papilar. Según cada paciente, la zona y la patología que se deba tratar, se realizará una exfoliación con más o menos profundidad.

¿Es un tratamiento doloroso?

16.jpg

En absoluto, según los especialistas la microdermoabrasión con punta de diamante no es un tratamiento que provoque dolor. El paciente puede sentir un poco de incomodidad durante la sesión pero en ningún caso debe ser insoportable. Si tienes la piel sensible, tras el tratamiento puedes tenerla un poco roja pero esta rojez desaparecerá pasadas unas horas sin ningún problema.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Las sesiones de microdermoabrasión necesarias dependerán según cada persona, tipo de piel y necesidades específicas. Por lo general, se necesitan entre 5 y 10 sesiones y se recomienda esperar unos 15 días entre sesión y sesión. Para maximizar los resultados, es importante seguir en casa un buen cuidado de la piel con productos adaptados para cada tipo de piel. Hay que tener en cuenta, que los resultados serán visibles desde la primera sesión con lo que esto animará a los pacientes a seguir con el tratamiento

En todo caso, será el profesional quién detalle a cada paciente las sesiones necesarias así como la rutina de belleza a seguir en casa tanto por las mañanas como por las noches.

Resultados de la microdermoabrasión con punta de diamante

Con la microdermoabrasión con punta de diamante se consiguen varios beneficios en la piel:

  • Se estimula la circulación sanguínea
  • Mejora la absorción de los productos que se apliquen en la piel
  • Disminuye el tamaño de los poros

Por lo tanto, el resultado, ya sea aplicado, en cara, cuello, escote, espalda o manos es increíble porque alisa la piel, da firmeza, añade luz y rejuvenece la zona.

Es importante tener en cuenta, que al dejar la primera capa de la piel expuesta, es fundamental acabar con protección solar de pantalla total y aplicar en los días sucesivo un regenerador natural como puede ser nuestra esencia de argán o bien la esencia de crisálida, dado el poder regenerativo de ambos. Por lo tanto, se desaconseja tomar el sol tras el tratamiento ya que la piel está más expuesta.

En el caso de unas machas producidas por el exceso de sol y con el tratamiento de punta de diamante, combinado con otros, se consigue eliminar las manchas y poder así lucir un rostro homogéneo y terso.

Sin duda, la microdermoabrasión con punta de diamante se está convirtiendo en unos de los tratamientos estrellas dado su versatilidad para tratar la piel y que los pacientes notan la mejoría desde el primer día.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!