Reducción de la papada mediante VASER

Reducción de la papada mediante VASER
Es especialista en tres áreas de trabajo: blefaroplastia láser, estética facial y Lipoescultura corporal VASER. Asimismo, es especialista en cirugía de rejuvenecimiento palpebral.
Creación: 4 sep 2017 · Actualización: 17 may 2019

Eliminar la papada mediante VASER Lipo:

Por mucho que insistamos en intentar reducir la papada con remedios naturales, ejercicios o rutinas, la única forma de conseguirlo es mediante la cirugía estética.

Pese a resultar más complejo que la eliminación de la grasa abdominal, es posible. En concreto te propongo una técnica vanguardista y específica: el sistema de ultrasonidos VASER. Sin duda, se trata de la mejor alternativa para reducir de forma notoria ese exceso de grasa.

Dicha técnica ofrece resultados magníficos con una metodología menos agresiva que la liposucción convencional y en tan sólo 45 minutos. Así mismo, da la facilidad de poder realizarse mediante anestesia local, sedación intravenosa o mediante anestesia general, según la preferencia del paciente.

La técnica VASER utiliza el ultrasonido y su procedimiento es el siguiente: primero, se inyecta una solución salina en la zona a tratar, este líquido duerme la zona y contrae los vasos sanguíneos, reduciendo por consiguiente la posterior aparición de hematomas. A continuación, se concentra en descomponer y fragmentar la grasa de forma focalizada, minimizando el daño sobre los vasos sanguíneos, nervios y tejidos adyacentes.

Tras la extirpación de la grasa sobrante, permite a la propia piel retraerse y adherirse al máximo a los tejidos más profundos, evitando así quedar descolgada y presentando una apariencia mucho más firme.

Si bien es cierto, que en aquellos casos en los que el acúmulo de grasa y la flacidez del cuello sea muy llamativa, es recomendable recurrir a procedimientos más invasivos como un lifting cervical, que potenciará al máximo el resultado.

Recuperación tras VASER Lipo:

Otra clara ventaja que ofrece esta intervención es la pronta recuperación que conlleva. Se trata de un postoperatorio mucho menos doloroso y con menos hematomas que otros tratamientos, que posibilita una temprana vuelta a la normalidad del día a día y la reincorporación laboral en un corto periodo de tiempo.

Esta intervención da la facilidad de poder realizarse mediante anestesia local, sedación intravenosa o mediante anestesia general. Así pues, con este amplio abanico de posibilidades que se ofrece, será decisión del propio cirujano, después de escuchar las preferencias del paciente, quien decida qué tipo de anestesia administrar.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.