Las células madre corrigen las cicatrices: el caso de Adriana

Las células madre corrigen las cicatrices: el caso de Adriana
La zona corporal con mayor número de células madre es el tejido adiposo o graso, que representa una amplia reserva de capa regenerativa.
Por Multiestetica.com
17 jun 2014

La regeneración celular, que extrae células madre de la propia piel del paciente, permite elaborar injertos sintéticos a través del tejido, aumentando así las posibilidades de mejorar el aspecto estético de cicatrices u otras marcas del cuerpo.

Los beneficios que pueden llegar a obtenerse de este procedimiento médico resultan tan increíbles como poco invasivos. De hecho, hace sólo algunos años que los tratamientos regenerativos celulares han multiplicado el índice de eficacia de sus resultados, empezando a ser utilizados para paliar las heridas derivadas de algunas afecciones gastrointestinales como el mal de Crohn. Gracias a su puesta en marcha mediante el uso de células madre, esta práctica médica consigue recuperar la calidad de vida de estas personas y corregir las heridas derivadas de enfermedades, reacciones del cuerpo o incluso accidentes.

¿De dónde provienen las células madre?

La zona corporal con mayor número de células madre es el tejido adiposo o graso, que representa una amplia reserva de capa regenerativa. Bautizadas bajo el nombre de mesenquimales, este tipo de células son ideales para garantizar el éxito de los tratamientos estéticos, que sobre todo resultan eficaces por la facilidad de acceso que presentan. Esta clase de unidades corporales pueden ser localizadas junto a las paredes de los vasos sanguíneos, que atraviesas el tejido estromal.

¿Por qué las células madre son tan eficaces?

Su principal característica reside en el hecho de que tienen capacidad para transformarse en otro tipo de células más específicas, por lo que en función del lugar en el que sean aplicadas generarán injertos particulares para la resolución de dichas cicatrices. Además, otra de las propiedades que derivan del uso de células madre es que éstas pueden aislarse y conservarse de manera indefinida en los bancos celulares. De esta forma, el almacenamiento garantiza que en un futuro el paciente pueda disponer de nuevo de una solución para paliar las heridas de su cuerpo.

El caso de Adriana "los resultados son evidentes"

Adriana ha sufrido un grave accidente de moto, siendo ella el pasajero del asiento posterior. A raíz del accidente una profunda y larga cicatriz ha quedado al nivel de la tibia. “Es como si hubiera un vacío, un hundimiento que gracias al injerto de grasa con mis propias células madre se está rellenando. Ya hice dos sesiones y los resultados son evidentes; como la cicatriz es bastante extensa necesitaré unas 3 o 4 sesiones del tratamiento en total".

¿Quién ha pagado el tratamiento? ¿Tú misma? ¿El seguro?

Primero hablé con un cirujano estético de Milán que me dijo un presupuesto de 3000 euros por sesión, pero él mismo me sugirió acceder a la sanidad pública ya que no ponen ninguna pega si ven que se trata de cirugía reconstructiva y no sólo estética. Efectivamente, sólo tuve que presentarme al área de grandes lesiones, me visitaron y me dieron cita para el tratamiento.

Adriana, tienes un fisico esbelto, eres muy delgada, ¿de dónde te han quitado la grasa?

Para mí es un poco más difícil, pero todos, aunque seamos muy flacos, tenemos reservas de grasa: en la zona de debajo de las axilas, en la zona interior de los muslos, en las “cartucheras", en las rodillas... A mí me lo quitaron de los muslos.

¿Fue doloroso?

Me hicieron una anestesia local con sedantes, para que no me pusiera nerviosa, así que no sentí nada. Pero, cuando te despiertas, quema un poco la zona desde donde te han quitado la grasa. Después del tratamiento te hacen llevar una faja en la zona de entracción de la grasa, la misma que para una liposucción.

¿El resultado se ve en el inmediato?

No, se trata de células inteligentes que se injertan en los tejidos que tienen que reparar y saben cómo reproducirse, pero pasan uno o dos meses antes de que se puedan apreciar los resultados. ¡Y luego sí que se ven! Ahora ya no se nota ese hundimiento profundo que tanto me avergonzaba. En el futuro tendré que hacer alguna otra cirugía estética para reducir la superficie de la cicatriz, pero sólo tras haber terminado el ciclo de tratamientos con células madre. La cosa bonita es que, mientras parte de la grasa se reabsorbe y entonces desaparece, estas células madres siguen trabajando durante toda la vida, los resultados seguirán mejorando con el pasar del tiempo.

¿Estás satisfecha?

Estoy muy satisfecha porque ya veo que va mucho mejor y sé que seguirá mejorando.

Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.